Setterfield: “Sería feliz si mi novela empuja a los lectores hacia los clásicos”

La británica Diane Setterfield, autora de "El cuento número trece", declaró en la feria del libro de Guadalajara que lo que más le ilusiona es que su libro ayude a los lectores a recuperar los clásicos de la literatura universal.


"Sería muy feliz si mi novela empujara a los lectores hacia clásicos que no han leído jamás o que leyeron de jóvenes y no les gustaron. Ahora son más maduros y pueden redescubrirlos", explicó en una entrevista con Efe.


Admiradora del argentino Alberto Manguel y de su libro "Historia de la lectura", (1996), que está traducido a 36 idiomas, Setterfield (Reading, 1964) era profesora de literatura francesa en Inglaterra hasta que publicó "El cuento número trece" (Lumen, 2007).


Setterfield define la novela, que presenta estos días en la XXI Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), como una "clásica historia inglesa de fantasmas" que ha escrito con la única finalidad de complacerse a sí misma.


La joven protagonista, Margaret, es hija de un coleccionista de libros antiguos y recibe el encargo de una escritora consagrada, Vida Winter, de hacer una biografía de su azarosa vida.


El libro, una intriga ambientada en el mundo de la bibliofilia, ha sido traducido a 37 lenguas y publicado en 40 países, lo que ha cambiado en los últimos meses la vida de esta profesora de Harrogate.


"Estoy muy contenta de que 'El cuento número trece' esté en las listas de superventas, pero lo que más me gustaría es ver las viejas novelas (como 'Jane Eyre', que aparece en la novela) en esa lista. Eso sería fabuloso", indicó la escritora.


Setterfield, quien se considera a sí misma una lectora bien formada, dijo que mientras escribía, además de satisfacer al público culto, pensaba en su madre.


"Mi rol era escribir algo que me satisficiera desde un punto de vista intelectual y que contuviera un sentido fuerte de tradición literaria, pero también que disfrutara mi madre", indicó.


"Para ello, la historia tenía que ser tan buena que no pudiera dejarla" al terminar cada capítulo, lo que le permitió terminar un libro que puede leerse en distintos niveles, como un "thriller" o como un texto para entendidos.


Setterfield cree que los libros tal como los conocemos hoy no morirán jamás.


"Un libro en una pantalla (electrónico) es transportable y se pueden llevar muchos en un aparato electrónico. Pero nunca habrá tanto placer como sujetando un libro", aseguró.


"Son de papel, que viene de la madera, y están hechos de papel, un material vivo. Algo hecho de metal y plástico nunca puede inspirar tu corazón de forma que lo hace un libro", añadió.


"Creo que no estoy sola en esto. Siento que el libro tiene una vida muy larga por delante", aseguró.


En el fondo siente lo que más le gustaría de su obra es que ayude a la gente "a que sean más audaces en sus opciones de lectura" y se adentren con cariño al mundo de los libros.


"Pienso que los libros son la entrada a un mundo nuevo. Con la lectura desarrollas la imaginación. Si esta es fuerte, es una herramienta magnífica que puedes usar en tu vida", concluyó.


Hasta mediados de este año "El cuento número trece" había vendido más de 400.000 ejemplares en el Reino Unido y sobrepasaba el millón en Estados Unidos.

MÉXICO

Acerca del Autor