Sigifredo López dejó atrás el infierno de las Farc

Despues de casi 7 años de secuestro, el ex diputado del Valle que se salvó de ser asesinado junto a sus 11 compañeros, al fin fue liberado

Sigifredo López, a quien las FARC liberaron este jueves tras casi siete años de secuestro, es el único sobreviviente de un grupo de 12 ex diputados asesinados en cautiverio, desde donde denunció la "infamia" del gobierno colombiano y la guerrilla.

Amante de la escritura, la poesía y de la obra de Jorge Luis Borges, el político de 45 años fue secuestrado el 11 de abril de 2002 junto con 11 compañeros de la Asamblea del departamento de Valle (suroeste), en una operación con tintes cinematográficos.

Ese día unos 20 rebeldes irrumpieron en la sede del legislativo provincial en el corazón de la tercera ciudad del país, Cali, y simulando ser militares, con megáfono en mano, obligaron a evacuar la edificación por una supuesta amenaza de bomba.

López y sus colegas abordaron un autobús que los llevó a la periferia de Cali, siendo informados luego que estaban en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), según un video grabado por la guerrilla.

Desde entonces el abogado liberal inició un vía crucis que terminará este jueves cuando se reencuentre con su madre Nelly Tobón, su esposa Patricia Nieto y sus hijos Lucas, de 20 años, y Sergio, de 18, para quienes escribió cuentos en cautiverio.

Ellos lo describen como un "líder", un ser "amoroso" y un padre esmerado.

El episodio más dramático de ese calvario fue la matanza de quienes él llamaba sus "hermanos", el 18 de junio de 2007, según la Fiscalía a manos de sus captores que les propinaron tiros por la espalda.

Una versión de los hechos hallada en el computador del abatido número dos de las FARC, Raúl Reyes, señala que los rehenes fueron asesinados cuando la guerrilla creyó ser atacada por el Ejército.

López contó en una prueba de supervivencia revelada en junio que estaba "vivo porque Dios dispuso milagrosamente" que lo separaran del grupo días antes, al parecer porque estaba enfermo.

Durante su cautiverio los rebeldes dieron a conocer cuatro pruebas de vida entre agosto de 2002 y junio de 2008.

En todas ellas el político clamó un canje de secuestrados por guerrilleros presos, exigido por las FARC, advirtiendo que de ello dependían su vida y la de sus colegas.

"Cada día que pasa corremos un alto riesgo de morir", afirmó López en diciembre de 2002 dirigiéndose al presidente Alvaro Uribe.

Pero como si su paciencia se colmara, en el más reciente video fustigó al mandatario y a las FARC, exigiéndoles poner fin a la "infamia" e "intransigencia" de sus posturas, y confesándose "horrorizado, impotente y frente a la muerte".

Hijo único, López perdió a su padre cuando era niño y fue criado por su madre, que lo sacó adelante realizando trabajos de costura, según cuenta ella.

El dirigente practicó la abogacía durante un tiempo pero la política, en la que se inició a los 14 años asistiendo a sus primeros mítines, se impuso siendo elegido en 1990 concejal de Pradera, su pueblo, del que también fue alcalde entre 1992 y 1994.

López, quien cumplía su segundo período como asambleísta cuando fue secuestrado, también es apasionado del deporte y en su juventud fue campeón nacional de lanzamiento de bala y martillo.

Acerca del Autor