La hora de los buitres…

Este drama que estamos pasando en materia financiera yo he dado en llamarlo, ‘la hora de los buitres’. ¿Por qué?, se preguntará usted. Pues es bien simple.


Primero debo dejar claro que este proceso que ha derivado en la mayor crisis económica mundial no es producto del sano juego de la oferta y la demanda del sistema capitalista —como quieren hacerlo ver enemigos del libre mercado como el presidente de Venezuela Hugo Chávez y su mentor Fidel Castro—, sino que tiene su origen en la voracidad de quienes manejan los grandes conglomerados económicos —especialmente banqueros— que no se detuvieron en los métodos para ganar más de lo normal, llegando al punto de venderle su alma al diablo inventando trámites chuecos y torcidos en el mercado inmobiliario, que a la final se convirtieron en boomerangs que no han dejado títeres con cabeza.


Los detalles ya son historia reciente: precios de viviendas inflados, préstamos otorgados a personas sin capacidad de pago, comisiones exorbitantes para vendedores y gestores hipotecarios y un largo etcétera que tiene su punto culminante en la falta de pagos, quiebras, demandas, foreclosures, bancarrotas y demás, con un epílogo dramático en esta crisis que ha hecho temblar a los mercados financieros mundiales.


¿Y qué sigue? Casi nada: el escenario actual, en el que a pesar de las multibillonarias inyecciones de dineros gubernamentales, no se ve la luz que de tranquilidad al final del túnel. ¿Por qué? ¿Qué sucede? Nada, que este es el momentum en que los buitres financieros hacen su agosto, tal como si se tratara de animales carroñeros frente a una presa moribunda.


Muchos de los que directa o indirectamente causaron esta suerte de ‘madre de todas las crisis’ están moviendo sus tentáculos para agudizar el pánico, haciendo bajar las acciones, luego las compran y más allá las venden, estimulando un efecto de montaña rusa en las principales bolsas de valores del mundo. Es su momentum. La hora de los buitres. Los que aun perdiendo ganan. Me recuerdan a Maturana...

Alfredo Mantilla
editor@elcolombiano.net

Acerca del Autor