BREAKING NEWS
Incinerar basura, una condena de 30 años que expertos mexicanos buscan evitar Raúl Estrada México, 14 jun (EFE).- La quema de 4.500 toneladas de basura al día durante 30 años en la Ciudad de México no solo violará las leyes nacionales de protección al medioambiente, sino convenios internacionales, advirtieron hoy expertos que rechazan una planta que tendrá esa misión. Y es que la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México otorgó a Proactiva Medio Ambiente, del grupo francés Veolia, una licitación para que construya una planta de termovalorización que producirá electricidad para las 12 estaciones del Metro a partir de la quema de 4.500 de las casi 13.000 toneladas de basura que genera la urbe. La termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor y, con el vapor producido, generar energía eléctrica. Los desechos restantes de la incineración se pueden emplear en la industria de la construcción. Raúl Sergio Cuéllar, director técnico de desechos sólidos en Ciudad de México de 1997 a 2005, explica a Efe que el concepto termovalorización es un eufemismo para no llamar a la quema de basura por su nombre: incineración. “México firmó el Convenio de Estocolmo para frenar la incineración, entonces no puede aceptar tecnologías que generan sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables como las dioxinas y los furanos, porque no hay manera de contenerlas”, señala Marisa Jacott, directora de la organización Fronteras Comunes. A través del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, en vigor en México desde 2004, los países se comprometen a “poner fin a la incineración de desechos a cielo abierto y otras formas controladas de incineración”, incluida la de vertederos. Según Veolia, que opera 63 plantas de este tipo en todo el mundo, la termovalorización es un proceso que reduce los gases de efecto invernadero (GEI), controla las emisiones de dioxinas y furanos y es reconocido en Europa por su eficiencia energética. Estas plantas operan en muchas ciudades del mundo y “están sumamente controladas, vigiladas por las autoridades, para cumplir con todos los estándares y normas ambientales”, dice a Efe Federico Casares, director de Desarrollo de Negocios y Relaciones Institucionales de Veolia México. El jefe de la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México, Jaime Slomianski, quien no estuvo disponible para ser entrevistado por Efe, también ha defendido esta tecnología y asegurado que está respaldada por resultados ambientales satisfactorios en Europa y Asia. Sin embargo, en enero de 2017 un documento de la Unión Europea advirtió que “la eliminación, ya sea en vertederos o mediante incineración con escasa o nula recuperación de energía, es habitualmente la opción menos favorable para reducir las emisiones de GEI”. Además de violar el Convenio de Estocolmo, organizaciones ambientalistas denuncian que la incineración de residuos atenta contra el derecho a un medioambiente sano garantizado por la Constitución, y viola normas sobre manejo de rellenos sanitarios y la emisión de sustancias peligrosas al ambiente. El director de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani, asegura que tras el cierre del relleno sanitario del Bordo Poniente en 2011, el más grande de América Latina con una extensión de 721 hectáreas, se perdió la oportunidad de implementar un modelo de gestión basado en basura cero. “Lo dejaron pasar y hoy nos dicen: o mandamos la basura a quemar o se joden y la basura va a estar en las calles. El Gobierno de la Ciudad de México se está dando un tiro en el pie”, señala. Basura cero es un modelo de gestión de residuos sólidos urbanos que tiene como objetivo reducir la generación de basura y recuperar los materiales, en vez de eliminarlos. Ramón Ojeda Mestre, experto en derecho ambiental internacional, denuncia además que no hubo proceso de saneamiento del Bordo -que recibió 76 millones de toneladas de basura en el tiempo que operó (1985-2011)-, como estipula la norma sobre tratamiento de residuos sólidos urbanos. Ahí se construirá la planta de Veolia, la primera de este tipo en América Latina y que empezará a operar en 2020, violando además la norma sobre residuos peligrosos, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos e incluso el Acuerdo de París, que fija las metas para reducir la emisión de GEI. “Si de todo eso no nos hacen caso aquí, iremos a tribunales internacionales y desde luego que nos lo van a conceder, va a quedar México en ridículo”, advierte Ojeda sobre los planes de los grupos ambientalistas para echar atrás el contrato para la construcción, operación y mantenimiento de esa instalación durante los próximos 33 años.

