“Llamar al pan, pan, y al vino, vino”: Edgar Perea

Esas han sido las claves del triunfo de este controvertido locutor deportivo colombiano

Ciudad: Milán, lugar: Estadio “Giusseppe Meazza”, acontecimiento: Mundial Italia 90, relato: El mejor.



“La tiene Leonel, se la pasa a 'El Pibe', el maestro piensa, pelota para Fredy, remataaaaa, gol, gol, gol, gol, gol, gol, gol, goooooooooooooollllllllllllll de Colombia mi patria queridaaaaaaaaaaaaa, gooooolllll de Fredy Rincón, bendito Fredyyyyy”.



La anterior es la mejor descripción de un momento memorable en la historia del deporte de Colombia, es revivir la mejor tarde de un mes de julio que un colombiano amante al fútbol haya vivido y, por supuesto, ligado a cualquier actividad imborrable en la historia del deporte de nuestro país, la voz de “El Campeón” como siempre se ha conocido a Edgar Perea.



Su inconfundible timbre de voz y sus enfáticas criticas han hecho de Perea el mejor exponente del comentario deportivo del país en toda su historia, por eso EL COLOMBIANO® lo visitó una vez más y lo encontramos haciendo lo que a él más le gusta, Comentando los Deportes.



¿Es difícil concluir qué es lo más importante cuando se tienen más de 30 años de éxitos?



“He estado en los eventos deportivos más importantes del mundo, siete mundiales de fútbol, catorce series mundiales de béisbol, siete juegos olímpicos, innumerables peleas de boxeo por título mundial, he visto a las máximas estrellas del deporte mundial en los cinco continentes que yo he podido visitar, conocer las principales estrategias deportivas y tratar de traerlas para su país a través de la radio es un deber y yo siempre lo intento hacer, por eso es que soy bastante exigente cuando estoy enfrente de un micrófono, eso es lo más importante”.



Dos mundiales de fútbol sin transmitirle a la Selección Colombia debe resultar muy duro...



“Claro, es el fútbol que uno trabaja y conoce y lo peor del caso es que uno sabe que hay con qué, no para ser campeón del mundo, porque para eso falta mucho, pero sí para estar metido entre los mejores 34 del orbe, ya que se tiene una cantidad de jugadores regados por el mundo entero, tú sabes que esos muchachos no están allá porque sean colombianos, están allá porque son buenos jugadores, ¿por qué esas figuras no pueden formar una Selección Colombia?, ¿por qué un técnico no puede reunir y sacarle el máximo a esos futbolistas para representar a Colombia?, no hemos ido no por falta de jugadores, ¡más bien por falta de dirección técnica que es muy diferente!”



¿Qué tanto ha influenciado el manejo dirigencial para que nuestro país no haya asistido a los últimos mundiales de fútbol?



“En cierto modo sí, porque ellos son los que toman las decisiones de escoger al técnico. Por ejemplo, ¿a quién se le ocurre escoger a Rueda para manejar una Selección Colombia? Ese señor está para manejar selecciones menores, pero para dirigir estrellas del fútbol mundial como Bolaño, Ferreira, Córdoba, ¡el tipo se volvió un nudo! Eso duele porque uno sabe que tiene con qué hacer un buen papel en un mundial de fútbol y eso se lo tiran completamente los dirigentes escogiendo estos técnicos de poca categoría”.



¿A propósito, le dolió mucho lo de Brasil en el último Mundial?



“Como a todos los que amamos el buen fútbol, quien ve a un Ronaldinho, Kaká, Ronaldo, Robinho jugando con sus equipos, ¡reunir a todas estas estrellas debe ser un ballet! Pues no, estos señores se creyeron que todo el mundo les tenía miedo, no trabajaban, paraban de rumba en rumba, eso lo pagaron en el campo”.



¿Dónde estuvo el mérito de Italia como campeón?



“Voluntad, ellos se metieron en la mente que el problemita que tenían en su torneo tenían que borrarlo de alguna manera, y fíjate cómo corrieron esos italianos, ¡parecían unos tigres!, ninguno se quedaba quieto, le pusieron muchas ganas y esto unido a la gran calidad que tienen, ¡ahí está!, campeón del mundo”.



¿Fue para usted Zinedine Zidane el mejor?



“Sí, sí lo fue, al margen de lo que pasó en el último partido, Zinedine manejó a su equipo, hizo goles, habilitó a compañeros, lo que no hizo ninguno más en el Mundial”.



¿Por qué le va tan mal al deporte colombiano en competencias internacionales?



“Es lo mismo que en el fútbol, falta de dirigentes y dirección deportiva, por ejemplo, tenemos jugadores de béisbol por todo el mundo, en las grandes ligas, en Japón, en Europa, ¡en todos lados!, sin embargo el béisbol ha desaparecido completamente y todos, el boxeo, el baloncesto, etc., manejados por un comité olímpico que no contrata técnicos para levantar el nivel al deporte nacional. ¡Pero no!, siguen los mismos técnicos de hace 50 años, elementos sin ninguna clase de capacidad”.



¿Qué pasa con el deporte de la Costa Norte?



“Hay una desidia total, un abandono total de los escenarios deportivos, yo voy a Santa Marta a jugar golf todos los fines de semana en La Casa del Golf, con mis amigos que me invitan, y me da vergüenza ver los escenarios deportivos que ¡son un total desastre!, al igual en Barranquilla, por eso nuestros deportistas se van para Medellín, Bogotá, Cali y llegan estos dirigentes nuestros ¡bandidos! y tienen el pretexto, si no hay atletas, no hay necesidad de mejorar los escenarios. ¡De vaina se salvó Cartagena! porque allá también se estaban cayendo a pedazos los estadios, ojalá los mantengan porque quedaron muy bien para los centroamericanos”.



¿Le hace mucha falta transmitir los clásicos de la costa Unión-Júnior?



¡Cómo!, claro que hacen falta, es una competencia regional, Júnior le gana a Unión, Unión le gana a Júnior, esa caída de El Ciclón nos ha quitado el sabor del clásico costeño, como lo tiene Cali, Medellín, Bogotá, esperamos que el Unión Magdalena de la mano de Retat suba, porque el fútbol profesional colombiano necesita del cuadro bananero”.



¿Sigue aspirando a la Alcaldía de Barranquilla?



“En mi primera campaña me robaron la Alcaldía, pero yo no pierdo esa luz que Dios me ha puesto en la cabeza de servirle a mi ciudad, porque le debo todo lo que soy al pueblo barranquillero y a este pueblo tengo que trabajarle, tengo metido entre ceja y ceja ese objetivo y ya estoy lanzado a la próxima campaña que es en octubre del próximo año, desde ya estoy recogiendo todas las anomalías de mi ciudad, porque cuando me siente el primero de enero del 2008 en ese cargo ya sé lo que tengo que hacer. ¡No tengo que esperar que me lo cuenten ni que me lo manden por e-mail!”.



Sigan siendo felices, Edgar les dice…

Wilson Pacheco

Acerca del Autor