Mario Uribe, primo del presidente Uribe niega pactos con paramilitares

El primo del presidente Álvaro Uribe y ex presidente del Congreso de Colombia, Mario Uribe Escobar, negó hoy pactos con grupos paramilitares al inicio del juicio que se sigue en su contra en la Corte Suprema de Justicia de este país.

Mario Uribe, procesado dentro del escándalo de la llamada "parapolítica", que investiga los supuestos vínculos entre congresistas y paramilitares, aseguró que las votaciones obtenidas para llegar al Legislativo fueron por campañas publicitarias y apoyo de sus seguidores.

"Niego haber celebrado pactos con Mancuso" (Salvatore, uno de los jefes de la ultraderecha armada), dijo Uribe Escobar, a los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

Agregó que "todos los votos que obtuve fueron votos limpios y jamás necesité de los 'paras' para llegar al Congreso".

Insistió en que su proceso ha sido montado con testigos falsos, prometió que a lo largo del juicio demostrará su inocencia y subrayó que jamás necesitó de alianzas con sectores al margen de la ley para la campaña que lo llevó al Congreso de Colombia en 2002.

Recordó que parte de la votación de esa campaña se explica porque lo hizo bajo las banderas de su primo, el mandatario Uribe, que por esa época también estaba en procura de ser elegido presidente por primera vez.

Uribe Escobar, quien fue presidente del Congreso (2000-2001), explicó que efectivamente se reunió con el jefe paramilitar Salvarote Mancuso, extraditado a Estados Unidos en 2008, pero no para hacer acuerdos políticos, sino para dialogar sobre la paz.

El ex senador, quien actualmente está preso en la cárcel "La Picota" de Bogotá, indicó también que en las declaraciones de Mancuso, el desmovilizado paramilitar utiliza "frases vagas y contradictorias".

Dentro del juicio contra Uribe Escobar, están llamados a declarar el presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, el actual mandatario Uribe Vélez, al igual que otras personalidades, como el presidente de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol, estatal), Javier Gutiérrez.

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ordenó en abril de 2008 la detención de Escobar, que se produjo en su casa de Medellín, capital del departamento de Antioquia.

El político fue vinculado con paramilitares en confesiones de Jairo Castillo Peralta, alias "Pitirri", un testigo de la Corte.

Según "Pitirri", Uribe Escobar, al parecer, se reunió en varias ocasiones con jefes de las desmovilizadas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), con quienes habría suscrito varios pactos.

El escándalo de la "parapolítica" afecta a más de 90 congresistas y tiene tras las rejas a más de 30.

Acerca del Autor