Mitsubishi Outlander 3.0 GT del 2011: Un excelente cultor del 3B

Hola. En esta oportunidad les traigo algunos comentarios sobre mi experiencia con el nuevo Mitsubishi Outlander 3.0 GT del 2011 y lo primero que debo resaltar es que la empresa automotriz japonesa sigue ofreciéndonos opciones 3B súper convenientes por donde se les mire.

Explico lo de 3B, porque a lo mejor alguno de ustedes no sintoniza bien su significado y estima que me estoy refiriendo a algún nuevo motor o quizá a una a transmisión de nueva generación. Nada que ver. Lo de 3B es una abreviatura para referirme a la popular acepción de “bueno, bonito y barato”.

Eso y más es este utilitario que hace gala de un motor de 3.0 litros SOHC 6V, con transmisión automática de 6 velocidades, tracción en las cuatro ruedas y “Sportronic”, que permite disfrutarlo de manera manual, con el uso del par de paletas colocadas convenientemente detrás de su volante multiusos. De acuerdo al fabricante, rinde en promedio 22 millas por galón.

Vale anotar que este ejemplar dispone de tecnología selectiva para acoplarse a todo tipo de terreno, desempeñándose con plena solvencia en terreno plano, montaña, en nieve o en terreno resbaladizo. Un control convenientemente colocado frente al apoya brazos facilita hacer los ajustes para el tipo de condiciones de la carretera.

El tipo de tracción total con el que Mitsubishi dotó al Outlander se basa en una tracción delantera que pasa a las ruedas de atrás, según sea la demanda. También lo hace de lado a lado según los sensores de tracción incorporados. Al sentir que una de las ruedas patina o pierde tracción, inmediatamente corrige mandando la fuerza a la llanta más apropiada.

Por fuera, el Mitsubishi Outlander es fácil de reconocer por su nueva e imponente parrilla de forma trapezoidal (similar a la de su hermano el Lancer), con grandes entradas y un diseño deportivo que enfatiza el nuevo parachoques, el capot, lo que le da un aspecto mucho más agresivo. En la parte trasera y en los laterales no hay cambios. Dispone de techo solar con mando eléctrico y faros de bixenón adaptativos.

Las manijas, así como los espejos laterales vienen en el mismo color de la carrocería creando una armonía en todo su estilo. Las ruedas son de 18 pulgadas y para ingresar a la cabina y encenderlo usa una llave magnética, que no hay que ponerla en la ranura, simplemente hay que cargarla.

En su interior hay suficiente amplitud tanto en la parte delantera, como en la trasera. Los cinco ocupantes cuentan con suficiente altura y también espacio para las piernas, de manera que puedan viajar cómodamente en espacios cortos o largos. El modelo ofrece una tercera fila de asientos, la cual es fácil de sacar y ocultar, elevando el número de puestos a siete, aunque debo ser sincero: el acceso no es el más conveniente y el espacio para las piernas de los que allí se sienten no es el mejor… aunque eso a veces no importa cuando se trata de viajar en familia. Normalmente allí irían menores y ellos –todos sabemos—son aventureros y se acomodan a las circunstancias.

Viene con sistema de sonido Rockford, con reproductor de 6 CD’s en el tablero, con lector MP3 y 9 bocinas (incluyendo subwoofer), así como conexión externa de USB, tecnología Bluetooth, radio satelital complementario por tiempo limitado, aire acondicionado automático de dos zonas con microfiltro y calefacción para asientos delanteros.

El precio merece capítulo aparte, ya que comienza en $27, 795 y con los opcionales se sube a esmirriados $29,495, convirtiéndose en una opción de muy buena calidad a un valor solidario.

Acerca del Autor