Los gays chinos salen del armario por Internet, un arma de doble filo para ellos

China ha estrenado por primera vez en su historia un programa televisivo sobre homosexuales en Internet, un hecho inaudito en la -en apariencia- puritana China, aunque algunos gays y activistas han expresado su contrariedad con el enfoque.


El programa de debate, espectáculos e interactivo "Tongxing Xianglian" ("Los del mismo sexo se unen") se estrenó el pasado jueves en una franja horaria de máxima audiencia en la red, de 3 a 4 de la tarde, y está producido por el canal hongkonés Phoenix TV, que prevé una emisión semanal durante tres meses.


El estreno no tiene parangón en China, donde hasta 2001 la homosexualidad estaba considerada una enfermedad mental y donde un 21 por ciento de los 40 millones de homosexuales chinos reconocidos han sido golpeados, humillados, insultados o sobornados por su condición, según una encuesta de 2005.


El objetivo de Phoenix TV, que la prensa oficial presenta como un síntoma de apertura, es, precisamente, abrir la mentalidad de los chinos hacia la homosexualidad, explicó a Efe su productor, Gang Gang.


"La reacción ha sido mucho mejor de lo que esperábamos. Pensábamos que una gran parte de la audiencia no nos iba a entender, pero sólo un 20 por ciento ha mostrado una reacción de contrariedad", según Gang, quien precisó que el programa logró el jueves una audiencia de hasta cuatro millones de internautas.


Las quejas recibidas, dijo, tienen que ver con "la reacción molesta que produce todavía la vida privada de los homosexuales y por el hecho de que se emita en una franja horaria de máxima audiencia, ya que consideran que los homosexuales son minoría en China".


En la primera emisión, la lesbiana Qiao Qiao confesó su condición ante millones de chinos a través de la cámara, y reconoció que le fue mucho más difícil explicárselo a su familia.


"Mi madre me apoyó pero mi padre todavía no lo ha aceptado", comentó esta cantante y propietaria de un bar al presentador, el también homosexual Didier Zheng.


De acuerdo con Gang, esta falta de pudor se debe a que muchos homosexuales se liberan en las ciudades debido a que hay un nivel cultural más alto, y no les cuesta reconocer su orientación.


Sin embargo, lo más difícil de entender es la actitud del Gobierno, que ni siquiera permitió que se estrenara el año pasado la película "Brokeback Mountain", que supuso el primer Oscar para un director chino, el taiwanés Ang Lee.


"El cine es un arte que explica una historia personal, pero nuestro programa está enfocado a problemas sociales, hay un intercambio entre público y homosexuales", señaló el productor.


Ese enfoque ha disgustado a algunos, como al actor Wei Jiangang, que rechazó ir al programa. "Quieren demostrar que han sido los primeros en hacerlo. Pero esos temas no son nuevos y no profundizan. Aunque es un avance", indicó a Efe.


Para empezar, el título del programa es un juego de palabras con un dicho chino, "Tongbing Xianglian", "los que padecen la misma enfermedad se compadecen mutuamente", lo que sigue relacionando a homosexuales y "enfermos".


Según Wei, los responsables no están bien informados, "la calidad se puede mejorar" y los asuntos tratados "interesan a la sociedad, pero no a los homosexuales", por eso este miércoles emitirá su propio programa, también en Internet, "pero más ligero y con temas sobre los que sí hablan los homosexuales".


Otro motivo para que Pekín lo aprobara fue que "el contagio del sida atrajo la atención del Gobierno, que cree que los homosexuales son más difíciles de controlar que otros grupos de riesgo como las trabajadoras sexuales, porque permanecen ocultos. Creo que buscan una plataforma para divulgar la prevención del sida", añadió Gang.


El hecho de que vayan a dedicar un programa al sida ha despertado la desconfianza ante una nueva forma de discriminación oficial.


Meng Lin, homosexual seropositivo que dirige la ONG Ark of Love en defensa de los derechos de los enfermos de sida, dijo a Efe que "el Gobierno siempre vincula la enfermedad con ciertos grupos de riesgo, como vendedores ilegales de sangre, homosexuales, drogadictos y prostitutas. Estoy muy en contra de este hecho".


Recuerda Meng que el 1 de marzo de 2006 el Gobierno chino promulgó nuevas directrices para la prevención del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), y que en el capítulo 7 señala tres grupos de riesgo: prostitutas, personas promiscuas y homosexuales, "lo que supone una vinculación jurídica".


Aun así, Meng reconoce que si "Tongxing Xianglian" ofrece una visión positiva sobre la homosexualidad "es un avance", pero cree que el Gobierno chino debería explicar "que todo el mundo puede contraer el sida, y no sólo los homosexuales y los promiscuos. Eso es una discriminación".

Marga Zambrana
PEKIN, China

Acerca del Autor