La desmovilización de los ‘paras’ sigue siendo un relajo

Presuntos autodefensas campesinos resultan con prontuarios criminales, según denuncia de Mindefensa.

Una vez más queda al descubierto que el proceso de desmovilización de los paramilitares colombianos es un mecanismo lleno de vicios en el que se han mezclado narcotraficantes y hampones comunes para recibir los beneficios de la cuestionada ley de justicia y paz.



Esta vez la denuncia la hace el propio ministerio de defensa, descubriendo lo que ya muchos veían venir en el país con las desmovilizaciones masivas de integrantes de las ‘autodefensas unidas de Colombia’, Auc.



El caso en cuestión sucedió en el departamento de Santander del Sur, donde falsos paramilitares se infiltraron para entrar a gozar de los beneficios que les otorga el gobierno a quienes deponen las armas.



Así quedó al descubierto tras comprobarse que la desmovilización de 15 presuntos miembros de las ‘autodefensas campesinas’ que operan en el municipio de El Carmen de Chucurí, hace dos meses, resultó completamente ficticia.



Según los resultados de la investigación que sobre este hecho adelantó ese ministerio, “… los presuntos ‘paras’ no habían militado nunca en las autodefensas. Incluso, tres de ellos, quienes al parecer fueron los cerebros del engaño al gobierno, tienen antecedentes penales”.



Se afirmó igualmente que “… todo lo que dijeron fue inventado; lo que buscaban era entrar a gozar de los beneficios que otorga el programa de reinserción de la presidencia de la república”, sostiene la investigación del ministerio de la defensa.



En la capital de ese departamento, Bucaramanga, trascendió que dos de los tres presuntos cerebros del complot fueron capturados hace pocos días.



Lo que dijeron



Los 15 presuntos autodefensas se entregaron el pasado 21 de junio a una comisión oficial en cabeza de un delegado del ministerio del interior y justicia, que contó con la mediación y acompañamiento de la Policía Santander, la Defensoría del Pueblo y el Gobierno Departamental.



En el acta levantada en esa ocasión para oficializar el acto de entrega voluntaria de precisó que: “los 15 desmovilizados dijeron ser militantes del frente ‘Alirio Beltrán Luque’ de las autodefensas campesinas de El Carmen del Chucurí”.



En el mismo documento quedó consignado que “… decidieron reincorporarse a la vida civil debido a los malos tratos recibidos por los mandos del frente, así como al sometimiento de tareas con las cuales ellos no estaban de acuerdo”.



Luego de oficializarse la desmovilización, los presuntos reinsertados fueron llevados a Bucaramanga el 23 de junio, donde inicialmente fueron alojados en la sede del Cuerpo de Bomberos y al día siguiente trasladados al Fuerte Norte de la Policía.



En esa ocasión la dirección del programa de reinserción de la presidencia dijo a los medios que los 15 desmovilizados comenzarían a gozar de todos los beneficios.

El martes, al conocerse la noticia, la dirección del programa dijo que no conocía nada sobre las denuncias de la falsa desmovilización.



“… no estamos enterados de la situación que se comenta por el ministerio de la defensa”, sostuvo un funcionario del ministerio del interior.



Fuentes policiales del departamento ‘se lavaron las manos’ sobre el tema señalando que esos procedimientos son exclusiva competencia de la presidencia.



RESUMEN DE AGENCIAS

Acerca del Autor