Sarkozy ‘se asoma’ nuevamente


El expresidente francés Nicolas Sarkozy reapareció hoy en un mitin político por primera vez desde su salida del Elíseo, al personarse en el lanzamiento de la campaña de la candidata conservadora a la alcaldía de París, Nathalie Kosciusko-Morizet.

Sarkozy se acercó a un gimnasio del distrito XI de la capital para asistir, desde la primera fila, al acto de lanzamiento oficial de la campaña de la candidata de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), que según los sondeos no ganará a la socialista Anne Hidalgo.

Kosciusko-Morizet, que fue la portavoz de su campaña en 2012, cuando perdió la Presidencia frente al socialista François Hollande, recibió así un respaldo importante para relanzar su carrera por recuperar para la derecha la alcaldía de París.

Además de la popularidad de su rival socialista, la candidata conservadora ha sufrido algunas deserciones dentro de la derecha y se ha quejado de no contar con todo el apoyo de la UMP.

El expresidente no tomó la palabra durante el mitin, pero, a su llegada, aseguró ante los medios de comunicación que quería mostrar su "amistad y fidelidad" a quien fue "una portavoz valiente e inteligente" durante su campaña.

"La única connotación política que tiene mi presencia es la amistad y la admiración", aseguró.

Su entrada en el gimnasio fue triunfal, en medio de los 2.600 militantes que quisieron dirigirse a su antiguo líder y que le recibieron con gritos de "Nicolas presidente".

Desde la tribuna, Kosciusko-Morizet agradeció al expresidente su presencia en el acto.

La exmodelo y cantante Carla Bruni-Sarkozy, esposa del que fuera presidente, ya apoyó a Kosciusko-Morizet el pasado 27 de enero, durante la presentación de su programa cultural.

Aunque tras salir del Elíseo Sarkozy dejó entrever que abandonaba la vida política -"no oirán hablar de mí", dijo-, los rumores sobre su retorno a la primera línea son cada vez más persistentes.

La ex primera dama Bernadette Chirac, cercana a Sarkozy, ha asegurado en varias ocasiones que este volverá a presentarse a las presidenciales de 2017.

Entre tanto, el expresidente mide con cuentagotas sus apariciones públicas y apenas da entrevistas.

Hace quince días acudió a Bretaña para dar un discurso en el que muchos vieron un contenido político.

En julio pasado se dirigió a los dirigentes de su partido, a puerta cerrada, después de que los tribunales anularan las cuentas de su campaña, lo que supuso un perjuicio financiero para su partido de 11 millones de euros.

Acerca del Autor