Mazda 3 Hatchback 2019: A paso firme y seguro

Hablar del Mazda 3 es referirse a un ejemplar que ya lleva tres lustros en el mercado. Es decir, no es un recién aparecido que viene a ver cómo le va en el competido mundo automotriz. Viene desde 2003 logrando cada vez más popularidad en el mundo entero.

De pronto este dato ilustra bien acerca del peso específico del modelo que es el segundo más vendido en Estados Unidos de la casa nipona, tras la familiar CX-5, al comercializar casi 65 mil unidades a lo largo de 2018, cuando se ubicó como el 76° más popular del país.

El automóvil, cuyo ensamblaje se reparte en fábricas de Japón, México, Tailandia, China y Malasia, acaba de estrenar su cuarta generación, lo cual se concretó en el último Salón del Automóvil de Los Ángeles.

Estuve probando el Mazda 3 Hatchback de 2019 y la verdad es que lo disfruté mucho. Y, ¡ojo!, que no se trata de una de esas frases prefabricadas para quedar bien, porque mi versión de paquete Premium de gama alta me dejó plenamente satisfecho en todos los sentidos.

Quizás no sea sorprendente dada la historia de los 3, pero este es un automóvil que impone su caracter de Hatchback, con esa caida al piso que le entrega más personalidad que muchos de sus pares.

El Mazda 3 de 2019 ofrece versiones tipo hatchback y sedán, con un total de cinco motorizaciones de entre 1.5 y 2.5 litros, con hasta 4 niveles de acabado.

Mi hatchback de prueba, con tracción en las cuatro ruedas equipa el propulsor mayor, un Skyactiv de 2.5 litros, capaz de entregar una potencia máxima de 186 hp. Para una mayor eficiencia, el bloque gasolinero cuenta con válvulas de tiempo variable y desactivación de cilindros.

Como toda su familia, el Mazda 3 rescata tanto fuera como en el interior de la cabina la filosofía del “menos es más” y el lenguaje de diseño denominado Kodo. El concepto, que en japonés significa “alma del movimiento”, busca eliminar elementos innecesarios y mantener solo lo esencial.

Por lo mismo, la carrocería ostenta líneas armónicas y simples, pero no por eso menos agresivas, mientras que el habitáculo exhibe materiales de cierta calidad. El techo panorámico, el sistema de sonido Bose con 12 bocinas y la pantalla activa que se proyecta en el parabrisas son solo algunos de sus detalles.

El agarre es excelente y solo hubo un poco de chillido y se sacudió resueltamente a través de las horquillas con un subviraje sorprendentemente pequeño para un automóvil basado en la tracción delantera, sin duda ayudado por su tracción total.

Tal como están las cosas, el cuatro cilindros estándar de 2.5 litros del 3 produce 186 caballos de fuerza y ​​186 lb / ft de torque, que es sustancialmente mejor que prácticamente cualquier otro motor base en el segmento. Su respuesta del acelerador debe ser copiada por todos, al igual que la dirección. De acuerdo, tal vez no Porsche, que sigo encontrando comparaciones cada vez que experimento un nuevo Mazda. Tómelo como el cumplido que parece ser.

También me gustaría señalar que el 3 tiene una transmisión automática de seis velocidades en lugar de una unidad de ocho, nueve u once velocidades fácilmente confundida. Aunque en realidad es bastante ingenioso, para todos los efectos, tiene seis velocidades en una transmisión que parece saber exactamente qué velocidad seleccionar en un momento dado. Incluso tiene una palanca de cambios PRND regular, no un método novedoso que sea diferente por el simple hecho de ser diferente.

Sin embargo, a pesar de tener menos marchas y más potencia que su competencia, el hatchback automático 3 todavía alcanza 30 mpg combinados. La tracción total del auto de prueba da como resultado una cifra combinada de 27 mpg.

Avatar
Acerca del Autor