Ofensiva diplomática por un alto al fuego en el medio oriente cada vez más demandado

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, llegó a Beirut para reunirse con el Gobierno libanés

Beirut/Jerusalén, 24 jul.- La actividad diplomática internacional intensifica en las últimas horas sus esfuerzos por llegar al fin de los combates entre el ejército de Israel e Hizbulá en el Líbano, en la decimotercera jornada del conflicto que se desencadenó después de que la milicia chií capturara a dos militares israelíes el pasado 12 de julio.



En una escala no anunciada previamente, la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, llegó hoy a Beirut para reunirse con el Gobierno libanés y explorar la posibilidad de alcanzar un alto el fuego entre ambas partes, informaron fuentes oficiales libanesas.



Está previsto que Rice se reúna con el primer ministro, Fuad Siniora, para más tarde viajar a Israel, dentro de su gira por Oriente Medio, y entrevistarse con la ministra de Asuntos Exteriores hebrea, Tzipi Livni, y con el jefe del Gobierno, Ehud Olmert.



Por su parte, el Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea (UE), Javier Solana, señaló que varios países europeos están dispuestos a contribuir a una fuerza de paz para el Líbano, tras una reunión con el diputado libanés Saad Hariri, con quien analizó la situación en la región.



Solana resaltó la importancia que para lograrlo tendrá la conferencia internacional del próximo miércoles en Roma, en la que destacó tres asuntos básicos: el acuerdo político, la cuestión humanitaria y los elementos relativos a la seguridad.



La conferencia del llamado "Grupo del Líbano" -integrado por Francia, Reino Unido, Italia, Unión Europea, Estados Unidos, Egipto y Banco Mundial- fue convocada el pasado viernes por la secretaria norteamericana de Estado, Condoleezza Rice, para avanzar en la búsqueda de una solución que frene el conflicto.



El primer ministro británico, Tony Blair, tras reunirse en Londres con el primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, anunció que el Reino Unido prepara "urgentemente" un plan para favorecer el alto el fuego entre Israel y la milicia libanesa chií Hizbulá.



El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, manifestó que España apoya una eventual fuerza multinacional para lograr el cese del conflicto entre Israel y el Líbano, pero con la condición de que cuente con el respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU.



Moratinos se reunió en Madrid con el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, con representantes de las Juventudes del Partido Laborista israelí y de las Juventudes palestinas de Al Fatah.



El jefe de la diplomacia española confió en la Conferencia de mañana en Roma y espera que en ella haya una "señal clara" para el fin de las hostilidades, la vuelta a la negociación política y diplomática, y la concreción de una serie de compromisos humanitarios.



El rey Mohamed VI de Marruecos envió cartas a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, a la presidencia de la Unión Europea, al Vaticano y al secretario general de la ONU, Kofi Annan, para solicitar su intervención para poner fin a la actual guerra en el Líbano, informaron hoy fuentes oficiales.



En la reunión del pasado jueves del Consejo de Ministros, Mohamed VI reiteró su "apoyo total" a los "pueblos hermanos palestino y libanés".



Para mañana, informó Mena, está previsto que el presidente egipcio, Hosni Mubarak, y el rey Abdulá Bin Abdelaziz de Arabia Saudí traten sus propuestas para un "alto el fuego inmediato".



Por otra parte, el ministro israelí de Seguridad Interior, Avi Dichter, dijo hoy que Israel dispone de un plan de acción contra Hizbulá, si bien no se ha decidido cuánto tiempo se prolongará la operación, que dependerá de la evolución en el terreno diplomático.



También señaló que Israel no trata de desmantelar a Hizbulá en el Líbano, sino "cortar el abastecimiento de armas que recibe desde Siria y garantizar que cesan los ataques contra su país".



Ya en el campo de batalla, el grupo chií volvió a disparar cohetes "Katiusha" contra el norte de Israel, y afirmó que uno de sus milicianos ha muerto en enfrentamientos con las tropas israelíes en el sur del Líbano, informaron radios locales.



Mientras, una persona murió y otras diez resultaron heridas en nuevos bombardeos israelíes contra el sur libanés, según la emisora "La Voz del Líbano".



La víctima perdió la vida en Halusiye, al este de Tiro, por un misil disparado por un avión israelí, y en Hinniye, también en el sur, cuatro personas resultaron heridas.



Otras seis personas sufrieron heridas en Dueir, un pueblo de la región sureña de Sidón.



Los aviones militares israelíes reanudaron sus bombardeos contra Nabatieh y otras regiones del sur libanés, afirmó la citada emisora.



Fuentes militares de Israel revelaron que dos pilotos israelíes murieron al estrellarse su helicóptero al norte de Safed, cerca de la frontera con el Líbano.



Un portavoz militar confirmó a Efe que el helicóptero no fue derribado por un cohete de la guerrilla libanesa Hizbulá y desmintió las informaciones en este sentido procedentes del Líbano.



El helicóptero, del tipo Apache, sufrió un avería técnica y al realizar un aterrizaje de emergencia la hélice se enredó en unos cables eléctricos.



Hasta hoy, más de 370 libaneses han muerto, la mayoría civiles, mientras que en Israel la cifra asciende a 37, la mitad civiles.



Este panorama bélico sigue provocando la evacuación de ciudadanos extranjeros del Líbano a otros países, entre ellos Chipre, cuyo ministro de Transporte, Charis Thrasou, aseguró que la capacidad de la isla para asistir a los evacuados ha llegado al límite.



El ministro chipriota hizo también un llamamiento para que se envíen aviones que trasladen de inmediato a los residentes extranjeros a sus hogares y así "aliviar la presión a la que está sometida Chipre", informó la agencia chipriota CNA.



Desde que comenzó la oleada de evacuados, que según el ministro ha llegado a 35.000 personas, las autoridades les ofrecen alojamiento en escuelas, estadios cubiertos y en las instalaciones de la feria internacional de Chipre, en Nicosia.



Thrasou afirmó que de los 35.000 extranjeros que han llegado a la isla huyendo de los bombardeos israelíes contra el Líbano, unos 20.000 ya han abandonado el país.

Acerca del Autor