BREAKING NEWS
Incinerar basura, una condena de 30 años que expertos mexicanos buscan evitar Raúl Estrada México, 14 jun (EFE).- La quema de 4.500 toneladas de basura al día durante 30 años en la Ciudad de México no solo violará las leyes nacionales de protección al medioambiente, sino convenios internacionales, advirtieron hoy expertos que rechazan una planta que tendrá esa misión. Y es que la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México otorgó a Proactiva Medio Ambiente, del grupo francés Veolia, una licitación para que construya una planta de termovalorización que producirá electricidad para las 12 estaciones del Metro a partir de la quema de 4.500 de las casi 13.000 toneladas de basura que genera la urbe. La termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor y, con el vapor producido, generar energía eléctrica. Los desechos restantes de la incineración se pueden emplear en la industria de la construcción. Raúl Sergio Cuéllar, director técnico de desechos sólidos en Ciudad de México de 1997 a 2005, explica a Efe que el concepto termovalorización es un eufemismo para no llamar a la quema de basura por su nombre: incineración. “México firmó el Convenio de Estocolmo para frenar la incineración, entonces no puede aceptar tecnologías que generan sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables como las dioxinas y los furanos, porque no hay manera de contenerlas”, señala Marisa Jacott, directora de la organización Fronteras Comunes. A través del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, en vigor en México desde 2004, los países se comprometen a “poner fin a la incineración de desechos a cielo abierto y otras formas controladas de incineración”, incluida la de vertederos. Según Veolia, que opera 63 plantas de este tipo en todo el mundo, la termovalorización es un proceso que reduce los gases de efecto invernadero (GEI), controla las emisiones de dioxinas y furanos y es reconocido en Europa por su eficiencia energética. Estas plantas operan en muchas ciudades del mundo y “están sumamente controladas, vigiladas por las autoridades, para cumplir con todos los estándares y normas ambientales”, dice a Efe Federico Casares, director de Desarrollo de Negocios y Relaciones Institucionales de Veolia México. El jefe de la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México, Jaime Slomianski, quien no estuvo disponible para ser entrevistado por Efe, también ha defendido esta tecnología y asegurado que está respaldada por resultados ambientales satisfactorios en Europa y Asia. Sin embargo, en enero de 2017 un documento de la Unión Europea advirtió que “la eliminación, ya sea en vertederos o mediante incineración con escasa o nula recuperación de energía, es habitualmente la opción menos favorable para reducir las emisiones de GEI”. Además de violar el Convenio de Estocolmo, organizaciones ambientalistas denuncian que la incineración de residuos atenta contra el derecho a un medioambiente sano garantizado por la Constitución, y viola normas sobre manejo de rellenos sanitarios y la emisión de sustancias peligrosas al ambiente. El director de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani, asegura que tras el cierre del relleno sanitario del Bordo Poniente en 2011, el más grande de América Latina con una extensión de 721 hectáreas, se perdió la oportunidad de implementar un modelo de gestión basado en basura cero. “Lo dejaron pasar y hoy nos dicen: o mandamos la basura a quemar o se joden y la basura va a estar en las calles. El Gobierno de la Ciudad de México se está dando un tiro en el pie”, señala. Basura cero es un modelo de gestión de residuos sólidos urbanos que tiene como objetivo reducir la generación de basura y recuperar los materiales, en vez de eliminarlos. Ramón Ojeda Mestre, experto en derecho ambiental internacional, denuncia además que no hubo proceso de saneamiento del Bordo -que recibió 76 millones de toneladas de basura en el tiempo que operó (1985-2011)-, como estipula la norma sobre tratamiento de residuos sólidos urbanos. Ahí se construirá la planta de Veolia, la primera de este tipo en América Latina y que empezará a operar en 2020, violando además la norma sobre residuos peligrosos, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos e incluso el Acuerdo de París, que fija las metas para reducir la emisión de GEI. “Si de todo eso no nos hacen caso aquí, iremos a tribunales internacionales y desde luego que nos lo van a conceder, va a quedar México en ridículo”, advierte Ojeda sobre los planes de los grupos ambientalistas para echar atrás el contrato para la construcción, operación y mantenimiento de esa instalación durante los próximos 33 años.

MB E63 AMG S-Model: Mezcla perfecta de lujo y deportividad

En mi tierra les decían ‘rancheras’ y para hacer honor a la verdad no tengo la menor idea de dónde salió ese ‘remoquete’. Por allí estuve leyendo que esa definición la adoptamos –como muchas otras cosas—de España. Otros les llaman ‘vagonetas’ y quizá en este caso la razón es simple, atienden a la definición en inglés de ‘station wagon’. Wikipedia los define como ‘familiar’ y desliza que existen varios sinónimos en castellano, como ‘rural’ en Argentina, ‘rubia’ o ‘ranchera’ (en España), ‘vagoneta’ o ‘guayín’ en México y simplemente ‘camioneta’ en Venezuela.

