La novia de Guillermo de Inglaterra se queja por el acoso de un periódico

Dice que el "Daily Mirror" no la deja en paz

Kate Middleton, novia del príncipe Guillermo de Inglaterra, presentó hoy una queja formal por el supuesto acoso que sufre por parte del diario sensacionalista "Daily Mirror".


La Comisión de Quejas de la Prensa (PCC, en sus siglas en inglés) confirmó que ha recibido la reclamación en relación con una foto de Middleton que publicó hoy el periódico.


La instantánea muestra a la novia de Guillermo con gafas de sol, sosteniendo en una mano un café y las llaves de su coche y mirando hacia atrás con cara de enojo, junto al pie de foto "Kate yendo ayer al trabajo".


La imagen va acompañada de una noticia que habla del supuesto enfado de Middleton, de 25 años, por los presuntos "deslices" de su novio, de 24 años, con dos chicas en una reciente visita a una discoteca de Bournemouth, en el sur de Inglaterra.


Según la Comisión de Quejas, Middleton considera que esa fotografía se tomó "como resultado de acoso y en violación de la Cláusula Cuarta del Código de Práctica" de la PCC.


Esa cláusula dice que "los periodistas no deben implicarse en la intimidación, el acoso o la persecución persistente".


Además, ese apartado subraya que los reporteros "no deben insistir en preguntar, telefonear, perseguir o fotografiar a personas cuando éstas les piden que desistan", y los directores de los medios "deben hacer cumplir esos principios".


En enero pasado, los abogados de la novia del príncipe Guillermo, segundo en la sucesión al trono británico, ya se quejaron de que los "paparazzi" habían comenzado a perseguir a su clienta como en su día hicieron con la fallecida Diana de Gales, madre de su novio.


Ante esa protesta, los diarios del grupo "News International", entre ellos los sensacionalistas "The Sun" y "News of the world", así como el reputado "The Times", anunciaron que no publicarán más fotos de Kate Middleton obtenidas por "paparazzi".


Asimismo, fuentes cercanas a la Familia Real manifestaron entonces que Guillermo desea, "por encima de todo", que los reporteros gráficos dejen tranquila a su novia.


El príncipe está muy concienciado con ese asunto desde que su madre, la princesa Diana de Gales, muriera el 31 de agosto de 1997 en un accidente de tráfico en París mientras era perseguida por unos "paparazzi".


Varios fotógrafos, provistos de automóviles y motocicletas, suelen acampar frente a la casa de Middleton, en el lujoso barrio londinense de Chelsea, desde que empezaron hace tiempo los rumores sobre un inminente compromiso de boda de la joven con Guillermo.


Según la prensa británica, los "paparazzi" no dejan en paz a la chica, disparan sus cámaras en cuanto sale de casa y la persiguen luego hasta el lugar donde trabaja, las oficinas centrales de una conocida cadena de ropa.

LONDRES

Acerca del Autor