Las Farc claman por el estatus de beligerancia

La guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) pidió hoy a los gobiernos de todo el mundo que le reconozcan el estatus de beligerancia y que dejen de considerar terrorista a ese grupo, y aseguró que está dispuesta al diálogo y a la salida negociada de conflicto.


Las FARC hicieron la petición en una carta firmada por su responsable internacional Luis Edgar Devia, alias "Raúl Reyes", cuyo texto fue reproducido en una página de internet que divulga los pronunciamientos de esa organización insurgente.


"De parte nuestra hay, ténganlo por seguro, la más absoluta disposición para el diálogo y el entendimiento", señaló Raúl Reyes en la misiva dirigida a presidentes, primeros ministros y jefes de Estado.


El rebelde pidió a los mandatarios ayudar a "la construcción de la paz con justicia social para Colombia mediante el reconocimiento del estatus de beligerancia que nuestra organización guerrillera ha ido conquistando a través de estos más de cuarenta años de resistencia y lucha por los derechos del pueblo colombiano".


"Creemos, como revolucionarios que somos, en la posibilidad de encontrar una salida política a esta guerra que desangra a Colombia", expresó.


Las FARC, la mayor y más antigua guerrilla colombiana, con unos 17.000 integrantes, figuran en las listas de organizaciones consideradas como terroristas por Estados Unidos y la Unión Europea.


"Creemos que tarde o temprano las cosas volverán a ser llamadas por su nombre, y el denigrante y absurdo adjetivo de 'terroristas' que hoy nos endilgan la Casa Blanca y el gobierno de (el presidente colombiano Álvaro) Uribe será revertido, con toda justicia", manifestó el jefe rebelde.


Recordó que el estatus de beligerancia le fue reconocido a las FARC durante las fallidas negociaciones con el anterior presidente colombiano, Andrés Pastrana (1998-2002).


Raúl Reyes añadió que "sólo con la participación de todos los colombianos y todas las colombianas podremos transformar a nuestra patria doliente en una donde florezcan la convivencia pacífica y la libertad".


"No hay democracia donde hay miseria, ni hay paz donde hay opresión", subrayó.


Reyes aseguró que la "voluntad de paz" de las FARC "ha topado, una y otra vez, contra el obstáculo de una cúpula guerrerista enquistada en el poder" que está "apoyada financiera y militarmente por los Estados Unidos".


También acusó al presidente Uribe de "legalizar a los paramilitares", combatientes desmovilizados a los que califica de "despiadados asesinos de miles de colombianos".


Los paramilitares, agrupados en las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), celebraron conversaciones de paz con la administración de Uribe entre el 2003 y el 2006 y quedaron casi desarticulados tras desmovilizar a más de 31.000 combatientes.


"Es necesario, hoy más que nunca, que los gobiernos del mundo, bajo los principios del respeto a la autodeterminación y la soberanía nacional, tomen cartas en el asunto", agregó el portavoz de las FARC.


"Estamos seguros que su colaboración con la paz para Colombia será un gesto de dimensiones históricas para la paz mundial", puntualizó el guerrillero.

Acerca del Autor