Panamá está tranquilo y sin nervios

El Gobierno de Panamá descartó hoy que los ingresos fiscales de 2014 se vean afectados por el conflicto que ha ralentizado la ampliación del Canal, un proyecto que busca ser reflotado por las partes involucradas con unas negociaciones que tiene como plazo límite el 1 de febrero próximo.

El ministro panameño de Economía y Finanzas, Frank De Lima, afirmó este lunes que la crisis que amenaza con paralizar la construcción del tercer juego de esclusas del Canal "no tiene ningún impacto" fiscal este año.

El ingreso contemplado para el Gobierno Central en 2014 "es el mismo que tiene el Canal presupuestado", de 1.138 millones de dólares, aseveró De Lima.

Añadió que en caso de concretarse un paro, no superaría "el par de meses", y que eso quizá obligaría a "correr un poco", hasta 2016, la llegada de los nuevos ingresos por concepto de peajes.

La construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá debía estar lista en octubre de este año, según el contrato firmado por el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), pero ya antes de esta crisis el consorcio anunció un retraso hasta junio de 2015.

El GUPC anunció el pasado 30 de diciembre que "sobrecostos" superiores a 1.600 millones de dólares lo había dejado sin efectivo y que por ello paralizaría las obras en 21 días, lo que finalmente no ocurrió para dar oportunidad a las negociaciones iniciadas el pasado día 7.

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el Grupo, liderado por la española Sacyr y la italiana Impregilo, intentan acordar un plan financiero que reflote la construcción de las nuevas esclusas de la vía, un proyecto que tiene un adelanto de entre 65 % y casi 70 %.

El consorcio reclama al Canal los más de 1.600 millones de dólares en "sobrecostos", pero la ACP no reconoce esos montos y exige que sea el arbitraje internacional previsto en el contrato el que decida sin que ello implique la paralización de las obras.

Este lunes no se concretó una reunión, que en realidad nunca estuvo en firme, entre la ACP, el GUPC y Zurich, garante del proyecto de las nuevas esclusas, obra que se adjudicó el consorcio en el 2009 por su oferta de 3.118 millones de dólares.

Fuentes de la ACP confirmaron este lunes a Efe que la fecha de ese encuentro aún no está definida.

El administrador de la ACP, Jorge Quijano, anunció la posible celebración de esa reunión la semana pasada, al término del primer encuentro de la tres partes, en el que la aseguradora presentó un plan financiero que el funcionario panameño dijo entonces podría significar una "solución a largo plazo" al conflicto contractual.

Las partes negocian desde el martes pasado en base a un protocolo que establece que las conversaciones se mantendrán en principio hasta el próximo 1 de febrero, sin que ninguna comente sobre la evolución de las mismas.

Este lunes los gobiernos de España e Italia reiteraron su interés en el conflicto que amenaza la ampliación de la vía interoceánica panameña, por donde pasa cerca del 6 % del comercio mundial.

Acerca del Autor