Ley anti-amarre entrará en vigencia en Miami-Dade

Desde Abril 2009... Tenga Cuidado al Amarrar su Perro




En un intento de mejorar la seguridad de los residentes de Miami-Dade, así como el bienestar de sus mascotas, se ha corregido el Capítulo V del Código del Condado, referente a los animales. La primera ley anti-amarre del Condado entrará en vigor en abril de 2009, de modo que los dueños de animales tengan tiempo de familiarizarse con las nuevas regulaciones.




“Nuestro objetivo es proteger a nuestros residentes y sus mascotas”, dijo la Dra. Sara Pizano, Directora del Departamento de Servicios para Animales de Miami-Dade. “Los estudios muestran que los perros amarrados tienen 2.8 veces más probabilidades de morder. La ordenanza anti-amarre asegurará que las mascotas sean tratadas de manera compasiva y que nuestros niños puedan jugar seguros”, añadió la Dra. Pizano. El Departamento está trabajando con voluntarios y entrenadores para educar a la comunidad acerca de la nueva ley, y ofreciendo recursos de utilidad para que la transición se produzca sin problemas.




A partir de abril del 2009 será ilegal amarrar (encadenar) a su mascota a menos que usted esté presente. La primera vez que su perro esté amarrado (encadenado), usted recibirá un aviso. En caso de no poner remedio a la situación, se le pondrá una multa de $100 ($500 para dueños reincidentes).




Usted puede descargar una copia completa del Capítulo V en el sitio web
del Departamento de Servicios para Animales




Al Departamento de Servicios para Animales (ASD) del Condado de Miami-Dade se le ha encomendado, fundamentalmente, exigir el cumplimiento del Capítulo V del Código del Condado, así como los Estatutos de la Florida 828, que regulan, principalmente, lo relativo a la crueldad animal. A diferencia de los albergues privados que tienen un número límite de animales que pueden aceptar, ASD acepta todos los perros y gatos que se le entregan. El año pasado, el albergue recibió más de 34,000 perros y gatos. Nuestro objetivo es reunir a las mascotas con sus dueños o encontrar hogares permanentes para la mayor cantidad de animales posible, educar a la comunidad sobre la tenencia responsable de mascotas, y darles atención adecuada mientras estén en el albergue


Acerca del Autor