La gastronomía boliviana intenta reinventarse


El movimiento para revolucionar la gastronomía de Bolivia comenzó a dar sus pasos iniciales con el Primer Encuentro Gastronómico “Tambo 2012”, que cuenta con la ayuda del chef danés Claus Meyer, uno de los cofundadores del mejor restaurante del mundo, el “Noma” de Copenhague.

Meyer, que impulsa este proyecto en Bolivia desde hace dos años, afirmó al inaugurar el evento que la diversidad biológica boliviana es una de las mayores del mundo y que para un chef “es un cofre de tesoro” que debe abrirse para dar ese salto gastronómico.

Meyer planteó comenzar un proceso de innovación culinaria, una revitalización de la cocina boliviana basada en su historia, su biodiversidad y técnicas para que tenga repercusiones en el desarrollo social y económico del país y sea motivo de orgullo.

“En mi opinión, la cocina boliviana tiene todos los requisitos para ser un día considerada entre las más admirables del mundo”, dijo Meyer y destacó la historia de procesos similares en Perú y Escandinavia que fueron exitosos.

El danés ha ofrecido a Bolivia sus 25 años de experiencia con los mismos principios con que ha logrado que el Noma sea considerado el mejor restaurante del mundo en 2010 y 2011 según la clasificación de San Pellegrino de los mejores 50 establecimientos del planeta.

Abogó, en declaraciones a Efe, porque políticos, empresarios, artistas, académicos y gastrónomos bolivianos abracen “un manifiesto que represente la misión, la visión y los valores de la cocina revitalizada y rejuvenecida de la cultura boliviana” y que será presentado el domingo en un documento, en la clausura del evento.

En perspectiva, la cocina boliviana podría tener el mismo nivel de Perú en diez años, pero en cinco años es perfectamente posible que un restaurante boliviano esté entre los diez mejores de Sudamérica y entre los cien mejores del mundo, según Meyer.

El proyecto que está en marcha ya tiene en funcionamiento una escuela de chefs en La Paz para jóvenes de limitados recursos económicos y está en proceso de concretarse un restaurante formal, un café-bistró y una pastelería.

Meyer también quiere desarrollar un proceso para incrementar las exportaciones de alimentos de Bolivia como la quinua o la carne de llama para la alta cocina de Europa, pero matiza que eso será una consecuencia del aumento de la calidad de la comida boliviana.

El encuentro “Tambo 2012”, que culmina el domingo, incluye una feria de comida, una rueda de negocios, una sala de exposición para productos y un simposio con la participación de chefs bolivianos y extranjeros, entre ellos el peruano Pedro Schiaffino y el chileno David Barraza.

El peruano Gastón Acurio, dueño del Astrid y Gastón, participará en las charlas por una teleconferencia.

Acerca del Autor