Sea cual sea la definición que cada uno le acomode, lo único que tengo claro en este momento es que la ‘station wagon’ Mercedes Benz E63 AMG S-Model 4Matic Wagon de 2014 que estuve probando esta semana es un vehículo sencillamente maravilloso, del que podría decirse que es una mezcla perfecta del lujo con la deportividad… ¡llevados a su máxima expresión!

Los números que exhibe son de vértigo. Viene con un motor V8 Biturbo de 5.5 litros, generador de una potencia que puede llegar hasta los 577 caballos de fuerza y 591 libras/pie de torsión, con tracción en las cuatro ruedas y acompañado a una transmisión automática AMG Speedshift MCT de siete velocidades y por supuesto con aletas detrás de su volante deportivo para su conducción manual. ¿Quién se puede abstener a la tentación de oírlo y sentirlo roncar en su versión mecánica? Dispone de cuatro opciones diferentes de manejo que se pueden seleccionar por medio de una perilla colocada al alcance de la mano: C (para eficiencia controlada), S (deportivo), S+ (extra deportivo) y M (manual).

Este portento de fuerza y capacidad que MB engalló en su división AMG, es tan ‘verraco’ que puede pasar de 0 a 60 millas por hora --¡asómbrese!—en apenas 3.6 segundos. En su tablero establece que puede llegar al hito de las 200 millas por hora, pero su velocidad está electrónicamente limitada a 186 mph., pero le recomiendo que no se entusiasme hasta ese punto porque la multa puede golpearle fuertemente el bolsillo.

Con un maquinón como el que calza, el modelo ‘se ayuda’ en el rendimiento del combustible con el sistema ECO Start/Stop, mediante el cual el vehículo ‘detiene’ prácticamente el motor cuando se produce una parada en un semáforo o en las calles de poca movilidad en los que los autos van casi pegados por los parachoques. El Mercedes Benz E63 AMG S-Model de 2014 queda casi paralizado y luego, cuando se le suelta el freno inmediatamente recobra su movilidad.

Con ingreso al auto sin llave e ignición con sólo apretar un botón, este miembro de la casa alemana en su interior es un compendio de lujo, comodidad, tecnología y seguridad que muy pocos carros en el mercado pueden exhibir. Sus asientos deportivos con cuero Nappa están ergonómicamente diseñados para hacer placentero cualquier trayecto. Los dos delanteros disponen de ventilación y calefacción, con el del conductor con ‘inteligencia superior’, ya que está dotado de sistema de masaje, ajuste lumbar y compensaciones laterales en las curvas, de manera que cuando se produce el más leve giro del auto, inmediatamente se ajusta al lado contrario de la cintura del conductor para mantenerlo en su sitio.

El auto cuenta con un sistema de cámaras repartidas alrededor de la carrocería, de manera que cuando se está conduciendo en retroceso no sólo presenta la imagen posterior en la pantalla del sistema de navegación, sino que ofrece detalles de todos los ángulos del auto para facilitar la salida del estacionamiento más estrecho y problemático. Igualmente, cuando se pasa a la conducción normal y se marcha lentamente, va presentando en pantalla los detalles del frente y laterales, con advertencias visuales, sonoras y sensitivas (esta última en el volante) que alertan al conductor de potencial colisión en cualquiera de los lados. Viene con alertas de colisión frontal, de puntos ciegos y también de salida de carril y hasta abandono de la carretera. Cuando el sistema detecta que se está pasando de un carril a otro sin señalizarlo, genera una suerte de temblor en el volante, del lado en el que se está presentando la ‘anomalía’. Lo mismo hace cuando la salida del carril es más abrupta o cuando se llega muy cerca de las líneas exteriores de la vía. Allí el llamado de atención va acompañado de una señal visual en el tablero frontal y además el auto ‘regresa’ al rumbo seguro, endureciendo por unos segundos el volante y tirando el auto de vuelta al redil.

En su interior, los distintivos de AMG toman posiciones en el tapizado de los asientos, en los reposabrazos, en el volante y cuenta también con una instrumentación específica con el toque de AMG, donde no faltan indicadores para la temperatura del aceite, motor y de la transmisión, aparte de todo un compendio informativo sobre el consumo de combustible, distancia recorrida, etc.

Sería largo detallar el listado de lo que incluye en el apartado de entretenimiento, por eso pienso que lo más sencillo es comentarles que cuenta con todo lo más moderno de la tecnología automotriz y allí no falta nada de lo que se infiere pueda tener un auto de sus kilates. Desde el equipo de sonido Harman/Kardon con Dolby Digital 5.1, tecnología Bluetooth, disco duro de navegación de 80GB, puerto USB, interfase para media, conector para iPod, cable auxiliar, Radio SiriusXM con 6 meses de acceso, reproductor para 6 DVD/CD con lector de tarjeta SD… hasta un largo etcétera de bondades.


Acerca del Autor