BREAKING NEWS
Incinerar basura, una condena de 30 años que expertos mexicanos buscan evitar Raúl Estrada México, 14 jun (EFE).- La quema de 4.500 toneladas de basura al día durante 30 años en la Ciudad de México no solo violará las leyes nacionales de protección al medioambiente, sino convenios internacionales, advirtieron hoy expertos que rechazan una planta que tendrá esa misión. Y es que la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México otorgó a Proactiva Medio Ambiente, del grupo francés Veolia, una licitación para que construya una planta de termovalorización que producirá electricidad para las 12 estaciones del Metro a partir de la quema de 4.500 de las casi 13.000 toneladas de basura que genera la urbe. La termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor y, con el vapor producido, generar energía eléctrica. Los desechos restantes de la incineración se pueden emplear en la industria de la construcción. Raúl Sergio Cuéllar, director técnico de desechos sólidos en Ciudad de México de 1997 a 2005, explica a Efe que el concepto termovalorización es un eufemismo para no llamar a la quema de basura por su nombre: incineración. “México firmó el Convenio de Estocolmo para frenar la incineración, entonces no puede aceptar tecnologías que generan sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables como las dioxinas y los furanos, porque no hay manera de contenerlas”, señala Marisa Jacott, directora de la organización Fronteras Comunes. A través del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, en vigor en México desde 2004, los países se comprometen a “poner fin a la incineración de desechos a cielo abierto y otras formas controladas de incineración”, incluida la de vertederos. Según Veolia, que opera 63 plantas de este tipo en todo el mundo, la termovalorización es un proceso que reduce los gases de efecto invernadero (GEI), controla las emisiones de dioxinas y furanos y es reconocido en Europa por su eficiencia energética. Estas plantas operan en muchas ciudades del mundo y “están sumamente controladas, vigiladas por las autoridades, para cumplir con todos los estándares y normas ambientales”, dice a Efe Federico Casares, director de Desarrollo de Negocios y Relaciones Institucionales de Veolia México. El jefe de la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México, Jaime Slomianski, quien no estuvo disponible para ser entrevistado por Efe, también ha defendido esta tecnología y asegurado que está respaldada por resultados ambientales satisfactorios en Europa y Asia. Sin embargo, en enero de 2017 un documento de la Unión Europea advirtió que “la eliminación, ya sea en vertederos o mediante incineración con escasa o nula recuperación de energía, es habitualmente la opción menos favorable para reducir las emisiones de GEI”. Además de violar el Convenio de Estocolmo, organizaciones ambientalistas denuncian que la incineración de residuos atenta contra el derecho a un medioambiente sano garantizado por la Constitución, y viola normas sobre manejo de rellenos sanitarios y la emisión de sustancias peligrosas al ambiente. El director de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani, asegura que tras el cierre del relleno sanitario del Bordo Poniente en 2011, el más grande de América Latina con una extensión de 721 hectáreas, se perdió la oportunidad de implementar un modelo de gestión basado en basura cero. “Lo dejaron pasar y hoy nos dicen: o mandamos la basura a quemar o se joden y la basura va a estar en las calles. El Gobierno de la Ciudad de México se está dando un tiro en el pie”, señala. Basura cero es un modelo de gestión de residuos sólidos urbanos que tiene como objetivo reducir la generación de basura y recuperar los materiales, en vez de eliminarlos. Ramón Ojeda Mestre, experto en derecho ambiental internacional, denuncia además que no hubo proceso de saneamiento del Bordo -que recibió 76 millones de toneladas de basura en el tiempo que operó (1985-2011)-, como estipula la norma sobre tratamiento de residuos sólidos urbanos. Ahí se construirá la planta de Veolia, la primera de este tipo en América Latina y que empezará a operar en 2020, violando además la norma sobre residuos peligrosos, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos e incluso el Acuerdo de París, que fija las metas para reducir la emisión de GEI. “Si de todo eso no nos hacen caso aquí, iremos a tribunales internacionales y desde luego que nos lo van a conceder, va a quedar México en ridículo”, advierte Ojeda sobre los planes de los grupos ambientalistas para echar atrás el contrato para la construcción, operación y mantenimiento de esa instalación durante los próximos 33 años.

Real Madrid es todo un ‘ballet blanco’



Casillas (8): era una reválida para el capitán madridista, mirado con lupa en un examen en el que debía brillar para silenciar la crítica y ganarse la titularidad. Dejó atrás la imagen preocupante que dejó en la final de la Liga de Campeones, el Mundial y la pretemporada. Disipó sus dudas con una parada a Vitolo, tapando su palo a los 20 minutos, que le dio confianza. A los 34 dejó una de sus clásicas intervenciones salvadoras, corrigiendo un error de James con una rápida salida que le sirvió para dejar sin espacios a Carriço y despejar su disparo. El resto del partido tuvo tranquilidad ante el dominio madridista y despejando un remate peligroso a dos del final.



