Las hispanas necesitan más información

Sobre la planificación familiar a largo plazo

Con respecto a la planificación familiar y la prevención del embarazo, las mujeres tienen muchas opciones. Se pueden tomar hormonas en forma de una píldora, un implante, una inyección, un método intrauterino y un parche, para nombrar unas pocas.



Hay condones para hombre y para mujer, espermicidas y la esterilización. Aun con todas estas opciones, los estudios recientes indican que las mujeres hispanas necesitan más información sobre la planificación familiar a largo plazo.



Una encuesta nacional reciente llevada a cabo por la International Communications Research (ICR) en febrero y marzo del 2005, de 274 mujeres hispanas entre las edades de 25 a 49 años revela que existe una falta de conocimientos sobre las opciones para la prevención del embarazo a largo plazo. Las mujeres entre las edades de 35 a 44 años, y mujeres casadas y aquellas anteriormente casadas en los Estados Unidos, demuestran una tendencia a escoger el método de ligadura de las trompas para la planificación familiar a largo plazo.



De acuerdo con la encuesta, el 42 por ciento de las mujeres hispanas creen que la esterilización femenina es un método 100 por ciento efectivo para prevenir el embarazo. Pero estudios publicados en el boletín Contraception indican que la proporción real de fallas es aproximadamente cinco embarazos por cada 1000 mujeres que usan este método.



Gaby Madrigal, una auxiliar clínica en la University of Southern California y madre de un hijo de cuatro años, escogió un anticonceptivo intrauterino reversible por ser el método que mejor se adapta a sus necesidades. “Siendo madre de un hijo pequeño y una auxiliar clínica de tiempo completo, no tengo tiempo para pensar en prevenir el embarazo. Mi doctor me recomendó a Mirena, una opción para la prevención del embarazo a largo plazo que es tan efectiva como la esterilización”, dijo Gaby. “Mi esposo y yo no hemos decidido si queremos más hijos en el futuro, pero con Mirena, tenemos esa posibilidad”, agregó Gaby.



Desligamiento de trompas



Aunque el desligar las trompas es posible en algunos casos, la comunidad médica considera que la esterilización es un método permanente para prevenir el embarazo. Desligar las trompas requiere una cirugía complicada y no se pueden garantizar embarazos en el futuro. Además, ciertos procedimientos de esterilización pueden causar que algunas mujeres no puedan tener un desligamiento por medio de cirugía. Además, la cirugía para desligar es costosa y no siempre es cubierta por los planes de seguro.



“Muchas mujeres no saben que el resultado de desligar las trompas es impredecible” dice Diana Ramos, M.D., profesora auxiliar del Departamento de Obstetricia y Ginecología en el Keck School of Medicine en la University of Southern California en Los Angeles. “A pesar de que las mujeres no pueden controlar los cambios en la vida que ocurren a través del tiempo —como presiones del trabajo o segundos matrimonios— sí pueden mantener cierto control sobre la habilidad de tener hijos. Debido a la finalidad del procedimiento, las mujeres que escogen la opción de cirugía deben asumir que están perdiendo el control al respecto”.



Opciones alternativas



Es un hecho que existen opciones duraderas para la prevención del embarazo que no requieren cirugía. Sin embargo, la encuesta indicó que hay un gran porcentaje de mujeres hispanas que seleccionan la esterilización femenina para prevenir el embarazo a largo plazo sin estar informadas de estas otras opciones.



“Casi el 65 por ciento de las mujeres hispanas encuestadas no están informadas de una opción para la prevención del embarazo a largo plazo que se puede remover llamado Mirena”, dice la Dra. Ramos. “Es tan efectivo para prevenir el embarazo como el ligar las trompas, pero es reversible y no requiere cirugía” dice ella.



Según Berlex Laboratories, el fabricante del medicamento, Mirena (Levonorgestrelreleasing intrauterine system) es un avance en la prevención del embarazo que es tan o más efectivo que la cirugía. Mirena es 99.9 por ciento efectivo y funciona hasta por cinco años. Una vez que se remueve, las usuarias tienen la misma posibilidad de quedar embarazadas que las mujeres que no están usando anticonceptivos. En los últimos 14 años, más de 7 millones de mujeres alrededor del mundo han usado Mirena exitosamente.



La esterilización femenina puede hacer que sea muy improbable tener más hijos, pero los anticonceptivos para uso a largo plazo que permiten cambiar de opinión*, como Mirena, hacen posible que las mujeres puedan tratar de tener hijos de nuevo. “La familia es el alma de la comunidad latina”, dice la doctora Ramos. “Por eso es importante para las mujeres que entiendan todas sus opciones de planificación familiar, para poder escoger la mejor opción para ellas”.



Si estás considerando la cirugía, la doctora Ramos recomienda que primero hables con tu profesional de salud para aprender más sobre las opciones para prevenir el embarazo a largo plazo.



Sólo la mujer y su doctor pueden determinar si la prevención del embarazo por medio de un método intrauterino es apropiado para ella, pero las mujeres con un historial de, o a riesgo de, enfermedad inflamatoria pélvica o de un embarazo ectópico no deben usar Mirena. De otra manera, la mayoría de las mujeres que han tenido un hijo, típicamente son buenas candidatas para usar Mirena. Los efectos secundarios no son comunes y pueden incluir períodos menstruales perdidos, sangrado irregular o manchado durante los primeros 36 meses, y la mayoría de las mujeres tendrán períodos más ligeros y cortos después. Raramente, algunas mujeres tendrán un quiste en sus ovarios. Mirena no protege contra el VIH (SIDA) u otras enfermedades que son transmitidas sexualmente.



Para obtener mayores detalles y toda la información sobre cómo es recetado, por favor visita www.prevencionlargoplazo.com.



*La proporción de fertilidad en un año es igual a la de mujeres que no han estado usando algún método para prevenir el embarazo.



CONTEXTO LATINO

Acerca del Autor