Nostalgia en Wall Street por 2013


Wall Street superó hoy el susto del viernes, cuando las divisas de los países emergentes sacudieron los parqués mundiales, pero vivió una jornada de inquietud, protagonizada de nuevo por las pérdidas, que le alejan irremediablemente de los logros conseguidos en 2013.

Desde el principio de 2014, los inversores habían asumido que 2014 era el año de una necesaria contracción, pero confiaban en que esta fuera controlada y casi voluntaria.

Sin embargo, el movimiento inesperado sucedido el viernes pasado, en el que se demostró que los países emergentes podían causar mucho daño a la estabilidad de los mercados, generó hoy una psicosis latente en Wall Street.

Después de los 300 puntos perdidos el viernes, el Dow Jones hoy se dejó apenas 41 enteros, pero no consiguió levantar cabeza con la mirada puesta en los datos macroeconómicos.

Solo los resultados empresariales, como los de Caterpillar, que subió casi un 6 %, alejaron las cifras de la sensación de peligro, de esa palabra tan repetida por los análisis que es la "volatilidad".

Turquía, México, Brasil y, sobre todo, Argentina demostraron con la caída de sus divisas que son capaces de arrastrar a los gigantes de la economía, y Estados Unidos está lejos de ser una excepción.

La sensación de incertidumbre también se extendió a la posibilidad de que China, ese híbrido entre una gran potencia mundial y un país emergente, descompense todavía más la situación de los mercados si sus fragilidades quedan al aire.

Y, desde luego, como siempre que la situación parece imposible de predecir, Wall Street llora mirando a la Reserva Federal, que el miércoles acabará su reunión del Comité de Mercado Abierto con previsibles recortes en su estímulo mensual, que actualmente es de 75.000 millones de dólares, y que puede rematar este enero negro para las cotizaciones.

Así, pese a las expectativas de moderación en el festival de récords que se habían vivido el año pasado, en menos de un mes, el Dow Jones vio cómo los 16.000 puntos, su barrera de bienestar psicológico derribada el viernes, se alejaban un poco más, mientras que el selectivo S&P 500 también está ya por debajo de los 1.800 enteros.

Acerca del Autor