La increíble ‘luna de hiel’ de una española en Cancún

El calvario de la joven comenzó el pasado 8 de octubre cuando estaba a punto de abordar un avión rumbo a su país

Ni en su peor pesadilla la turista española Ana María Ríos Bemposta pudo imaginar que la luna de miel que iba a pasar en Cancún terminaría con ella en la cárcel y compareciendo ante un juez mexicano.


La joven de 26 años, natural de Arcade (Pontevedra, noreste de España) ha librado el cargo más grave que enfrentaba, la posesión de un detonador de supuesto uso exclusivo del Ejército, y está en libertad bajo fianza pero aún se la investiga por la tenencia balas y cartuchos de uso militar.


El calvario de la joven comenzó en Cancún, el destino estrella del Caribe mexicano, el pasado 8 de octubre cuando a punto de abordar un avión rumbo a España fue interceptada por la policía.


Los agentes federales le preguntaron por sus maletas, que había dejado en el hotel antes de ir al aeropuerto y que había facturado a la espera de tomar su vuelo acompañada de su marido, Marcos Dasilva.


El interrogatorio de los policías fue una sorpresa para la turista gallega, pero más aun lo fue que los agentes dijeran que en su equipaje había balas, cartuchos y un detonador.

Ello violaba la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos en la modalidad de posesión de cartuchos y artificios de guerra del Ejército y Fuerza Aérea mexicanas, según la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía).


En un comunicado, esa dependencia detalló que en el equipaje de la española fueron hallados hace cinco días cartuchos de distintos calibres (7,62 milímetros; 0,223 milímetros; 9 milímetros), dos casquillos calibre 38 y 50 milímetros y un encendedor EM-1 Expal para detonar explosivos.


El hallazgo de este último artefacto complicó la situación legal de Ríos Bemposta, quien en un primer momento, el 11 de octubre, perdió su derecho a fianza al considerar la fiscalía que era un delito “grave” estar en posesión de un detonador.


Sin embargo la defensa que ha llevado José Alvaro Alcocer logró que el juzgado federal que lleva el caso, el que dirige el magistrado Alfonso García, admitiera nuevos peritajes y lograra que fuera desestimado ese cargo lo que ha permitido la libertad bajo fianza de la joven.


En este momento la turista está en libertad condicionada mientras buscan su libertad definitiva el cónsul general de España en México, Herminio Morales, y el consejero del Ministerio del Interior de la embajada española en este país, Jesús Espigares.


Un caso extraño, pero aislado


La embajadora de España en México, Cristina Barrios, ha calificado de “extrañísimo” el caso y se mostró confiada de que el mismo se resuelva a la mayor brevedad posible.


Incluso el Gobierno federal mexicano está incómodo con la situación y aguarda una pronta solución del caso. “Esperamos que tenga a la brevedad una solución en términos jurídicos”, dijo a la prensa el portavoz de la Presidencia mexicana, Rubén Aguilar al ser consultado sobre la situación de la española.


El portavoz presidencial, por su parte, hizo énfasis en la singularidad del caso de la turista Ríos Bemposta, “que ha manifestado una y otra vez, y a través de sus abogados, que no tenía nada que ver, que había perdido el control de sus maletas y que ella se manifiesta inocente de los hechos de los cuales se le acusa”.


Aguilar calificó de “hecho lamentable” la situación pero consideró que no va a afectar a la imagen de Cancún, uno de los destinos turísticos más importantes de México.


“No pensamos que esto pueda modificar el turismo de ninguna manera. Estos hechos ocurren en todos los países del mundo”, agregó el portavoz del Gobierno mexicano.


Sin embargo en España las reacciones del caso han sido muy duras, sobre todo en los municipios de Arcade, población perteneciente al Ayuntamiento de Soutomaior, de donde es natural Ana María, y en la de Cesantes, en el municipio de Redondela, de donde es la familia de su marido.


La joven peluquera ha recibido el apoyo de cientos de personas en el amargo trance que atraviesa de sus familiares y de miles de personas.


En el acto más multitudinario de todos unas 2.500 personas se manifestaron el pasado 14 de octubre en la Plaza de la Ostra de Arcade portando fotos de Ana María y pancartas con los lemas como “Justicia mexicana, libera a Ana” o “Ana, inocente”.


La concentración fue seguida de una marcha por el centro de la población hasta llegar a la peluquería que regenta la joven. En el acto los familiares de la joven estuvieron arropados por el presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, y los alcaldes de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, y de Soutomaior, Agustín Reguera.


La hermana de Ana María leyó un manifiesto al final del acto en el que los vecinos del pueblo de Arcade transmitían su solidaridad con Ana María y pedían su libertad. “Estamos contigo porque te conocemos y apreciamos. Eres una persona sencilla y sincera, que estás pasando los peores momentos de tu vida. No estás sola, hasta que vuelvas estamos contigo”, dijo la hermana de Ana María.


Dos días más tarde, en entrevista con Efe, la joven declaró que le llevaría “el resto de la vida” dar las gracias a toda la gente que la está respaldando en el difícil trance ante la justicia mexicana.


“Gracias. Me llevará el resto de la vida para agradecerles todo el cariño que me llegó”, dijo Ríos Bemposta, en una breve comparecencia ante medios de comunicación en el hotel Gran Oasis de Cancún.


“Aún no soy muy consciente de todo lo que se ha generado”, dijo la turista, que añadió que su regreso a España todavía lo veía como “un futuro incierto”.


Contra Ana María pesa todavía una prohibición para abandonar Cancún, que empezó siendo un paraíso y se ha convertido en un infierno para ella.


El cónsul general de España en México, Herminio Morales, sigue buscando “la liberación definitiva” de Ana María, para lo cual ha estado conversando con la Procuraduría General de la República y entablando “contactos paralelos” que no ha especificado.


Morales considera que el objetivo de las negociaciones con las autoridades mexicanas es “conseguir la plena libertad, la liberación definitiva, sin cargos para que Ana María pueda viajar a España”.


Daños al turismo


El caso amenaza con empañar el atractivo de un destino turístico mexicano de primer orden en España. El cónsul honorario de España en Cancún, el empresario hotelero Javier Marañón, sostiene que el destino es “seguro”.


“Es el destino más seguro que conozco”, enfatizó Marañón, quien considera que estamos ante un “caso aislado” que no debería afectar al turismo. Los paquetes turísticos de “todo incluido” y las lunas de miel son las estrellas que atraen principalmente al turismo español a las playas de Cancún y la Riviera Maya del Caribe mexicano (sureste del país), según fuentes del sector.


El año pasado fueron 270.000 los turistas españoles que visitaron la zona, lo que los convierte en un segmento “importante”, según el director de las Asociación de Hoteles de Cancún (AHC), Jesús Almaguer.


La asociación estima que el 18 por ciento del turismo en el Caribe mexicano lo representan los españoles. España es además el país europeo de donde más vuelos salen con destino al aeropuerto internacional de Cancún, según el presidente de la AHC.


Juan Peña y Alberto Cabezas

Acerca del Autor