Los buenos, los malos y los feos…



No sé cuántos de ustedes habrán tenido la oportunidad de ver el primer debate de los siete candidatos presidenciales transmitido en la noche del martes pasado por TeveColombia. Espero que muchos.


Yo vi la parte final y tengo algunas reflexiones que quiero compartir respecto a la impresión que me dejaron Noemí Sanín, Sergio Fajardo, Gustavo Petro, Juan M. Santos, Rafael Pardo, Antanas Mockus y Germán Vargas.


Las damas primero. Noemí es Noemí. De todos, el personaje que ha trabajado con más gobiernos de entre el selecto ramillete. Ella tiene esa curiosa capacidad de acomodarse del lado que sopla el viento y así ha chupado del erario público duro y parejo. En esta, su tercera oportunidad de candidata presidencial, viene de una larga relación de amor y odio con el presidente Uribe y en el debate volvió a lanzarle flores, luego que parecía que se distanciaba del paisita, para disfrutar de los ‘amores’ del ex presidente Andrés Pastrana, con quien ya estuvo en la misma ambivalencia.


Fajardo. ¡Qué terco es Fajardo!, ni siquiera sacó un senador en las pasadas elecciones, pero quiere seguir luchando a contracorriente. Deja la sensación de tener buenas intenciones, pero también que no desnuda completamente su verdad. Su personalidad.


¿Santos? El de la U se siente ganador, transpira aires de suficiencia y yo diría que le va a pasar como a Chacumbele, que él mismito se mató. No sé, me recuerda un poco ‘al tenor’ Peñalosa, que cuando salió de la alcaldía de Bogotá empezó a armar su sanedrín presidencial y ya todos sabemos el resto de esa historia triste.


El del Polo, Petro, dedicó buena parte de su tiempo en pantalla a tratar de convencer al público que él no era el cuco, que no era amigo de Chávez y tampoco de las Farc. Ummhh. No mira de frente.


Pardo y Vargas. Estos dos parecen hoy unos siameses que juegan, se pellizcan, se molestan, se hacen arrumacos, pero están locos que quede uno solo de ellos dando la pelea en esa puja.


¿Y Mockus? El del partido verde demostró en ese primer careo que es el menos político de todos y el que tiene las ideas más aterrizadas acerca de lo que requiere Colombia para encarar el futuro. Así lo vi.

Alfredo Mantilla
director@elcolombiano.net

Acerca del Autor