Pontiac Solstice GXP de 2009: ¡Acostúmbrese a llamar la atención!


A los amigos que se niegan a aceptar los años tal como van llegando, que se pintan el cabello con esos tintes que deben cambiar cada dos semanas y a veces se les pone de colores graciosos, les tengo esta semana la fórmula perfecta para lucir unos añitos más tiernos de los que cargan en el documento de identidad: el Pontiac Solstice GXP del 2009. Un auto que con sólo montarse en él les quitará unos abriles de encima. A mi me sucedió.


Heredero de aquel pequeño modelo roadster de 2006, que causó gran revuelo cuando se presentó a manera de concepto para convertirse en el auto más emblemático de Pontiac, viene ahora con 260 caballos de fuerza que le roncan los timbales, con un potente motor Ecotec de cuatro cilindros en línea que con 2.0 litros, apertura variable de válvulas y turbocargador, que se acopla a una transmisión manual de cinco relaciones que envía la potencia a las ruedas traseras.


El Solstice en su versión GXP es un auto rápido. Sus cifras de aceleración son infinitamente mejores que en el modelo base y aún así logra tener mejores números en términos de economía de combustible con 19 millas por galón en la ciudad y unas impresionantes 28 millas por galón en la carretera.


En el apartado del comportamiento dinámico, el Solstice GXP exhibe un empuje simplemente magnífico. Las recuperaciones son sorprendentes, porque el motor sube de revoluciones con facilidad y catapulta al GXP a velocidades de infarto en segundos.


El ‘rejuvenecedor’ modelo se comporta muy bien en curvas, con un comportamiento neutral y muy predecible que facilita rodar rápido en caminos sinuosos. La suspensión tiene un ajuste excelente, es suficientemente rígida para brindar un manejo deportivo adecuado para los que le gusta llegar al máximo. Allí es cuando sus capacidades son bastante serias, porque acelera y curvea de manera excelente.


Elementos de seguridad como el Control de Estabilidad, Control de Tracción, bolsas de aire frontales, bloqueo para el diferencial trasero y frenos ABS hacen el equipamiento de seguridad.


El volante con ajuste en altura, más no telescópico cuenta con mandos para el sistema de audio que muestra un desempeño bastante bueno e incorpora cargador de 6 CDs. Una conexión Bluetooth para el teléfono móvil también está presente así como espejos y cristales eléctricos. El toldo ha ganado elementos de aislamiento acústico.


Estilísticamente hablando, la capota convertible del roadster es un triunfo. Cierto, este carro luce mejor con la capota abajo, pero incluso con ella arriba el perfil es estilizado. El truco para la lograda apariencia está en un par de paneles de navegación tipo Ferrari Dino, o contrafuertes, flanqueando la ventana trasera vertical y ajustados sobre las superficies en forma de lágrima detrás de los asientos del roadster. Su techo puede configurarse de tres maneras diferentes y de esta manera la diversión y la variedad están aseguradas para que el aburrimiento sea una palabra que borres definitivamente de tu vocabulario.


Indudablemente la opción más elegida será la del techo rígido (a mí es la que más me gusta), pero si el clima lo amerita y tu ánimo lo solicita tendrás el chance de elegir por la opción del techo de lona que luego podrás guardar cómodamente en un compartimiento del baúl o bien si el sol llama a tu puerta podrás viajar totalmente al descubierto con el techo abierto y sin límites para que disfrutes de la velocidad, la comodidad y un cielo infinito.


Lo más importante de este modelo, es que impulsa la imagen de Pontiac con un vehículo de apariencia seductora y desempeño a la altura de las marcas más reconocidas. Precisamente es lo que en su reorganización, GM quiere hacer de Pontiac: una marca de nicho, ofreciendo vehículos exclusivos, de bajo volumen, pero sofisticados, de buen manejo y gran valor por precio.


Este Pontiac Solstice comienza por debajo de los $25,000 y para 2009 se ofrece en dos estilos diferentes de carrocería, uniéndose a la gama una nueva versión coupé. Todos los modelos Solstice 2009 vienen con frenos antibloqueo, sistema Stabilitrak, control de tracción y un diferencial de desplazamiento limitado.

Acerca del Autor