Mitsubishi Outlander ES del 2008: Un SUV mediano con su potencia ¡bien puesta!

Este crossover de la casa nipona ha sido renovado en muchos aspectos

Dejar de usar por un tiempo una marca de vehículo en particular tiene una suerte de encanto: cada detalle o innovación adquiere ribetes de sorpresa. De novedad. Es como si estuviéramos explorando la nueva casa a la que nos mudamos la noche anterior. Por lo menos a mi me sucede así. En buena medida es lo que me ocurrió con el Mitsubishi Outlander ES del 2008 que estuve probando durante una semana.




Tenía algún tiempo sin ponerme al volante de algún modelo de la casa automotriz de los tres diamantes y la verdad es que la experiencia resultó muy positiva. Esta generación de Outlander salió al mercado con opción a dos motores: el nuevo cuatro cilindros (ES y SE) y su más potente ‘hermano’ V6.




La versión que tuve la satisfacción de conducir, logra una calificación EPA de 20/25 millas por galón dependiendo de la geografía de desplazamiento --ciudad o autopista--, sin duda una cifras de respeto e importancia en los tiempos de combustible caro que vivimos y que son posibles gracias a que su motor de cuatro cilindros en línea --productor de 168 caballos de fuerza a 6000 rpm y 167 lb/ft de torque a 4100--. es acompañado por una transmisión continuamente variable, o CVT, diseñada para mejorar el rendimiento, gracias a un sistema de poleas que provee relaciones infinitamente variables, lo que constituye per seuna verdadera transmisión sin cambios.



El Estilo


Esta nueva SUV hace gala de un estilo más refinado y discreto que sus predecesores. En el frente exhibe una parrilla de buen gusto y de forma tradicional, con los tres diamantes flotando sobre unas delgadas barras horizontales. La parte baja de la defensa delantera se abre en una gran toma de aire por encima de un panel tipo placa de protección. Los faros corren hasta incrustarse en los guardafangos.


La vista lateral muestra una forma más elegante y redondeada que la de los modelos anteriores. Unos guardafangos sobresalientes delinean los huecos circulares para las ruedas, los cuales se llenan mejor con los rines de 18 pulgadas que con los de 16. El cristal lateral se estrecha hacia la parte trasera, interpretando la apariencia de cuña y terminando en un sustancioso y bastante angulado poste D. Ambas defensas fluyen sin interrupciones dentro de sus respectivos paneles de los cuartos delanteros y traseros. Las manijas de las puertas de fácil agarre se sitúan por encima de unas hendiduras completamente redondas.





La parte trasera tiene una apariencia unificada y los costados de la Outlander se curvan hacia dentro y hacia el techo, añadiendo un distintivo look aerodinámico a una forma que por otra parte es en su mayoría una caja cuando se le ve desde atrás.


Características Especiales


Este ejemplar es sin duda más silencioso que sus antecesores. Se nota que los ingenieros de la firma fundada por Yataro Iwasaki hicieron su trabajo a conciencia y pensando en la comodidad de los usuarios de este cuatro puertas. Los detalles metálicos del interior de la cabina son de buen gusto y una integración más estrecha de los controles y accesorios, aunados al rediseño de los paneles de las puertas hacen que el habitáculo resulte más acogedor.


Los asientos delanteros son una mejora notable respecto a los modelos de la generación anterior. El acojinamiento más profundo de las bases proporciona mejor soporte para los muslos y los apoyos laterales hacen su trabajo sin aprisionar demasiado. El ajuste lumbar y el de altura ofrecen suficiente rango para acomodar casi cualquier forma y dimensión de cuerpo


El almacenamiento es respetable. Una guantera de doble nivel llena la parte superior e inferior del lado derecho del tablero. Las cuatro puertas tienen portabotellas, los de adelante compartiendo el espacio con mapas y cosas por el estilo. La consola delantera tiene cuatro portavasos y la sección central plegable de la segunda fila otros dos



Esta Outlander ES del 2008, que exhibe el sorprendente precio de $19,990 viene con tapicería de tela, aire acondicionado, las funciones habituales de ajuste eléctrico, control de crucero con controles montados en el volante, sistema de sonido AM/FM/CD/MP3 con seis bocinas, asiento trasero divisible 60/40, control remoto de entrada sin llave, y llantas P215/70R16 sobre rines de acero. Un paquete convenience para la ES ($820) añade volante forrado en piel con controles de audio, empuñadura de palanca de velocidades forrada en piel, conexiones auxiliares de audio RCA, precableado para Bluetooth, tomacorrientes de 12V en la cabina y el área de carga, bolsa de almacenamiento en el respaldo del conductor, tapetes alfombrados, cristal trasero privacy, rieles negros en el techo, espejos y manijas de las puertas en color a juego, y rines de aleación de 16 pulgadas.


Los equipos de seguridad incluyen bolsas de aire delanteras de impacto lateral (montados en los asientos) que protegen la parte superior del cuerpo de lesiones en colisiones de costado; bolsas de aire laterales de cortina montadas en el techo que abarcan la primera y segunda filas y minimizan las lesiones en la cabeza en impactos laterales; y cabeceras activas en los asientos delanteros que amortiguan la cabeza y el cuello en alcances en la parte trasera. Esto además de las obligatorias bolsas de aire frontales, cinturones de seguridad y anclajes para asientos de seguridad para niños.


Los sistemas activos de seguridad que vienen de serie a través de la gama Outlander (para ayudar al conductor a evitar un accidente), incluyen frenos antibloqueo (ABS), los cuales permiten dirigir el vehículo durante paradas de pánico; distribución electrónica de la fuerza de frenado (EBD) que varia la fuerza de frenado adelante y atrás para optimizar la potencia de parada en situaciones de emergencia; control electrónico de estabilidad para minimizar automáticamente los derrapes durante maniobras de giro; control de tracción que limita el patinado de las ruedas en condiciones resbaladizas; y monitor de presión de las llantas, que advierte a los conductores de llantas con perdida de aire.


En líneas generales, la Mitsubishi Outlander ES 2008 ofrece una conducción suave si se desplaza por la ciudad, aunque al entrar a la autopista ‘desnuda’ una potencia que le confiere una personalidad diferente y con la que hay que saber ‘lidiar’ dado que es posible caer en excesos y eso eventualmente conduce a explicaciones ‘innecesarias’ con los patrulleros de carretera que posiblemente no van a entender la cuota extra de entusiasmo que le imprimimos al pie sobre el acelerador. Ustedes me entienden, ¿verdad? Espero que si, así que dicho esto no me queda más que desearles que la disfruten. </blockquotehtml




Acerca del Autor