Probada la eficacia de un fármaco contra el cáncer avanzado de próstata

El cáncer de próstata es el tumor más frecuente en los varones y la segunda causa de muerte por cáncer en el sexo masculino.

Docetaxel, un fármaco quimioterápico, demostró ser capaz de alargar dos meses la vida de los pacientes con tumores de próstata que ya se han extendido a los huesos y otras zonas del cuerpo.



Los fármacos contra este cáncer empleados hasta ahora lograban cierta mejoría de los síntomas pero no más meses de vida.



El cáncer de próstata es en estos momentos el tumor más frecuente en los varones y la segunda causa de muerte por cáncer en el sexo masculino. Cuando esta enfermedad está localizada en el interior de la próstata el tratamiento es relativamente sencillo y sobre todo eficaz: se recurre a la cirugía para extirpar la glándula o bien se aplica radioterapia sobre la misma.



Sin embargo, cuando este tipo de cáncer produce metástasis invadiendo otras zonas del cuerpo –el hueso es el lugar preferido por estas células-, no existe posibilidad de curar la enfermedad.



Afortunadamente, las células del cáncer de próstata se caracterizan por depender de las hormonas masculinas (andrógenos) para seguir creciendo. Por eso el tratamiento inicial de este tumor incluye la castración, bien quirúrgica (extirpación de los testículos) o química (con fármacos que anulan la actividad hormonal masculina).



Sin embargo, la terapia hormonal sólo consigue una tregua para estos pacientes, y es que el 100% de estos tumores se hacen insensibles a los andrógenos con el tiempo. Es decir, comienzan a crecer independientemente de las hormonas masculinas, algo que ocurre antes de los dos años de la terapia hormonal.



A partir de este momento el cáncer de próstata se comporta como una enfermedad penosa por los dolores óseos y otros problemas que la suelen acompañar y acaba con la vida del paciente en unos 12 meses.



Una quimioterapia más eficaz



En estas fases del cáncer, el único recurso para el paciente es someterse a una quimioterapia que hasta ahora sólo ofrecía cierta mejoría de los síntomas, o bien a sesiones de radioterapia sobre las zonas de hueso más dolorosas.



Dos nuevos trabajos publicados en 'The New England Journal of Medicine' emplean docetaxel, un agente quimioterápico que favorece la muerte de las células cancerosas por un mecanismo denominado apoptosis, para el manejo de estas fases avanzadas de las neoplasias prostáticas.



En total los dos ensayos han analizado más de 1.700 pacientes con cáncer de próstata avanzado que recibieron el tratamiento clásico o alguna de las nuevas combinaciones. Todos los casos fueron seguidos hasta el momento de la muerte y evaluándose además la respuesta al dolor, mejoras en la calidad de vida o los niveles de antígeno prostático (PSA) en la sangre, un indicador cuyos niveles disminuyen a medida que se controla el cáncer.



La combinación de docetaxel bien con prednisona o con estramustina consigue mejores resultados que la quimioterapia clásicamente utilizada hasta el momento (una combinación de prednisona y mitoxantrona).



En ambos ensayos clínicos los pacientes que recibieron la combinación con docetaxel tuvieron mayor supervivencia (unos dos meses) que los tratados de forma clásica. Es más, uno de los ensayos evaluó también los efectos sobre el dolor y la calidad de vida de estos sujetos: también se obtuvieron mejores resultados en este campo con docetaxel que con la combinación mitoxantrona–prednisona.



Los resultados, según los autores del estudio, apoyan el empleo de este nuevo régimen de quimioterapia para los pacientes con cáncer de próstata avanzado que ya no es sensible a los andrógenos. La clave del manejo de este tipo de tumores es averiguar por qué mecanismos las células tumorales se hacen insensibles a las hormonas masculinas.



A medida que se vayan identificando estos 'regates' de las células cancerosas al control hormonal, iremos progresando aún más en la terapia contra las mismas.





Acerca del Autor