Lexus GS 200t F Sport 2017: Exquisitez y poder

En anteriores oportunidades he recibido mensajes electrónicos en los que me acusan de ser muy apasionado por los modelos de la marca Lexus. Que si me excedo en elogios, que si mi comentario está plagado de adjetivos halagadores, que si lo uno, que si lo otro. Lo mejor del caso es que en ocasiones yo mismo siento que la reseña camina por esos derroteros. ¿Qué puedo hacer? ¡Me gustan los autos Lexus! Es el caso del GS 200t de 2017, la versión básica de la gama Lexus GS.

Para que mejor se interprete, una de esas razones es que viene dotado de un motor turboalimentado de cuatro cilindros que ofrece un excelente (¡adjetivo!) rendimiento en economía de combustible y un menor costo de entrada, a pesar de ser un sedán de lujo, atractivo, sofisticado, aparte de cómodo y ligero en la carretera.

La versión que estuve probando, el GS 200t F Sport, es un auto con tracción trasera, que incluye de serie faros LED, encendido y entrada sin llave y espejos con calefacción y plegables.

Está propulsado por un motor de cuatro cilindros turboalimentado con 241 caballos de fuerza. Envía su potencia a través de una transmisión automática de ocho velocidades y está montado sobre ruedas de 19 pulgadas y neumáticos de alto rendimiento.

Su interior ofrece una suave tapicería de cuero, asientos deportivos eléctricos, todo el contenido del Paquete Premium y diferentes piezas de equipamiento interior, como techo solar, ajustes de memoria del asiento del conductor y un sistema de control climático automático, Bluetooth, la interfaz de información y entretenimiento Remote Touch, sistema de navegación, controles de voz, aplicación de teléfono inteligente integrada, pantalla de 12,3 pulgadas y un sistema de sonido de 12 bocinas.

El paquete F Sport aumenta la apuesta del manejo al agregar  suspensión variable adaptable deportiva, frenos delanteros más grandes, paragolpes delantero y trasero más agresivos y su parrilla distintiva estilizada.

En líneas generales todo en el Lexus GS 200t F Sport de 2017 se ve y se siente de alta calidad y especialmente diseñado. Se percibe el cuidado en todos los detalles. Los elementos importantes, como el volante, la palanca de cambios e incluso el panel de la consola central, ofrecen un relleno extra y cuero de calidad.

Los asientos del F Sport son cómodos, suaves y vale la pena destacar que vienen suficientemente reforzados para una conducción deportiva, pero cómoda. Los fondos de los asientos brindan un excelente soporte para los muslos.

La cabina en general es silenciosa y bien ventilada y en la parte delantera hay mucho espacio para la cadera, la cabeza y las piernas, así como para los hombros.

El sistema de sonido Mark Levinson suena genial, y tiene botones de volumen y sintonización simples y efectivos. Las funciones de audio más altas y el sistema de navegación requieren el uso de una interfaz peculiar que demanda una atención especial.

El sistema usa el mismo software que se encuentra en el GS 350, por lo que el emparejamiento de teléfonos con Bluetooth es un proceso simple.

Los controles climáticos de doble zona tienen una ubicación destacada, están claramente señalizados y son fáciles de entender. Las salidas de aire emiten un buen volumen de aire y los pasajeros de atrás tienen su propio par.

Seguridad

Viene de serie con frenos antibloqueo, control de tracción y estabilidad, airbags frontales y laterales traseros, airbags laterales de cortina y airbags de rodilla delanteros.

También se incluye una amplia gama de dispositivos de seguridad para el conductor, como monitoreo de punto ciego, alerta de tráfico cruzado posterior y el conjunto de características avanzadas de seguridad activa Lexus Safety System.

El Lexus Safety System previamente opcional ahora es estándar. Incluye control de velocidad adaptado, frenado automático de emergencia con detección de peatones, control inteligente de luz de carretera y advertencia de salida de carril con mitigación.

El Lexus GS 200t F Sport es ágil y se mueve muy bien, pero también es suave y equilibrado. La aceleración es adecuada, aunque lejos de ser emocionante.

El auto es una delicia en línea recta en la carretera, y se siente ágil en las curvas. Un sistema de suspensión variable adaptable ayuda al F Sport a dividir la diferencia entre el sedán deportivo y el Lexus normal. El viaje es generalmente suave y controlado con poca aspereza en carreteras accidentadas.

Acerca del Autor