Piden a FARC liberar secuestrados enfermos, tras la entrega de policías

También el cadáver del mayor Julián Ernesto Guevara, quien murió en poder de los rebeldes

Familiares de secuestrados reiteraron hoy a las FARC, que liberó ayer a dos policías, su petición para que dejen libertad a los enfermos y entreguen el cadáver del mayor Julián Ernesto Guevara, quien murió en poder de los rebeldes.



La presidenta de la Asociación de Familiares de Uniformados Secuestrados, Marleny Orjuela, agradeció a las FARC la liberación de los dos uniformados, pero les reclamó, "como un gesto de humanidad para con la familia Guevara", la entrega del cadáver del mayor, de cuyo fallecimiento se cumplirán dos años el próximo martes.



Los policías Eder Luis Almanza Patrón y Carlos Alberto Legarda, que llevaban cuatro meses secuestrados, fueron entregados el sábado al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), en las selvas del sur del país, cerca al Ecuador.



Guevara fue secuestrado en noviembre de 1998 durante un ataque de las FARC a Mitú, capital del departamento amazónico del Vaupés, fronterizo con Brasil.



El mayor formaba parte de un grupo de 34 oficiales y suboficiales de la Fuerza Pública, 22 políticos y tres ciudadanos de EEUU que los rebeldes mantienen como rehenes y que considera canjeables.



Las FARC, la más antigua y numerosa organización rebelde de Colombia, pretende canjear a los 58 secuestrados, algunos de ellos desde hace casi ocho años, por cerca de 500 guerrilleros presos en cárceles del país y dos extraditados a EEUU.



Orjuela afirmó que "el mensaje que recibimos con la muerte del mayor Guevara en cautiverio nos está indicando que hay muchos, por no decir que todos los que están cautivos, en mal estado de salud".



En este sentido, pidió a las FARC, una organización armada ilegal considerada terrorista, que "por favor nos entreguen a los soldados y policías que están en delicado estado de salud".



Reclamó pruebas de supervivencia "de nuestros familiares, pues desde hace tres años no sabemos nada de ellos", como no se supo desde entonces del mayor Guavara, hasta que se informó, en febrero pasado, de su muerte.



Un comité integrado por los gobiernos de España, Francia y Suiza, viene buscando hace varios meses un acuerdo para un intercambio humanitario, que permita la liberación de los secuestrados, pero persisten discrepancias de fondo entre las partes para concretarlo.



Las FARC exigen la desmilitarización de dos localidades del suroeste del país, petición a la que el presidente Alvaro Uribe se ha opuesto, aunque aceptó en diciembre pasado hacerlo en una pequeña aldea en la región, pedida por la organización insurgente.



Uribe, tras conocer la liberación de los policías dijo que "el Gobierno agradece la discreta y eficaz tarea" de la CICR, y afirmó que ella demuestra "que para liberar secuestrados, no se necesita zona de despeje".



Por su parte, el candidato presidencial Alvaro Leyva, quien medió, junto con el nonagenario ex presidente Alfonso López (1974-1978) para la entrega de los dos policías, aseveró hoy que la afirmación del mandatario adolece de imprecisiones.



El sábado 18 de marzo, junto con el ex presidente viajó hacia el lugar en donde les entregarían los dos policías, pero la liberación no se concretó entonces, dijo el político, por la presencia militar en la zona.



Para que el CICR actúe, recordó, las partes deben dar su autorización y por ello "me parece que (Uribe) no fue exacto cuando dice que no se necesita despejar".



Leyva agregó que en materia de liberación de secuestrados "se podría hacer muchos más, si Uribe no obstruyera, si no fuera tan empecinado en obstaculizar" los procesos para ello.



Consideró que la actitud del mandatario, que aspira a la reelección en los comicios de este año, cuya primera vuelta está prevista para el 28 de mayo, no es justa "con la gente que todavía no ha podido regresar a sus hogares".



Acerca del Autor