BREAKING NEWS
Incinerar basura, una condena de 30 años que expertos mexicanos buscan evitar Raúl Estrada México, 14 jun (EFE).- La quema de 4.500 toneladas de basura al día durante 30 años en la Ciudad de México no solo violará las leyes nacionales de protección al medioambiente, sino convenios internacionales, advirtieron hoy expertos que rechazan una planta que tendrá esa misión. Y es que la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México otorgó a Proactiva Medio Ambiente, del grupo francés Veolia, una licitación para que construya una planta de termovalorización que producirá electricidad para las 12 estaciones del Metro a partir de la quema de 4.500 de las casi 13.000 toneladas de basura que genera la urbe. La termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor y, con el vapor producido, generar energía eléctrica. Los desechos restantes de la incineración se pueden emplear en la industria de la construcción. Raúl Sergio Cuéllar, director técnico de desechos sólidos en Ciudad de México de 1997 a 2005, explica a Efe que el concepto termovalorización es un eufemismo para no llamar a la quema de basura por su nombre: incineración. “México firmó el Convenio de Estocolmo para frenar la incineración, entonces no puede aceptar tecnologías que generan sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables como las dioxinas y los furanos, porque no hay manera de contenerlas”, señala Marisa Jacott, directora de la organización Fronteras Comunes. A través del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, en vigor en México desde 2004, los países se comprometen a “poner fin a la incineración de desechos a cielo abierto y otras formas controladas de incineración”, incluida la de vertederos. Según Veolia, que opera 63 plantas de este tipo en todo el mundo, la termovalorización es un proceso que reduce los gases de efecto invernadero (GEI), controla las emisiones de dioxinas y furanos y es reconocido en Europa por su eficiencia energética. Estas plantas operan en muchas ciudades del mundo y “están sumamente controladas, vigiladas por las autoridades, para cumplir con todos los estándares y normas ambientales”, dice a Efe Federico Casares, director de Desarrollo de Negocios y Relaciones Institucionales de Veolia México. El jefe de la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México, Jaime Slomianski, quien no estuvo disponible para ser entrevistado por Efe, también ha defendido esta tecnología y asegurado que está respaldada por resultados ambientales satisfactorios en Europa y Asia. Sin embargo, en enero de 2017 un documento de la Unión Europea advirtió que “la eliminación, ya sea en vertederos o mediante incineración con escasa o nula recuperación de energía, es habitualmente la opción menos favorable para reducir las emisiones de GEI”. Además de violar el Convenio de Estocolmo, organizaciones ambientalistas denuncian que la incineración de residuos atenta contra el derecho a un medioambiente sano garantizado por la Constitución, y viola normas sobre manejo de rellenos sanitarios y la emisión de sustancias peligrosas al ambiente. El director de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani, asegura que tras el cierre del relleno sanitario del Bordo Poniente en 2011, el más grande de América Latina con una extensión de 721 hectáreas, se perdió la oportunidad de implementar un modelo de gestión basado en basura cero. “Lo dejaron pasar y hoy nos dicen: o mandamos la basura a quemar o se joden y la basura va a estar en las calles. El Gobierno de la Ciudad de México se está dando un tiro en el pie”, señala. Basura cero es un modelo de gestión de residuos sólidos urbanos que tiene como objetivo reducir la generación de basura y recuperar los materiales, en vez de eliminarlos. Ramón Ojeda Mestre, experto en derecho ambiental internacional, denuncia además que no hubo proceso de saneamiento del Bordo -que recibió 76 millones de toneladas de basura en el tiempo que operó (1985-2011)-, como estipula la norma sobre tratamiento de residuos sólidos urbanos. Ahí se construirá la planta de Veolia, la primera de este tipo en América Latina y que empezará a operar en 2020, violando además la norma sobre residuos peligrosos, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos e incluso el Acuerdo de París, que fija las metas para reducir la emisión de GEI. “Si de todo eso no nos hacen caso aquí, iremos a tribunales internacionales y desde luego que nos lo van a conceder, va a quedar México en ridículo”, advierte Ojeda sobre los planes de los grupos ambientalistas para echar atrás el contrato para la construcción, operación y mantenimiento de esa instalación durante los próximos 33 años.

Rayos y centellas sobre Santos

Marchas ajenas. En animado palique celebrado en los reservados del bogotano “Negropolitan Club” cayeron rayos y centellas sobre la campaña de Santos, el candidato de la Casa de Nariño, porque su trabajo político se caracteriza por las artimañas. Para los contertulios resulta increíble que el aspirante al solio se esté apropiando impunemente de las marchas que se desarrollan en diferentes ciudades en agradecimiento al saliente presidente Uribe.

