Real Madrid es todo un ‘ballet blanco’



Casillas (8): era una reválida para el capitán madridista, mirado con lupa en un examen en el que debía brillar para silenciar la crítica y ganarse la titularidad. Dejó atrás la imagen preocupante que dejó en la final de la Liga de Campeones, el Mundial y la pretemporada. Disipó sus dudas con una parada a Vitolo, tapando su palo a los 20 minutos, que le dio confianza. A los 34 dejó una de sus clásicas intervenciones salvadoras, corrigiendo un error de James con una rápida salida que le sirvió para dejar sin espacios a Carriço y despejar su disparo. El resto del partido tuvo tranquilidad ante el dominio madridista y despejando un remate peligroso a dos del final.



Carvajal (5): en varias fases del partido jugó más como extremo derecho que como lateral. Dejó dos perdidas graves en los veinte primeros minutos y algún agujero a su espalda que tuvo que corregir con su velocidad habitual. Tras ganar el pulso a Arbeloa por la titularidad, creció en firmeza en el segundo acto y dejó subidas al ataque con criterio que generaron peligro.



Pepe (6): el central portugués estuvo serio en labores defensivas y rápido ante los ataques sevillistas. Firme en el centro de la defensa fue una garantía de éxito para que Casillas no encajara tantos.



Sergio Ramos (6): lideró como siempre la defensa, llevó la voz de mando para los movimientos, fresco pese a las alturas de temporada en la que se encuentra, animándose a incorporarse al ataque e incluso rozar un tanto igual al que permitió la remontada en la final de Lisboa y acercó la Décima. Un seguro por alto. Acabó tocado con un golpe en el cabeza tras un remate acrobático.



Coentrao (8): comienza la temporada como acabó la pasada, con su mejor versión como madridista. Fue titular aprovechando que Marcelo acaba de regresar y le falta tono físico. Firme en labores defensivas y decisivo en ataque. Con mucha profundidad rozó incluso el gol con un buen centro que se envenenó a los 22 minutos y tuvo que sacar Fazio bajo palos. Fue un dolor de cabeza para la zaga sevillista.



Kroos (9): tomó el mando del Real Madrid siendo el nuevo y parecía que llevaba toda la vida en el equipo. Asumió el papel del sancionado Xabi Alonso y dio un recital en el medio centro. Conectó a la perfección con todos sus compañeros, muy seguro en los pases, con visión de juego, ejecutando faltas y saques de esquina desde la izquierda e incorporándose al ataque para probar algún disparo. Su despliegue fue magistral.



Modric (7): fue un buen complemente para Kroos, echando una mano en la construcción y sacrificándose más en tareas defensivas ante la ausencia en el campo de un futbolista del perfil de Sami Khedira. No paró de correr por todos los rincones del campo y se retiró con molestias en los últimos compases del encuentro.



James (7): estuvo intermitente pero dejó muestras de su calidad. Muy asociativo, buscó asistencias cada vez que entró en contacto con el esférico. Tuvo mucha movilidad en su búsqueda de una zona donde hacer daño, condicionado por el tridente ofensivo que tiene por delante. Tuvo que mirar más de lo habitual su espalda. Su mejor ocasión la sacó Beto a los 67 minutos con la parada del encuentro a un zurdazo con rumbo a la escuadra.



Bale (8): motivadísimo en su vuelta a casa, estuvo muy activo desde el inicio, chutando cada vez que tuvo ocasión para comenzar a encerrar al Sevilla. Desde su demarcación natural, en el extremo izquierdo, dejó un pase perfecto a Cristiano para el primer gol. Fue el futbolista con mejor estado físico de todos los que jugaron, desbordó a sus rivales y desequilibró siempre. Sólo le faltó el gol para un partido perfecto.



Cristiano Ronaldo (9): gran protagonista de la Supercopa de Europa, autor de los dos tantos del partido, enchufado con ganas de conquistar el único título que le faltaba a nivel de clubes en su historial y con un estado físico muy mejorado respecto al final de la pasada campaña o el Mundial. Comenzó perdonando una acción clarísima, un mano a mano que le sacó Beto en su disparo cruzado. A la media hora enganchó a la perfección el pase de Bale para marcar el primero y a los cuatro minutos de la reanudación sentenció el duelo con un zurdazo potente centrado. Jugó como segundo delantero buena parte del partido.



Benzema (6): fiel a su juego en el Real Madrid pero aún alejado de su mejor punto físico. Dejó movilidad en punta y una asociación perfecta con Bale y Cristiano, al que asistió en el segundo tanto del partido. Su mejor ocasión se la sacó Beto abajo, pegada al poste, a los 64 minutos.

--

Isco (6): tuvo 19 minutos para reivindicarse cuando el partido ya estaba decidido. A su calidad habitual con el balón le añadió un trabajo defensivo para frenar el ímpetu del Sevilla para marcar un tanto que le devolviese la vida.



Marcelo (sc): jugó las seis últimos minutos sin entrar en juego y sufriendo ataques por su banda.

Acerca del Autor