Shelby Cobra GT500 del 2007: Puro músculo e ingeniería avanzada en el Mustang más poderoso y capaz de todos

Con un motor V8 de 32 válvulas y 5.4 litros, supercargado, que genera una impresionante potencia de 500 caballos de fuerza

¿Qué ocurre cuando una leyenda de Texas se reúne con una leyenda de Dearborn? Sencillamente ¡el Mustang mas poderoso de todos!


Después de 40 años, la leyenda de carreras Carrol Shelby y Ford se reunen para introducir el Mustang Shelby Cobra GT500 2007.


La colaboración entre Shelby y el equipo de vehículos especiales de Ford produjo un Mustang de colección instantánea que debajo del capó esconde un motor V8 de 32 válvulas y 5.4L, supercargado, que genera una potencia de 500 caballos de fuerza con 280 libras por pie lineal de torsión.


Interpretación moderna del Shelby Mustang de los 60s, el Ford Shelby GT500 es puro músculo que utiliza ingeniería avanzada para alcanzar el rendimiento y la capacidad que hizo del GT500 original el rey del camino.


Como aquel, el modelo de este 2007 está disponible en versiones convertible y coupé. El que estuve probando esta semana era de estos últimos y me quedé con las ganas de cerrar el círculo con el primero.


“Cuando Carroll estuvo desarrollando el GT350 y el GT500 originales, quería construir el Mustang más poderoso y mas capaz de su época,” dice Hau Thai-Tang, director del equipo de vehículos especiales de la casa automotriz. “Nuestra meta fue construir el Mustang más poderoso y más capaz... de todos”.


Shelby estuvo impresionado por lo que el equipo pudo lograr. “Es una cosa poner 450 caballos de fuerza en un súper carro exótico”, desliza, pero “es otra poner tanto poder en algo tan económico como el Mustang. El hecho de que no sólo lograron su meta, sino que alcanzaron poner 500 caballos de fuerza es un logro digno de destacar”.


Estas palabras tienen más valor sabiendo que Shelby sabe de los súper carros modernos. Él ha servido como consejero del equipo que desarrolló y produjo el Ford GT de 550 caballos de fuerza.


Así que este producto automotriz es, en pocas palabras, un vehículo único. Las bandas a lo largo de su carrocería, las numerosas entradas de aire o las llantas de 18 pulgadas se complementan con detalles históricos como el logo de la cobra -símbolo del modelo de los 60- presente en el radiador, en los reposacabezas de los asientos de cuero o incluso en el logo del maletero, para dejar bien sentado que el GT 500 ha vuelto, cuatro décadas después.


El poder


Como era de esperarse de todo lo conectado al nombre de Shelby, el corazón del carro es lo que está debajo del capote y este Mustang GT500 Cobra evolucionó de la experiencia de Ford con el entonamiento de sus motores modulares.


Al motor se le da una mezcla de aire y gasolina a través de un súper cargador “roots type”, dándole 8.5 libras por pulgada cuadrada de potencia. El GT500 utiliza un bloque de motor de hierro fundido. Del programa de Ford GT adquiere cabezales de cilindro de cuatro válvulas de aluminio, anillos y cojinetes de pistón, añadiendo un alto nivel de durabilidad al tren de rodaje. Las cubiertas del árbol de levas de SVT, le agregan el toque final al motor.


Una caja de cambios manual de seis velocidades complementa el poder de este vehículo sobre el pavimento, permitiendo al conductor disfrutar en el desplazamiento de cada una de las marchas, para sacarle el mayor provecho al motor. La transmisión de alto rendimiento ha probado ser una compañera digna de este Mustang, bien sea que se ruede en la ciudad o en las pistas.


Tiene una suspensión perfectamente afinada para dominar su potencia bruta en cada recta y se acentúa especialmente en cada curva cerrada manteniendo un equilibrio sorprendente.


Esto gracias a que el Ford Shelby GT 500 ofrece una suspensión delantera independiente del puntal de MacPherson con brazos de control más bajos. Además, el Shelby tiene una gran suspensión posterior de acoplamiento con los muelles en espiral y una barra de Panhard para el control exacto del eje trasero.


Para emparejar esta energía y capacidad de la dirección, los ingenieros le implementaron algunos de los frenos más grandes del negocio. Los calibradores de Brembo de cuatro pistones fueron integrados a los rotores expresados Brembo de 14 pulgadas, y los discos de 11.8 pulgadas en la parte posterior, continúan la herencia de SVT de Mustang.


En su interior, el Mustang Shelby Cobra GT500 del 2007 es de diseño muy personal, con aspecto deportivo, pero sobrio al mismo tiempo y materiales de primera calidad.


El precio base del Shelby GT500 es de $42,975 y como detalle adicional vale anotar que el primer ejemplar de este modelo se subastó por 600 mil dólares, los cuales fueron destinados a una fundación para la ayuda a los niños de Shelby.


Acerca del Autor