Para los estudiantes que están aprendiendo Inglés

Bajo la ley 'Que ningún niño se quede atrás', los padres de los estudiantes que están aprendiendo el idioma inglés pueden esperar lo siguiente:



1. Su hijo/a recibirá una educación de calidad y será enseñado por maestros altamente capacitados.



El Presidente Bush y el Secretario de Educación Rod Paige creen que la clave de una educación de calidad es la capacidad del maestro. La nueva ley de educación requiere que a finales del año escolar 2005-2006, todos los maestros que enseñan las materias académicas básicas sean altamente capacitados, incluyendo a los maestros de los estudiantes que están aprendiendo el idioma inglés.



2. Su hijo/a aprenderá inglés y todas las materias tales como la lectura, la expresión oral y escrita, y las matemáticas, al mismo nivel académico que todos los demás alumnos.



Para que los alumnos no anglohablantes triunfen en sus estudios, las escuelas tienen que ofrecerles a estos estudiantes las mismas oportunidades para cumplir con los mismos requisitos académicos de alta calidad que sus compañeros. La ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás no obliga a las escuelas a utilizar un determinado método para la enseñanza del inglés, y tampoco prohíbe que un alumno aprenda otro idioma.



3. Sabrá si se ha determinado y recomendado que su hijo sea colocado en un programa de aprendizaje del idioma inglés y, podrá aceptar o rechazar tal colocación.



Un padre o tutor debe ser notificado cuando se determina y recomienda que su hijo/a debe ser colocado en un programa de instrucción del idioma inglés y la razón de la determinación y el método de instrucción que se empleará en el programa, así como los requisitos con que el alumno debe cumplir para poder salir del programa. La notificación debe ser en el lenguaje o manera más fácil de comprender.



4. Podrá elegir otro programa educativo de aprendizaje del inglés para su hijo/a, si hay uno disponible.



Los padres pueden elegir entre varios programas de aprendizaje del idioma inglés en su escuela, si se cuenta con más de uno. Si su hijo ha sido colocado en un determinado programa de aprendizaje del idioma inglés que no está cumpliendo con sus necesidades educativas, el padre puede optar por trasladar a su hijo a otro programa disponible en el distrito.



5. Podrá trasladar a su hijo a otra escuela si su escuela ha sido clasificada como una escuela que “necesita mejoramiento”.



Si se determina que la escuela “necesita mejoramiento”, las disposiciones de la ley relativas a la libre elección de escuela pública le da a los padres con hijos en esas escuelas la opción de trasladar a sus hijos a otra escuela de mejor rendimiento en ese distrito escolar la cual puede ser una escuela charter cercana, y el distrito pagará o proveerá el transporte.



6. Podrá solicitar servicios suplementarios para su hijo, como la tutoría si su escuela ha sido clasificada por dos años consecutivos como una escuela que “necesita mejoramiento”.



Un servicio suplementario es ayuda educativa adicional que se ofrece a los alumnos, tal como la tutoría y otros servicios de instrucción fuera de las horas de clase. Los alumnos de familias de escasos recursos económicos que están matriculados en una escuela que “necesita mejoramiento” por dos o más años, pueden beneficiarse de tales servicios.



7. Su hijo/a tomará un examen cada año para evaluar su progreso en el aprendizaje del idioma inglés.



Los exámenes son usados para evaluar cómo se están desempeñando y lo que han aprendido los alumnos. La ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás establece la administración de exámenes anuales para saber cómo están progresando los estudiantes en el aprendizaje del inglés a partir del kindergarten hasta el doceavo grado. Las escuelas deben informar a los padres, entre otras cosas, sobre el progreso de su hijo en el aprendizaje del inglés.



8. Recibirá información sobre el rendimiento académico de su hijo/a en los exámenes académicos.



Conforme a la ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás todos los estudiantes del tercer al octavo grado tomarán un examen cada año, y los del noveno al doceavo grado tomarán exámenes al menos una vez en matemáticas, lectura y expresión oral y escrita.



La ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás dispone que los padres sean notificados sobre el progreso académico de su hijo/a en estas materias, y hasta donde sea posible, que dicha notificación se efectúe en la lengua que los padres entienden mejor.



9. Su hijo será enseñado con métodos cuya eficacia ha sido comprobada científicamente.



Los alumnos que están aprendiendo el inglés pueden adquirir el dominio total del inglés y dominar materias avanzadas y estimulantes cuando ingresan en programas de alta calidad y con maestros altamente capacitados. La ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás establece que los programas para los estudiantes no anglohablantes financiados por esta ley utilizarán un plan de estudios y métodos de instrucción con base en la investigación científica.



10. Su hijo/a se contará con la oportunidad de alcanzar su máximo potencial académico.



Por primera vez en la historia de la educación pública, existe una ley federal que responde específicamente a la brecha que existe en el rendimiento académico entre los alumnos de grupos minoritarios y sus compañeros poniendo en práctica fuertes medidas de responsabilidad. Una educación primaria y secundaria (K-12) de calidad, ayudará a que todo alumno que aspire a una educación universitaria esté preparado académicamente para ingresar en una institución de enseñanza superior.



La ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás

Una nueva era en la educación pública.

www.ed.gov

1800-USA-LEARN




U.S. Department of Education

Acerca del Autor