Kate sale otra vez a cazar vampiros


La actriz Kate Beckinsale, protagonista de "Underworld: El despertar", reveló que nunca tuvo "ninguna pista" de que se fuera a rodar una cuarta entrega de la saga, ya que "estaba concebida como trilogía".

Pero las técnicas 3D que ayudan a "crear todo un mundo" en el filme y una propuesta argumental muy "diferente", donde vampiros y hombres lobo ya han sido descubiertos por los humanos, finalmente sedujeron a los responsables para retomar la franquicia, comentó.

"El equipo era consciente de que la nueva película tendría que ser muy diferente a las anteriores", señaló la actriz, y eso es lo que intenta el cuarto episodio, aplicando un nuevo contexto y nuevos personajes, pero sin renunciar a la esencia de la saga: espectaculares tiroteos y violencia explícita.

Como su nombre sugiere, "El despertar" -que el pasado fin de semana recaudó más de 25 millones de dólares (19,2 millones de euros) en EEUU-, lejos de concretar el camino hacia la ansiada paz entre vampiros y hombres lobo, reabre e intensifica la batalla, en una realidad donde ya se conoce públicamente la existencia de las dos razas.

A Beckinsale le fascinó enfrentar a un personaje tan frío y calculador como el suyo, Selene, con el descubrimiento de que tiene una hija, con la que mantiene una relación "muy intensa".

Y es que, más allá del 3D y de esa nueva trama ambientada en el futuro, la principal aportación de esta película al desarrollo de la saga es posiblemente Eve, la pequeña hija de la protagonista.

"Selene es un personaje reprimido emocionalmente", explicó la actriz, y este hallazgo le permitirá "sacar afuera esos sentimientos" y explorar su lado más humano, escondido entre tantos tiroteos y sangrientas luchas encarnizadas.

A Beckinsale le gusta interpretar a Selene porque es su antagonista: "Es fría, físicamente muy activa, carece de sentido del humor, no sonríe nunca" y el ejercicio de ponerse en su piel le resulta "muy bueno" para ejercitarse como actriz.

Asimismo, admira "cómo luce el efecto 3D en esta película", que fue filmada específicamente en este formato, lo que ayuda especialmente a las escenas de acción, con "todas esas cosas que vuelan y saltan de la pantalla".

"Underworld: El despertar" es la primera película de la saga donde Kate Beckinsale no ha sido dirigida por su marido, Len Wiseman, quien ha sido sustituido por los realizadores suecos Måns Mårlind y Björn Stein.

"'Underworld' está muy lejos de ser sólo un proyecto familiar", dijo la actriz, quien reconoció que, en un primer momento, la decisión de sustituir a Wiseman le resultó "extraña".

Sin embargo, se habituó rápidamente ya que, según la intérprete, "Len ha estado muy involucrado en el filme, colaborando en el argumento y en la producción", y cree que, finalmente, "el cambio fue positivo, ya que estos dos directores suecos han ayudado a que la experiencia sea completamente diferente", que era uno de los principales propósitos al retomar la saga.
por Carlos Palencia

Acerca del Autor