el colombiano

Los koggi también tendrán su propio pueblo

Al igual que Gunmaku, proyecto indígena Arhuaco que se ejecuta con el apoyo de la embajada norteamericana en las estribaciones de la Sierra Nevada, comprensión municipal de Aracataca, los koggi también tendrán su propio pueblo, pero en la zona de Don Diego, territorio que tradicionalmente ha ocupado esta tribu indígena, únicos descendientes de los Tayronas.

La propuesta corresponde a una iniciativa del Gobernador del Magdalena Trino Luna Correa, que comenzó a tomar fuerza en el marco de una reunión que sostuvo con el mamo koggi, el director regional (e) del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural. Efraín Villarreal, el asesor indígena Martín Chimunquero y el capitán Francisco Ospina Navia.

La idea consiste en construir un pueblo indígena en la zona del río Don Diego, en las inmediaciones de la sierra, donde alrededor de mil familias koggi se encuentran asentadas después de haber sido desplazados de su territorio por los grupos armados ilegales, con el fin de establecer allí su hábitat y así evitar que los sigan desplazando.

Para que el proyecto se convierta en una realidad, el Gobernador Trino Luna Correa, considera que es necesario el compromiso institucional, con participación de la nación y de organismos internacionales.

Las tierras destinadas para el proyecto ya están aseguradas por el Instituto colombiano de Desarrollo Rural, ante la solicitud del gobernador Trino Luna Correa, quien dijo que serán incluidas en el programa de saneamiento de resguardos, para lo cual el Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, comprometió la suma de 4.800 millones de pesos en la reunión celebrada en Nabusimake.

Al término de la reunión el Capitán Francisco Ospina Navia, se mostró complacido con el proyecto y destacó la labor que el gobernador Trino Luna Correa ha venido desarrollando a beneficio de los koggi. “Desde hace muchos años un mandatario departamental no se preocupaba por los koggi y estamos muy complacidos con ello”, precisó.

Indicó que por gestión del Gobernador se consiguió que se les asigne por intermedio del Incoder unas 30 hectáreas de tierra en la zona del río Don Diego, donde será construido el pueblo, el cual pretende tener además un sentido turístico para que la gente conozca de cerca su cultura.

“Ellos fueron en la época de la conquista unos 500 mil, era la cultura más grande de Colombia y ahora no quedan sino unos 3 mil, en cambio los Arhuacos que son de la zona de Valledupar son alrededor de 50 mil. Ellos estaban necesitando esa ayuda, unos de los problemas es que no hablan casi español. Con la ayuda que le está dando la gobernación van a poder por fin vivir tranquilos”, anotó.