Luz verde a los acuerdos pre-matrimoniales en el Reino Unido



Los contratos pre-matrimoniales pueden ser trámite corriente en el Reino Unido después de que un tribunal londinense considerase válido el firmado por una multimillonaria alemana y su ex marido, en el que ambos se comprometieron a no hacer reclamaciones financieras en caso de divorcio.


Estos acuerdos son muy comunes en Estados Unidos y algunos países europeos, pero en el Reino Unido la legislación en materia de divorcio no es favorable a este tipo de contratos.


Sin embargo, tres jueces del Tribunal de Apelación, en Londres, consideraron ayer como válido el contrato que la alemana Katrin Radmacher firmó con su ex marido Nicolas Granatino antes del matrimonio, informa hoy la prensa.


Granatino, un francés de 37 años, cambió de opinión después de la separación y solicitó parte de la fortuna de Radmacher, estimada en 117 millones de euros, alegando que el acuerdo firmado en Alemania no era vinculante en Inglaterra, donde vive.


En su día, el Tribunal Superior dio la razón a Granatino y le concedió 5,8 millones de libras (unos 6,7 millones de euros) de la fortuna de Radmacher para que pudiera cuidar a las dos hijas del matrimonio cuando estuvieran con él en Inglaterra.


Pero la millonaria alemana, heredera de una fortuna del sector del papel, recurrió ante Tribunal de Apelación, que ayer falló a su favor y consideró válido el acuerdo que los dos habían firmado en Alemania hace diez años.


Al dar a conocer su dictamen, los tres jueces puntualizaron que Inglaterra no puede quedar aislada de lo que pasa en otros países y calificaron la actual legislación de anticuada.


Así, anularon el dictamen del tribunal inferior y concedieron al ex marido sólo 1,1 millones de euros y una vivienda para recibir a sus dos hijas, de seis años, cuando pasen un tiempo con él.


Pero esa residencia pasará a manos de Radmacher cuando las niñas cumplan 22 años.


La millonaria manifestó su satisfacción por el dictamen y resaltó que no consideraba un error su matrimonio porque dio fruto a dos "hijas maravillosas".


"Estoy encantada de que el tribunal aceptase que el acuerdo que Nicolas y yo acordamos como adultos inteligentes antes de nuestro matrimonio sea honrado", resaltó Radmacher.


La millonaria, que vive en Mónaco, agregó que su padre insistió en la firma del contrato antes de la boda hace diez años.

Acerca del Autor