BREAKING NEWS
Incinerar basura, una condena de 30 años que expertos mexicanos buscan evitar Raúl Estrada México, 14 jun (EFE).- La quema de 4.500 toneladas de basura al día durante 30 años en la Ciudad de México no solo violará las leyes nacionales de protección al medioambiente, sino convenios internacionales, advirtieron hoy expertos que rechazan una planta que tendrá esa misión. Y es que la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México otorgó a Proactiva Medio Ambiente, del grupo francés Veolia, una licitación para que construya una planta de termovalorización que producirá electricidad para las 12 estaciones del Metro a partir de la quema de 4.500 de las casi 13.000 toneladas de basura que genera la urbe. La termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor y, con el vapor producido, generar energía eléctrica. Los desechos restantes de la incineración se pueden emplear en la industria de la construcción. Raúl Sergio Cuéllar, director técnico de desechos sólidos en Ciudad de México de 1997 a 2005, explica a Efe que el concepto termovalorización es un eufemismo para no llamar a la quema de basura por su nombre: incineración. “México firmó el Convenio de Estocolmo para frenar la incineración, entonces no puede aceptar tecnologías que generan sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables como las dioxinas y los furanos, porque no hay manera de contenerlas”, señala Marisa Jacott, directora de la organización Fronteras Comunes. A través del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, en vigor en México desde 2004, los países se comprometen a “poner fin a la incineración de desechos a cielo abierto y otras formas controladas de incineración”, incluida la de vertederos. Según Veolia, que opera 63 plantas de este tipo en todo el mundo, la termovalorización es un proceso que reduce los gases de efecto invernadero (GEI), controla las emisiones de dioxinas y furanos y es reconocido en Europa por su eficiencia energética. Estas plantas operan en muchas ciudades del mundo y “están sumamente controladas, vigiladas por las autoridades, para cumplir con todos los estándares y normas ambientales”, dice a Efe Federico Casares, director de Desarrollo de Negocios y Relaciones Institucionales de Veolia México. El jefe de la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México, Jaime Slomianski, quien no estuvo disponible para ser entrevistado por Efe, también ha defendido esta tecnología y asegurado que está respaldada por resultados ambientales satisfactorios en Europa y Asia. Sin embargo, en enero de 2017 un documento de la Unión Europea advirtió que “la eliminación, ya sea en vertederos o mediante incineración con escasa o nula recuperación de energía, es habitualmente la opción menos favorable para reducir las emisiones de GEI”. Además de violar el Convenio de Estocolmo, organizaciones ambientalistas denuncian que la incineración de residuos atenta contra el derecho a un medioambiente sano garantizado por la Constitución, y viola normas sobre manejo de rellenos sanitarios y la emisión de sustancias peligrosas al ambiente. El director de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani, asegura que tras el cierre del relleno sanitario del Bordo Poniente en 2011, el más grande de América Latina con una extensión de 721 hectáreas, se perdió la oportunidad de implementar un modelo de gestión basado en basura cero. “Lo dejaron pasar y hoy nos dicen: o mandamos la basura a quemar o se joden y la basura va a estar en las calles. El Gobierno de la Ciudad de México se está dando un tiro en el pie”, señala. Basura cero es un modelo de gestión de residuos sólidos urbanos que tiene como objetivo reducir la generación de basura y recuperar los materiales, en vez de eliminarlos. Ramón Ojeda Mestre, experto en derecho ambiental internacional, denuncia además que no hubo proceso de saneamiento del Bordo -que recibió 76 millones de toneladas de basura en el tiempo que operó (1985-2011)-, como estipula la norma sobre tratamiento de residuos sólidos urbanos. Ahí se construirá la planta de Veolia, la primera de este tipo en América Latina y que empezará a operar en 2020, violando además la norma sobre residuos peligrosos, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos e incluso el Acuerdo de París, que fija las metas para reducir la emisión de GEI. “Si de todo eso no nos hacen caso aquí, iremos a tribunales internacionales y desde luego que nos lo van a conceder, va a quedar México en ridículo”, advierte Ojeda sobre los planes de los grupos ambientalistas para echar atrás el contrato para la construcción, operación y mantenimiento de esa instalación durante los próximos 33 años.

Medellín, una carrera imparable hacia la innovación y el emprendimiento


Medellín - (Colombia.inn).- La innovación y el emprendimiento han posicionado en el mapa mundial de los negocios a Medellín, la segunda ciudad más importante de Colombia, por detrás de Bogotá, que está cambiando su esquema industrial por un modelo basado en el conocimiento.