La reforma migratoria parece ganar para el 2013


Con la victoria del presidente Barack Obama, debido en gran parte a los votantes hispanos, los expertos confían en que la reforma migratoria será una de las principales prioridades legislativas del 2013. Funcionarios del gobierno dicen que el presidente presionará al congreso no sólo para una importante reforma del sistema migratorio, sino también para la aprobación de la ley Dream Act.

Los líderes republicanos, sintiendo el dolor de haber perdido la elección y la pérdida del apoyo de muchos hispanos, también están comenzando a hablar públicamente acerca de un interés renovado por la reforma migratoria. Los funcionarios del partido están señalando que sienten un compromiso para llegar a proporcionar estatus migratorio legal a los inmigrantes que están en Estados Unidos.

Ese cambio fundamental del partido republicano es visto como un esfuerzo por recuperar a los hispanos y asegurar el futuro del partido. Ellos admiten ahora, que su posición anti-inmigrante ha perjudicado al partido y potencialmente alejado a una generación de inmigrantes. Así que con Obama y los demócratas ansiosos por conseguir la reforma migratoria aprobada y los republicanos dispuestos a cooperar, las posibilidades de una legislación migratoria integral en el 2013 parece más posible que nunca.

Puede leer más acerca de la oportunidad para la reforma migratoria en el 2013 visitando nuestro sitio web: www.ImmigrateToday.com y haciendo clic en el boletín semanal de inmigración.

Alerta de estafa

El USCIS emitió una advertencia sobre un fraude telefónico nuevo que está victimizando a los inmigrantes. Según el USCIS, los estafadores se hacen pasar por empleados de inmigración, llaman a los inmigrantes por teléfono y los manipulan para que se inscriban en un curso de formación del USCIS falso. Los estafadores dicen que el curso de capacitación es proporcionado por el USCIS, y usando tácticas agresivas inducen a las víctimas a un acuerdo para inscribirse en el curso y proporcionar la información financiera, como números de tarjetas de crédito y detalles de cuentas bancarias.

Los funcionarios del USCIS dicen que nunca se involucran en telemercadeo, ni piden pagos a través del teléfono y advierten en contra de dar alguna información financiera a nadie haciéndose pasar por un empleado del USCIS.

Consultas al buzón

Pregunta: Tengo 32 años de edad, y llevo casi un año casada con mi esposo ciudadano de EE.UU. que tiene 49 años. ¿Habría algún problema con la diferencia de edad cuando él esté listo para reclamarme?

Respuesta: Siempre y cuando ustedes sean una pareja real, que se casaron por amor, y no por inmigración, y muestren al USCIS extensa documentación marital unida, su caso debe ser aprobado. Las parejas enfrentan problemas cuando no entienden lo que inmigración espera de ellos, que es probar que el matrimonio es legítimo.

Las parejas a menudo utilizan su propia lógica, no la realidad de lo que USCIS está esperando. Esto es especialmente cierto cuando hay otros factores que no encajan en un caso de matrimonio, por ejemplo, cuando las parejas son de diferentes culturas o cuando hay una diferencia de edad significativa. El mejor consejo es siempre preparar su caso completo y con todos los documentos necesarios para satisfacer incluso las expectativas del oficial de inmigración más estricto, de modo que si le toca un oficial detallista usted tendrá éxito, porque fue preparado.


Pregunta: Hola, he tenido la tarjeta verde durante 29 años y me casé este año, quiero saber ¿cómo puedo traer a mi esposo a vivir en los Estados Unidos conmigo?

Respuesta: Como titular de una tarjeta verde, usted puede patrocinar a su esposo para inmigrar a los EE.UU., pero el proceso tardara unos 2 años más o menos para que una visa esté disponible y otros 6 meses aproximadamente para el proceso consular. Si usted se hace ciudadana americana (se naturaliza) ahora, su naturalización tomaría sólo de 3 a 4 meses. Los cónyuges de ciudadanos estadounidenses son "parientes inmediatos" y no están obligados a esperar a que una visa de inmigrante esté disponible.

Como ciudadana de los EE.UU. si patrocina a su cónyuge, su marido podrá comenzar inmediatamente el proceso de inmigración. Actualmente, se necesitan unos 8 meses más o menos para el proceso (incluyendo USCIS, centro nacional de visas y el consulado de EE.UU.).


Usted puede encontrar más información sobre el patrocinio de los cónyuges visitando nuestro sitio web: www.ImmigrateToday.com o llamando a nuestra oficina: 954-382-5378.

por Caroly Pedersen

Acerca del Autor