Los bangladesíes duermen en India con sus maletas hechas


La India alberga entre diez y veinte millones de inmigrantes indocumentados bangladesíes, que a diario cruzan la frontera para instalarse, principalmente, en el noreste del país y en grandes metrópolis.

Durante la guerra de la independencia que en 1971 dio lugar a la nación de Bangladesh, millones de personas pasaron al país vecino en busca de un futuro estable y, desde entonces, este flujo migratorio no ha cesado.

Ahora su estancia puede verse amenazada con la llegada al poder del recién electo primer ministro indio, Narendra Modi, quien durante la campaña electoral les ha advertido que "mejor será que estén preparados con sus maletas hechas".

No obstante, Modi hace una distinción basada en la religión, "al asegurar que los hindúes que escapan de la persecución -islámica- son refugiados, mientras que los musulmanes son 'migrantes' económicos", explica a Efe la investigadora Smruti Pattanaik.

"Los hindúes cruzan para escapar de la violencia comunal y los ataques de los musulmanes", aclara esta experta del Instituto para Estudios y Análisis de Defensa (IDSA en sus siglas en inglés).

En busca de trabajo, otros utilizan la India como tránsito para cruzar a Pakistán y posteriormente a Oriente Medio.

Asimismo, aquellos que tienen cargos criminales cruzan la frontera para esconderse de las autoridades locales.

No existen cifras fiables de los bangladesíes que entran en la India, debido a que se trata de "inmigrantes ilegales" y muchos cuentan, "con la connivencia de las autoridades locales", con documentos como tarjetas electorales y cartillas de racionamiento.

Estos salvoconductos permiten la existencia de los denominados 'bancos de votos', por los que los gobiernos consienten a los bangladesíes quedarse en su territorio a cambio de sufragios en su favor.

Cruzar la frontera no es difícil, puesto que los bangladesíes "sacan ventaja de sus huecos", ayudados por traficantes de personas o por el pago de sobornos a las fuerzas de seguridad.

"Muchos también van con visa y se quedan. Se trata básicamente de inmigración de paso, cruzan, se alojan con parientes y luego migran a otros estados el país", argumenta la investigadora del IDSA.

El aspecto económico no es, a juicio de Pattanaik, uno de los problemas que esta inmigración irregular causa en la India, ya que la mayoría de los bangladesíes trabajan "en un sector no organizado".

Por el contrario, la mayor traba es la identidad en el noreste indio, una cuestión que ha acabado por producir diversos enfrentamientos entre los inmigrantes y la población tribal india.

En este sentido, Pattanaik advierte de los peligros de "la división comunal y de las políticas de identidad", y pone como ejemplo el auge del Frente Democrático Toda India Unida -del estado de Assam- y los tres escaños que obtuvo en los comicios generales.

Precisamente, en varias circunscripciones de este estado del noreste indio el número de bangladesíes ha crecido tanto que ellos solos "son capaces de determinar los resultados de unas elecciones".

por Noemí Jabois

Acerca del Autor