Con un ecosistema a la vanguardia en tecnología y negocios innovadores, "Medellín es testigo de múltiples estrategias para mejorar el tejido empresarial", dijo a Colombia.inn, agencia operada por Efe, el secretario de Desarrollo Económico de la Alcaldía de la ciudad, Tomás Mejía.

Sólo en materia de emprendimiento de alto impacto, la inversión del sector público asciende a 4.841 millones de pesos (2,48 millones de dólares) con los que se han puesto en marcha 142 empresas en los últimos años, según datos de este departamento.

Aunque sin cuantificar el peso de la innovación en la economía de la ciudad, Mejía aseguró que "habrá un incremento significativo" en la inversión para Innovación, Ciencia y Tecnología, que actualmente es del 2% del presupuesto que ejecuta la Alcaldía.

En este aspecto, RutaN, una corporación mixta de fomento de la innovación en Medellín, alberga 29 empresas que generan 793 empleos, así como siete emprendimientos de alto impacto y 35 emprendimientos sociales.

A ello se suman 13.200 millones de pesos destinados al fortalecimiento empresarial provenientes de la Cámara de Comercio, gremios de empresarios y la propia Alcaldía, con los que se ha ayudado a formalizar 1.704 empresas, entre ellas 22 nuevas exportadoras.

Esa política se ha plasmado en reconocimientos internacionales, como haber sido designada la ciudad más innovadora en 2013 o sede del Congreso Mundial de Emprendimiento de 2016.

En febrero de 2014, Medellín registraba 11.000 nuevos empresarios formales, un 10,54% más que en el mismo mes del año anterior, según la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) del Departamento Nacional de Estadística (DANE).

Un crecimiento que los expertos acreditan al talante emprendedor e innovador de los antioqueños y a la expansión de sus compañías, ya que un buen número de estas nacidas en la ciudad han pasado de ser locales a multilatinas, como Empresas Públicas de Medellín (EPM), Bancolombia o el Grupo Sura.

Hoy Medellín es "una ciudad innovadora y emprendedora con unos indicadores muy relevantes", insistió también a Colombia.inn el experto Diego Fernando Gómez, director del Centro de Estudios de Economía Sistémica (ECSIM).

Gómez indicó que el momento empresarial actual de Medellín se da por esfuerzos que comienzan en el año 2000, cuando el gobierno local y los gremios vieron la necesidad de "renovar e innovar en todo el aparato empresarial antioqueño".

Entonces se pusieron en marcha planes de desarrollo que hicieron surgir "una dinámica de emprendimiento muy grande en la ciudad", apuntó Gómez.

Así nacieron los programas Medellín Emprende y Antioquia Emprende, que impulsaron entidades como RutaN o Tecnnova, que comercializa las capacidades de investigación de las universidades.

En 2010, según el Global Entrepreneurship Monitor (GEM), que estudia la actividad del emprendimiento en el mundo, Medellín tenía 120 iniciativas de apoyo al emprendimiento creadas por universidades, gremios y Organizaciones No Gubernamentales.

El informe reportó además que la Tasa de Actividad de Emprendimiento (TEA) en Medellín había pasado del 16,3% entre 2011 y 2012 al 18,12% en el periodo 2012-2013; y en consecuencia el empleo se ha expandido acorde al crecimiento empresarial.

Hoy el 5% de la población económicamente activa de Medellín es empresaria, una tasa entre las más altas del país, por detrás tan sólo de ciudades como Bucaramanga (6,55%) y Bogotá (5,31%), según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE).

Otro factor clave ha sido el empleo, que en febrero pasado se había expandido un 5,58% respecto al mismo mes del año anterior, mientras la capital del país registraba un aumento del 2,64%.

La banca ha sido el sector con más crecimiento en Medellín (20,88%), seguido por servicios sociales y personales (salud, educación), con un 11,8%; construcción (11,5%) e industria (8,2%).

Con estos datos, Medellín o la "ciudad de la eterna primavera" se prepara para tener listo en 2023 el mayor distrito tecnológico de Latinoamérica, y para ello creará 29.000 puestos de trabajo y acogerá nuevas empresas nacionales e internacionales.

Una ambiciosa meta para la que la ciudad destinará 470.000 millones de pesos (unos 247 millones de dólares) con el fin de conectar a Medellín con el mundo a través del emprendimiento y la innovación.
por César Cácua Ortiz

Acerca del Autor