BREAKING NEWS
Incinerar basura, una condena de 30 años que expertos mexicanos buscan evitar Raúl Estrada México, 14 jun (EFE).- La quema de 4.500 toneladas de basura al día durante 30 años en la Ciudad de México no solo violará las leyes nacionales de protección al medioambiente, sino convenios internacionales, advirtieron hoy expertos que rechazan una planta que tendrá esa misión. Y es que la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México otorgó a Proactiva Medio Ambiente, del grupo francés Veolia, una licitación para que construya una planta de termovalorización que producirá electricidad para las 12 estaciones del Metro a partir de la quema de 4.500 de las casi 13.000 toneladas de basura que genera la urbe. La termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor y, con el vapor producido, generar energía eléctrica. Los desechos restantes de la incineración se pueden emplear en la industria de la construcción. Raúl Sergio Cuéllar, director técnico de desechos sólidos en Ciudad de México de 1997 a 2005, explica a Efe que el concepto termovalorización es un eufemismo para no llamar a la quema de basura por su nombre: incineración. “México firmó el Convenio de Estocolmo para frenar la incineración, entonces no puede aceptar tecnologías que generan sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables como las dioxinas y los furanos, porque no hay manera de contenerlas”, señala Marisa Jacott, directora de la organización Fronteras Comunes. A través del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, en vigor en México desde 2004, los países se comprometen a “poner fin a la incineración de desechos a cielo abierto y otras formas controladas de incineración”, incluida la de vertederos. Según Veolia, que opera 63 plantas de este tipo en todo el mundo, la termovalorización es un proceso que reduce los gases de efecto invernadero (GEI), controla las emisiones de dioxinas y furanos y es reconocido en Europa por su eficiencia energética. Estas plantas operan en muchas ciudades del mundo y “están sumamente controladas, vigiladas por las autoridades, para cumplir con todos los estándares y normas ambientales”, dice a Efe Federico Casares, director de Desarrollo de Negocios y Relaciones Institucionales de Veolia México. El jefe de la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México, Jaime Slomianski, quien no estuvo disponible para ser entrevistado por Efe, también ha defendido esta tecnología y asegurado que está respaldada por resultados ambientales satisfactorios en Europa y Asia. Sin embargo, en enero de 2017 un documento de la Unión Europea advirtió que “la eliminación, ya sea en vertederos o mediante incineración con escasa o nula recuperación de energía, es habitualmente la opción menos favorable para reducir las emisiones de GEI”. Además de violar el Convenio de Estocolmo, organizaciones ambientalistas denuncian que la incineración de residuos atenta contra el derecho a un medioambiente sano garantizado por la Constitución, y viola normas sobre manejo de rellenos sanitarios y la emisión de sustancias peligrosas al ambiente. El director de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani, asegura que tras el cierre del relleno sanitario del Bordo Poniente en 2011, el más grande de América Latina con una extensión de 721 hectáreas, se perdió la oportunidad de implementar un modelo de gestión basado en basura cero. “Lo dejaron pasar y hoy nos dicen: o mandamos la basura a quemar o se joden y la basura va a estar en las calles. El Gobierno de la Ciudad de México se está dando un tiro en el pie”, señala. Basura cero es un modelo de gestión de residuos sólidos urbanos que tiene como objetivo reducir la generación de basura y recuperar los materiales, en vez de eliminarlos. Ramón Ojeda Mestre, experto en derecho ambiental internacional, denuncia además que no hubo proceso de saneamiento del Bordo -que recibió 76 millones de toneladas de basura en el tiempo que operó (1985-2011)-, como estipula la norma sobre tratamiento de residuos sólidos urbanos. Ahí se construirá la planta de Veolia, la primera de este tipo en América Latina y que empezará a operar en 2020, violando además la norma sobre residuos peligrosos, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos e incluso el Acuerdo de París, que fija las metas para reducir la emisión de GEI. “Si de todo eso no nos hacen caso aquí, iremos a tribunales internacionales y desde luego que nos lo van a conceder, va a quedar México en ridículo”, advierte Ojeda sobre los planes de los grupos ambientalistas para echar atrás el contrato para la construcción, operación y mantenimiento de esa instalación durante los próximos 33 años.

Presidente Uribe otorga Medalla al Mérito Cultural a Yvonne Nicholls

Por fomentar la labor periodística en Colombia durante 35 años, a través de la creación y difusión del ‘Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar’, y por ser una de las figuras más destacadas en las relaciones públicas en el país, el Presidente Álvaro Uribe Vélez condecoró este viernes a Yvonne Nicholls con la Medalla al Mérito Cultural.

Este galardón lo creó el Ministerio de Cultura para reconocer y exaltar a las personas y las instituciones artísticas o culturales que desarrollen actividades de esta índole y que estén comprometidas con el posicionamiento de las artes y la cultura como una de las dimensiones fundamentales de la vida artística y cultural colombiana.