Carvajal (5): en varias fases del partido jugó más como extremo derecho que como lateral. Dejó dos perdidas graves en los veinte primeros minutos y algún agujero a su espalda que tuvo que corregir con su velocidad habitual. Tras ganar el pulso a Arbeloa por la titularidad, creció en firmeza en el segundo acto y dejó subidas al ataque con criterio que generaron peligro.



Pepe (6): el central portugués estuvo serio en labores defensivas y rápido ante los ataques sevillistas. Firme en el centro de la defensa fue una garantía de éxito para que Casillas no encajara tantos.



Sergio Ramos (6): lideró como siempre la defensa, llevó la voz de mando para los movimientos, fresco pese a las alturas de temporada en la que se encuentra, animándose a incorporarse al ataque e incluso rozar un tanto igual al que permitió la remontada en la final de Lisboa y acercó la Décima. Un seguro por alto. Acabó tocado con un golpe en el cabeza tras un remate acrobático.



Coentrao (8): comienza la temporada como acabó la pasada, con su mejor versión como madridista. Fue titular aprovechando que Marcelo acaba de regresar y le falta tono físico. Firme en labores defensivas y decisivo en ataque. Con mucha profundidad rozó incluso el gol con un buen centro que se envenenó a los 22 minutos y tuvo que sacar Fazio bajo palos. Fue un dolor de cabeza para la zaga sevillista.



Kroos (9): tomó el mando del Real Madrid siendo el nuevo y parecía que llevaba toda la vida en el equipo. Asumió el papel del sancionado Xabi Alonso y dio un recital en el medio centro. Conectó a la perfección con todos sus compañeros, muy seguro en los pases, con visión de juego, ejecutando faltas y saques de esquina desde la izquierda e incorporándose al ataque para probar algún disparo. Su despliegue fue magistral.



Modric (7): fue un buen complemente para Kroos, echando una mano en la construcción y sacrificándose más en tareas defensivas ante la ausencia en el campo de un futbolista del perfil de Sami Khedira. No paró de correr por todos los rincones del campo y se retiró con molestias en los últimos compases del encuentro.



James (7): estuvo intermitente pero dejó muestras de su calidad. Muy asociativo, buscó asistencias cada vez que entró en contacto con el esférico. Tuvo mucha movilidad en su búsqueda de una zona donde hacer daño, condicionado por el tridente ofensivo que tiene por delante. Tuvo que mirar más de lo habitual su espalda. Su mejor ocasión la sacó Beto a los 67 minutos con la parada del encuentro a un zurdazo con rumbo a la escuadra.



Bale (8): motivadísimo en su vuelta a casa, estuvo muy activo desde el inicio, chutando cada vez que tuvo ocasión para comenzar a encerrar al Sevilla. Desde su demarcación natural, en el extremo izquierdo, dejó un pase perfecto a Cristiano para el primer gol. Fue el futbolista con mejor estado físico de todos los que jugaron, desbordó a sus rivales y desequilibró siempre. Sólo le faltó el gol para un partido perfecto.



Cristiano Ronaldo (9): gran protagonista de la Supercopa de Europa, autor de los dos tantos del partido, enchufado con ganas de conquistar el único título que le faltaba a nivel de clubes en su historial y con un estado físico muy mejorado respecto al final de la pasada campaña o el Mundial. Comenzó perdonando una acción clarísima, un mano a mano que le sacó Beto en su disparo cruzado. A la media hora enganchó a la perfección el pase de Bale para marcar el primero y a los cuatro minutos de la reanudación sentenció el duelo con un zurdazo potente centrado. Jugó como segundo delantero buena parte del partido.



Benzema (6): fiel a su juego en el Real Madrid pero aún alejado de su mejor punto físico. Dejó movilidad en punta y una asociación perfecta con Bale y Cristiano, al que asistió en el segundo tanto del partido. Su mejor ocasión se la sacó Beto abajo, pegada al poste, a los 64 minutos.

--

Isco (6): tuvo 19 minutos para reivindicarse cuando el partido ya estaba decidido. A su calidad habitual con el balón le añadió un trabajo defensivo para frenar el ímpetu del Sevilla para marcar un tanto que le devolviese la vida.



Marcelo (sc): jugó las seis últimos minutos sin entrar en juego y sufriendo ataques por su banda.

Acerca del Autor