Ser iracundo no aumenta el riesgo de sufrir de ataques al corazón

Los científicos descubrieron que los genes que ejercen influencia sobre el comportamiento son diferentes de los que afectan a las funciones cardiovasculares

Ser impaciente y dado a la ira puede causarte problemas con tu jefe y tus vecinos, pero no te hace un candidato especial para sufrir un ataque al corazón, según el primer estudio que ha analizado la relación entre personalidad y dolencias coronarias.



Esa conclusión parece sorprendente. Al fin y al cabo la gente a menudo sufre ataques cardíacos cuando realiza un ejercicio físico extraordinario o cuando atraviesa una situación de tensión.



Pero eso se debe a problemas coronarios previos y no depende de si uno es de naturaleza tranquila o agitada, según el nuevo estudio, publicado en la edición de este mes de la revista “Public Library of Science Genetics”.



La investigación debe hacer respirar aliviados a los individuos con personalidad de “tipo A”, caracterizada por la impaciencia, la competitividad y la facilidad para el enfado.



Tras un análisis exhaustivo de la salud y el comportamiento de 6.148 personas, concluyó que las personas a las que se les hinchan las venas y les hierve la sangre en los atascos de tráfico, cuando su equipo de fútbol pierde o cuando les llevan la contraria no tienen más riesgo que los mansos de una interrupción en el riego sanguíneo del corazón.



“Una persona que se enfada más a menudo no tiene mayor probabilidad de sufrir un ataque al corazón”, resumió Goncalo Abecasis, un profesor de la Universidad de Michigan que participó en la elaboración del estudio.



Los científicos han descubierto que los genes que ejercen influencia sobre el comportamiento son diferentes de los que afectan a las funciones cardiovasculares, por lo que no hay vínculo biológico entre ambos.



Esta conclusión contradice algunos estudios anteriores, particularmente el realizado por Meyer Friedman y Ray Rosenman en los años 50, quienes definieron el tipo de personalidad A y lanzaron la hipótesis de que esa clase de personas exhibe más probabilidades de sufrir un ataque al corazón.



Quisieron probarlo con un análisis de 166 hombres de tipo A (los agresivos) y B (los mansos), pero sus conclusiones fueron criticadas porque los A fumaban más que los B, y el tabaco es una causa directa de problemas vasculares.



Estudios posteriores han llegado a resultados contradictorios y en todo caso el número de participantes ha sido pequeño.



El análisis en el que ha trabajado Abecasis no peca de poco tamaño. El equipo de 20 científicos escogió cuatro pueblos de la isla mediterránea de Cerdeña para analizar la influencia de los genes en la vida del ser humano.



Los más de 6.000 adolescentes y adultos que participaron en la muestra representan el 62 por ciento de la población del valle de Lanusei, escogido como un laboratorio genético excepcional.



Los abuelos de un 95 por ciento de ellos nacieron en Cerdeña y 600 pertenecían a una misma gran familia.



“Es una comunidad estupenda ya que esa gente está aislada y vive en entornos y tiene una dieta y distracciones muy similares”, explicó Abacasis.



Un estudio que hubiera sido realizado en Lisboa, por ejemplo, la ciudad natal de este estadístico, mostraría mucha más variedad ambiental y raíces genéticas.



Durante cinco años los científicos se dedicaron a medir la influencia de la genética en 98 características físicas y de comportamiento de los sardos.



Por ejemplo, si la altura es determinada por el ADN, dos hermanos deberían tener una altura similar, y parecida, pero en menor medida, sería la de sus primos hermanos y así sucesivamente.



Su conclusión es que los genes definen en un 80 por ciento los centímetros de pies a cabeza que alcanza un ser humano en su vida.



En el caso del nivel de colesterol es del 40 por ciento, mientras que para los rasgos de la personalidad, como la agresividad o la tendencia a ser ordenado, se reduce a entre un 10 y un 20 por ciento.



“La parte más interesante del estudio es lo que viene ahora: intentar encontrar los genes” responsables de esas características, dijo Abecasis.



Ello permitirá elaborar fármacos que les afecten directamente y que puedan, por ejemplo, disminuir el colesterol sin que el dueño del gen tenga que ponerse a dieta.

César Muñoz Acebes

Acerca del Autor

Edición Impresa

Clima

Miami Fl
September 25, 2017, 2:50 pm
Mostly cloudy
SE
Mostly cloudy
31°C
3 m/s
real feel: 37°C
current pressure: 1010 mb
humidity: 62%
wind speed: 3 m/s SE
wind gusts: 3 m/s
UV-Index: 5
sunrise: 7:11 am
sunset: 7:14 pm
Forecast September 25, 2017
day
Partly sunny with showers
WSW
Partly sunny with showers
32°C
wind speed: 2 m/s WSW
wind gusts: 4 m/s
max. UV-Index: 9
night
Mostly cloudy
W
Mostly cloudy
25°C
wind speed: 0 m/s W
wind gusts: 3 m/s
max. UV-Index: 9
 

Como un gran tesoro...

LA OTRA CARA DE LA GUERRA

HORA DE REYES