Menús para despedir el año en Miami con juerga

La fiesta interminable de New Year's Eve, la última y más disparatada juerga y cena del calendario, ya está encima y manda en la mesa de Miami las propuestas atrevidas y hedonistas, a base de marisco fresco, finos pescados, postres para "chocoadictos" y champán libidinoso.

Todos los cocineros se esfuerzan en la confección de un menú sugestivo que logre avivar la buena química entre los comensales y, por supuesto, las miradas de deseo que, entre plato y plato, se intercambian las parejas.

La hechicería estimulante de fogones en la cena de Fin de Año no falla. Cada vez convoca en los restaurantes de Miami a más adeptos dispuestos a celebrar la cena y despedida de año a lo grande.

Se impone en los menús lo exclusivo, quizá por aquello de que lo necesario todo el mundo puede tenerlo, como en el caso del restaurante Dolce Italian, en The Gale Hotel de Miami Beach, con una degustación para sibaritas y una larga noche de copas, champán y música en vivo en la espectacular terraza del último piso.

El precio de la sugestiva cena en Dolce Italian: 165 dólares, compuesta de tres platos y postre. Dos preámbulos, a elegir entre un tartare de atún con maíz dulce, aguacate y uvas o el pulpo a la brasa con vinagreta de pistacho; como segundo, un risotto de marisco (langosta, camarones, calamares, pulpo y vieiras) o los gnocchi con ragú de cordero.

El plato de fondo apunta a dos clásicos: el corte de vaca Rib Eye con trufa negra y verduras o la lubina chilena con almejas y puerro. Y el dulce corolario de una tarta de merengue y helado de vainilla. Tras la copiosa cena, desmadre en la terraza art-déco del hotel con la música de Big Brooklyn Red y cinco horas para fatigar la barra libre. El precio: entre 215 y 690 dólares por persona, dependiendo del grado de exaltación y calidad etílica a la que aspire el comensal.

Y seguimos en South Beach, donde el restaurante Barceloneta trae la atmósfera informal de un bistró catalán y la tradición de una cocina española fundamentada en el mercado y la calidad de la materia prima.

En sus cuatro años de vida, Barceloneta, pilotado por el español Miguel Suárez-Inclán, se ha convertido en parada obligada no solo de compatriotas, sino de residentes que encuentran en este local un ambiente agradable y festivo con una cuidada cocina tradicional de ribetes contemporáneos.

"Es una cena y celebración para disfrutar y pasarlo bien con amigos... hasta que el cuerpo aguante", comentó con humor a Efe Suárez-Inclán, quien invitó a todos los que se acerquen a saborear el menú de Nochevieja de Bareceloneta a que continúen la fiesta para recibir el 2015 con cotillón y bailando con música en vivo hasta la madrugada.

El precio pondrá a más de uno eufórico: 75 dólares, botella de cava Juve Camps Reserva incluida, y licencia para atacar sin miramientos una entrada de ostras y caviar, seguir con unos canelones de bacalao en brandada, paella de pato guisado o el solomillo de vaca con "foie" y culminar con unos buñuelos de chocolate.

Los que buscan el clasicismo de una cena sosegada y exquisita pueden decantarse por el menú que ofrece BLT Prime at Trump National Doral, con el chef Dustin Ward al mando de uno de los templos de las carnes rojas de calidad en el sur de Florida.

El menú (95 dólares) consta de una entrada, segundo plato y plato principal que obliga al cliente a exclusiones indeseadas, pero irremediables. Bisque de langosta con cangrejo y espuma de hierbas en reducción de Jerez; consomé de pato con raviolis de foie gras y hongos o las croquetas de queso de cabra son los sabrosos preámbulos de la carta.

Se puede apelar a continuación al cordero braseado con crema de polenta, las chuletas de cerdo Berkshire o el salmón con boniato y chile. Y, como remate, un tarta de queso con sorbete de frambuesa o el volcán de chocolate Valrhona con salsa de caramelo de fruta de la pasión para los "chocoadictos".

Por 275 dólares, el comensal puede dar a asalto en BLT Prime a un menú degustación de cinco platos, copa de champán incluida, y acceder gratis a la elegante celebración de Fin de Año en el bar del hotel, con bebidas de calidad garantizadas.

Para quienes huyen (qué remedio) de menús que castigan en exceso los bolsillos, una excelente propuesta es Devon Seafood + Steak, en Kendall, un local que brinda carnes y pescados de gran calidad.

El precio: 58 dólares por persona, que incluye cola de langosta al horno o solomillo a la parrilla, con diversas guarniciones.

El menú de Fin de Año gira "en torno a la frescura, tradición y lujo. Servimos un solomillo de res alimentada de pasto natural y un cola de langosta de medio kilo, además de pescados de temporada", explicó a Efe Rod Chitikov, chef de Devon.
Emilio J. López

Acerca del Autor

Edición Impresa

Clima

Miami Fl
December 16, 2017, 11:04 pm
Intermittent clouds
NE
Intermittent clouds
23°C
2 m/s
real feel: 22°C
current pressure: 1020 mb
humidity: 63%
wind speed: 2 m/s NE
wind gusts: 2 m/s
UV-Index: 0
sunrise: 7:01 am
sunset: 5:32 pm
Forecast December 16, 2017
day
Intermittent clouds
NNE
Intermittent clouds
27°C
wind speed: 2 m/s NNE
wind gusts: 5 m/s
max. UV-Index: 3
night
Partly cloudy
ENE
Partly cloudy
20°C
wind speed: 2 m/s ENE
wind gusts: 3 m/s
max. UV-Index: 3
 

Como un gran tesoro...

LA OTRA CARA DE LA GUERRA

HORA DE REYES