Las siguientes fueron las palabras del Jefe de Estado durante la imposición de la condecoración, realizada este viernes 14 de mayo en el Salón de Gobelinos, de la Casa de Nariño.

“A la señora Ministra de Cultura (Paula Marcela Moreno), a mis compañeros de Gobierno y a mí nos honra enormemente tener la oportunidad de entregar la máxima condecoración del Ministerio de la Cultura a Yvonne Nicholls, una institución de la Patria.

Ayer en este mismo recinto lanzábamos el Gran Concierto Nacional del 20 de Julio, este año con la trascendental importancia del Bicentenario. Y eso nos producía muchas reflexiones.

La cultura es el factor finalmente integrador de la Nación, es el factor que va llevando la memoria histórica en su proyección al futuro de la Patria. Uno se pregunta en medio de tantas dificultades, escasos 47 años de paz en 200 años de vida independiente. ¿Cómo hemos logrado consolidar una gran Nación? Parecen muchos elementos; diría yo que la buena madera de los colombianos y el elemento cultural.

Hace pocos días en el Foro Económico Mundial en Cartagena un médico de los Estados Unidos, interesado en promover una gran alianza con una fundación médica nuestra, nos decía que nunca había venido a Colombia, que era la primera vez que visitaba al país, y que estaba muy bien impresionado y sorprendido, porque observaba en la expresión de cada colombiano alegría, desprevención, sonrisa.

Yo me emocioné. Le dije ‘médico, siquiera lo observó, porque allí hay una gran expresión del capital social de mis compatriotas. Con tanta tragedia, con 150 años de violencia, en la expresión de cada colombiano debería haber amargura, pero no. Se da esto que usted dice que es desprevención, que es alegría, que es placidez. Qué importante que usted nos reconozca eso’.

Yo creo que eso ha ayudado a mantener y a consolidar la Nación e indudablemente la cultura, todo lo que nos ha dividido.

Al otro día del Grito de Independencia ya estábamos divididos. El General Santander, de escasos 18 años, se enrolaba en un ejército, pero no para consolidar la Independencia sino en el ejército centralista del General Nariño, que salía a combatir el ejército descentralista de las provincias unidas que desde Tunja enviaba don Camilo Torres.

Divididos finalmente. (José María) Obando, por ejemplo, que había acompañado todas las ideas de educación del General Santander, lanza la Guerra de los Supremos para apoyar las ideas de educación del General Bolívar.

Todas estas frustraciones nacionales por violencia y división, y uno lo podría mirar en todos los momentos de la historia; sin embargo, la cultura nos ha unido. Creo que la cultura ha sido un elemento muy importante para servir de lazo entre un ciudadano y el otro, entre los dos y los demás, y lograr esa gran unión de nuestro pueblo que le ha permitido operar como Nación.

Y la cultura conecta eso que el pensador inglés llama la Patria, que es ese pacto diario entre los que se fueron, los presentes y los que habrán de venir.

Y aquí tenemos una obrera de la cultura, que no lo ha hecho por esnobismo ni por temporada sino durante toda su vida: Yvonne Nicholls. Un reconocimiento general de los colombianos.

Así como la cultura une a los colombianos por encima de todas las diferencias, Yvonne Nicholls es uno de esos personajes de la Patria que une a los colombianos por encima de todas sus diferencias.

Su trabajo cultural de 35 años, apreciada Yvonne, ha sido un trabajo que ha unido a los colombianos. Sus compatriotas todos, desde los diferentes ángulos del pensamiento político, del pensamiento económico, de la apreciación sociológica de la Patria, sentimos por usted una gran admiración, reconocemos su tesonero trabajo, su gran dedicación.

Ser obrero de la cultura en un país, por ejemplo con tantas falencias presupuestales para la cultura, con no muchas posibilidades de empresas que hagan mecenazgo, es muy difícil. Y usted ha sorteado dificultades, limitaciones y ha perseverado en favor de los colombianos. Usted, como la cultura a la que usted ha servido, ha ayudado enormemente a la unidad de la Patria a la consolidación del pueblo colombiano como Nación.

Y qué bueno en este año del Bicentenario, al reconocer los méritos de muchos colombianos reconocer los suyos, lo hacemos con patriotismo.

Yo tengo una razón muy particular de afecto y de familia porque varios de los míos fueron, tuvieron una gran amistad con su padre. Y he tenido el privilegio de conocer desde que éramos pequeños a Yvonne Nicholls. Pero por sobre todo, el reconocimiento que tenemos los colombianos a una persona de la Patria que nos ha mantenido unidos en medio de la diversidad por su gran trabajo en favor de la cultura, en favor del talento, en favor del pluralismo.

Muchas gracias, Yvonne. Y nos sentimos muy honrados de colocar en usted la máxima condecoración de la cultura colombiana”.


BOGOTÁ

Acerca del Autor