Sombrero de mago. En la tertulia hubo críticas para los medios que presentan engañosamente estas movilizaciones como “pruebas evidentes del avance del fenómeno santista”. Y se atribuyó este malabarismo al último recurso sacado del sombrero de mago por el “venezomalo” considerado el jefe de la llamada “propaganda negra”, que está en trance laboral, en Colombia, y sigue engañando incautos.

Teléfono tirado. A las fallas en los servicios de prensa del candidato de Palacio, se suman errores como caramelear al respetable Herbin Hoyos, la voz de los colombianos secuestrados; negarse a aceptar una propuesta de diálogo, a través de Súper-Medellín con el colega Henry Pava, y rechazar durante cuatro meses las invitaciones a La Barbería de Cablenoticias. ¿Será que el gerente de la campaña. Roberto Prieto, ayuda para que estos medios tengan el honor de acceder a entrevistas, sin que el candidato les tire el teléfono, como les ocurrió en la mañana del miércoles, en Caracol Radio, a Gustavo Gómez y Darío Arizmendi?

Picardías. Al quedarse sin recursos dialécticos, Santos se descompuso cuando los caracoleros le indagaban por la presencia del doble Jota Rendón en Colombia; por el montaje de las cuñas radiales en las que un cómico imita la voz de Uribe y otras “pícardías”, llamadas así por el ex ministro de casi todos los gobiernos. Si esto hace como candidato, qué no hará como presidente…

La falladora. La procuradora María Eugenia Carreño, al explicar el fallo de primera instancia que destituyó del cargo, por intervención en política, al gobernador del Valle, Juan Carlos Abadía, y lo inhabilitó por diez años para ejercer cargos públicos, dijo en El País que el mandatario había actuado de buena fe cuando convocó “El Sancocho de Rozo” con Andrés Felipe Arias y 21 alcaldes vallunos.

¿No hubo dolo? El martes, la falladora manifestó en el mismo diario caleño que “efectivamente, la reunión fue de buena fe, pero esta se fue diluyendo cuando Arias comenzó a hablar de política”.
Asesores de Abadía juzgan que si hubo buena fe, entonces no hay dolo. Y si no hay dolo, no existe falta gravísima. ¿Quién entiende este galimatías de la falladora? ¿Hubo mala fe de “Uribito” y no del gobernador y de los burgomaestres?

Sonajero. Ante la inminente salida del gobernador del Valle, Juan Carlos Abadía, en Cali se habla de dos candidatos a sucederlo, ya sea por decreto o por elección popular. Se trata de los actuales candidatos vicepresidenciales Angelino Garzón, el de Santos, y Luis Ernesto Mejía, el de Noemí.

Puntos embolatados. En La Luciérnaga, Gardeazábal preguntó: ¿Qué se hicieron los diez puntos con los que aparecieron los candidatos coleros Calderón y Araujo en la penúltima encuesta de Napoleón Franco y que se esfumaron como por arte de magia? Y subrayó a renglón seguido el vallecaucano: ¿“Sería que este guarda’o se lo pasaron a Santos para que pudiera cuadrar caja en la última encuesta”?

Demandas. A raíz de esta encuesta, simpatizantes de Araujo y de Calderón preparan sendas demandas ante el Consejo Nacional Electoral para establecer qué se hicieron los puntos que, supuestamente, habían sacado en la anterior encuesta y por qué desaparecieron misteriosamente.

En suspenso. Todo parece indicar que no se resolverá en el Ministerio Público el tema de la apelación interpuesta por el gobernador del Valle, Juan Carlos Abadía, más conocido en el mundillo comarcano como “El Berlusconi criollo”. La sala disciplinaria de la Procuraduría tiene a su consideración varios procesos contra mandatarios seccionales que hacen fila, cuyo orden no se quiere alterar. Son los relacionados con el gobernador del Cauca, Guillermo Alberto González, y el alcalde de Arauca, William Alfonso Reyes por las inversiones de fondos públicos en “Probolsa”.

Los abogados. Los encargados de estudiar y resolver el recurso de apelación elevado por el gobernador Abadia son los abogados Margarita Cabello Blanco, aspirante a la Fiscalía General de la Nación, y Rafael Eugenio Quintero Milanés, hermano de un magistrado de la Corte Suprema de Justicia.


William Calderón
Acerca del Autor