Sesentona intentará nadar entre Cuba y Cayo Hueso


Una nadadora de 61 años se ha propuesto un reto que ningún otro atleta se ha atrevido a afrontar: Cruzar a nado las 103 millas que separan Cuba de Cayo Hueso, en el extremo sur de Florida, en unas aguas infestadas de tiburones.

Diana Nyad, nacida en Nueva York en 1949, nadará durante 60 horas y sin la protección de una jaula contra tiburones a través del estrecho de Florida, una hazaña que requiere no sólo una gran dosis de valor, sino una preparación y resistencia física extraordinarias.

"Nadie, ni hombre ni mujer, ha hecho esto antes. Yo seré la primera persona en hacerlo", señala la intrépida nadadora a sus seguidores en la red social Facebook, mientras espera en Florida el momento propicio para trasladarse a La Habana e iniciar la travesía a nado.

Sólo resta un requisito final para que Nyad se zambulla en el océano: las predicciones meteorológicas del mar en calma durante unos días, por lo que un grupo de expertos analiza las condiciones atmosféricas con una semana de antelación.

La presencia de tiburones en las cálidas aguas caribeñas no será el único peligro que Nyad deberá vencer, ya que la amenaza de sufrir deshidratación, hipotermia, náuseas y hasta momentos de delirio y desorientación es una realidad que la nadadora tiene muy presente.

Para ella, se trata de "dar un paso hacia lo desconocido, mirar lo que hay realmente en su interior, encontrar sus límites" e ir más allá.

La deportista, que intentará batir el récord en aguas abiertas, iniciará la travesía desde La Habana y, cada hora y media, se detendrá para flotar durante unos minutos e ingerir alimentos líquidos y algo de fruta que le permitan recuperarse del extenuante esfuerzo y alcanzar la costa de Cayo Hueso.

La plusmarquista mundial de aguas abiertas ha seguido en el último año y medio un duro entrenamiento para culminar con éxito el sueño de realizar esta travesía a nado y sin la protección de una jaula de seguridad contra el ataque de tiburones.

De lograrlo, Nyad, que es también comentarista deportiva, batiría su propio marca de 1979, cuando pasó a los libros de récords al completar a nado el recorrido más largo de la historia, desde la costa de Bimini, en Bahamas, hasta las playas de Florida.

Acerca del Autor