“Jorge 40” monta un carnaval en Barranquilla

El ex jefe paramilitar colombiano, Rodrigo Tovar Pupo, más conocido como “Jorge 40”, señaló hoy que en sus filas militaron indígenas que viven en la Sierra Nevada de Santa Marta.


“Jorge 40”, quien originó el escándalo de la llamada “parapolítica” por nexos de políticos con la ultraderecha armada, declaró que aborígenes koguis, kankuamos, arzarios, wiwas y arhuacos de ese macizo montañoso, militaron en las filas del Bloque Norte, de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y que él comandaba.


Tovar Pupo, sin embargo, no precisó ante una fiscal cuántos fueron los indígenas, que según él, actuaron bajo sus órdenes.


El reconocido paramilitar, en su segundo día de audiencia judicial en la llamada versión libre, también aludió a un episodio en el que resultó involucrado el ex director de la Policía colombiana y actual embajador en Austria, general en retiro, Rosso José Serrano Cadena.


Ese hecho, difundido hace algunos meses, despertó escándalo y la reacción y negativa de Serrano Cadena.


El retirado oficial, según las versiones, habría intercedido ante autoridades de Villanueva, pueblo del norteño departamento de La Guajira, para que quedaran libres “Jorge 40” y el ex jefe máximo de las AUC, Salvatore Mancuso.


Ambos comandantes de la ultraderecha armada fueron detenidos cuando huían el 28 de abril de 1998 de ese municipio, tras el asesinato de Cenin Saurith Núñez, y de dejar herida a Elizabeth Araújo Vega, quien después falleció. El episodio fue prácticamente archivado.


Mancuso fue quien señaló al ex director de la Policía colombiana de interceder en su favor, durante su versión ante una fiscal en Medellín, en el marco de la Ley de Justicia y Paz, marco legal de la desmovilización paramilitar.


“Yo sí estuve presente, yo vi algunas situaciones que allí se presentaron, escuché otras, hice parte de los detenidos y de los absueltos también”, declaró hoy Tovar Pupo en su comparecencia ante una fiscal de Barranquilla, norte.


Añadió que ese asunto “con mucho gusto lo ampliaré en su momento” y solo después de escuchar la declaración que dio en su día, también ante una fiscal en Medellín, y sobre el mismo episodio, el ex comandante Mancuso.


La fiscal pidió ampliación del asunto, pero “Jorge 40” señaló que había que tener “paciencia”.


“Jorge 40” se desmovilizó el 11 de marzo de 2006 y sobre él pesan 70 investigaciones que lo vinculan con al menos 300 asesinatos, y está acusado de ser el presunto inductor de cientos de secuestros y matanzas de campesinos e indígenas en varios departamentos de la costa norte colombiana.

Acerca del Autor