Prevenir enfermedades crónicas: una inversión vital

En los países de ingresos medianos y bajos se producen el 80% de todas las muertes provocadas por este tipo de enfermedades.

Las enfermedades crónicas son la principal causa de muerte en el mundo. Un esfuerzo mundial para su prevención permitiría salvar la vida a 36 millones de personas de aquí a 2015. Así lo señala la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su informe Prevención de las enfermedades crónicas: una inversión vital.



Cada año, unos 17 millones de personas mueren prematuramente a causa de esta epidemia mundial de enfermedades crónicas, entre ellas cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, cáncer y diabetes. En los países de ingresos medianos y bajos se producen el 80% de todas las muertes provocadas por este tipo de enfermedades.



La OMS estima que si no se adoptan medidas, 338 millones de personas morirán a causa de ellas en los próximos 10 años, y países como China, Rusia o India podrían ver recortada su renta en una cantidad entre 200.000 y 550.000 millones de dólares por esta causa.



Asimismo, la OMS propone un nuevo objetivo mundial: reducir la tendencia prevista para la tasa de mortalidad por enfermedades crónicas en un 2% anual hasta 2015. Esto será posible si todos los sectores, gobierno, industria privada, sociedad civil y comunidades colaboran en ello.



Afrontar primero otras enfermedades como el VIH/SIDA, el paludismo y la tuberculosis, dejando para más tarde las enfermedades crónicas sería un grave error, pues una década después el problema será mucho mayor.



La mayoría de las enfermedades crónicas graves se deben al sedentarismo, el consumo de tabaco o una alimentación inadecuada. Sólo con la eliminación de estos tres factores de riesgo se puede prevenir, según la OMS, hasta el 80% de las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y más del 40% de los casos de cáncer. Se deben aplicar una serie de medidas baratas que supondrían rápidas mejoras para la salud. Entre ellas, la reducción de la sal en las comidas, una adecuada alimentación escolar y los impuestos sobre los productos de tabaco. Sin olvidar el problema creciente de la obesidad que ya afecta a mil millones de personas y, según previsiones de la OMS, la cifra superará los 1.500 millones para 2015 si no se adoptan medidas inmediatas.



"Los sistemas de salud de las sociedades industrializadas están diseñados de acuerdo con las necesidades de hace cuarenta años, cuando lo prioritario era atender los procesos agudos: infartos, apendicitis, traumatismos, accidentes vasculares", explica Rafael Bengoa, director de Sistemas y Políticas de Salud de la OMS, en Ginebra (Suiza). Actualmente, en las salas de espera de hospitales y consultorios predominan los enfermos con dolencias de larga duración cuya esperanza y calidad de vida estriban en que reciban una atención adecuada. El éxito del modelo sanitario dependerá en gran parte, según Bengoa, de la participación activa de la sociedad civil, las asociaciones de usuarios que pueden aportar su experiencia y las propuestas que supondrían ahorros importantes en los presupuestos de salud. Se pueden cambiar algunas estructuras y obtener mejores resultados clínicos para pacientes crónicos sin aumentar el presupuesto sanitario. Los especialistas proponen que el paciente, pasada la fase de mayor gravedad, se convierta en gestor de su propia dolencia. Esto podría abordarse con una formación adecuada, consejos e intervenciones en grupo para que los propios enfermos compartan experiencias y participen en iniciativas de autoayuda.



Ante unas sociedades con esperanza de vida creciente, con el desafío del envejecimiento de las poblaciones desarrolladas y estilos de vida inadecuados en muchas ocasiones, el Dr. LEE Jong-Wook, Director General de la OMS afirma con rotundidad que "es fundamental que los países examinen y apliquen las medidas sanitarias que se sabe que pueden reducir las muertes prematuras por enfermedades crónicas. El precio de la inacción está claro y resulta inaceptable".





María José Atiénzar
ccs@solidarios.org.es

Acerca del Autor