Reconocidas y reguladas


Bolivia contará próximamente con una ley para reconocer y regular el oficio de los trabajadores sexuales y que también apuntará a combatir la trata y tráfico de personas y la explotación sexual de menores de edad.

La iniciativa nació de la Organización de Trabajadoras Nocturnas de Bolivia, que la planteó en respuesta al "abuso físico, psicológico y discriminación" que suele sufrir este sector a manos de "la policía, la guardia municipal e incluso de los mismos dueños" de los locales donde trabajan, dijo el diputado Saúl Garabito.

El parlamentario oficialista ha respaldado al sector con orientación legal para elaborar el documento, llamado "anteproyecto de ley de Regularización del Trabajo Sexual".

El documento propuesto tiene como finalidad "reconocer al trabajo sexual como otro medio de subsistencia para aquellas personas que lo ejercen de manera libre y voluntaria".

Plantea "regular el ejercicio del trabajo sexual", a fin de que éste sea considerado "lícito", así como la implementación de derechos y obligaciones de los trabajadores sexuales para garantizar que su oficio se desarrolle "en concordancia con la paz social".

El anteproyecto se propone, además, "prevenir, controlar y luchar contra la explotación sexual, trata y tráfico de personas así como el tráfico sexual de niñas, niños y adolescentes".

En la norma se propone que el Estado garantice un trato igualitario "y con dignidad" a este sector, además de la protección, de su identidad.

Según el documento, para que una persona sea reconocida como trabajador sexual, debe ser mayor de 18 años, debe "conocer y entender los riesgos que implica" este oficio para ejercerlo "de manera libre y voluntaria" y "no padecer ninguna infección de transmisión sexual que afecte a la salud pública".

Entre los deberes planteados, figuran la realización periódica de exámenes médicos y la ratificación del certificado de sanidad que ya obtienen todas las semanas los trabajadores sexuales.

Acerca del Autor