Sin los Nule parece que habrá paraíso


Cuando todavía el país espera respuestas y condenas alrededor del carrusel de las contrataciones que ‘desapareció’ multimillonarias inversiones públicas y que tuvo en los primos Miguel, Guido y Manuel Nule (en el recuadro) a los principales antihéroes de esa película nacional, el gobierno de Colombia abrió el miércoles nueve procesos de licitación para construir un total de 1.234 kilómetros de carreteras cuyo valor asciende a 11 billones de pesos (unos 5.840 millones de dólares), con el fin de superar el rezago en infraestructura.

Estas nueve licitaciones viales hacen parte de la "Cuarta Generación de Concesiones Viales (4G)", que consta de 40 proyectos en los que el Gobierno invertirá un total de 49,5 billones de pesos (unos 26.281 millones de dólares).

En este sentido, el presidente Juan Manuel Santos, afirmó que este es "el proyecto más ambicioso" de la historia del país, al encabezar el acto de presentación de las licitaciones en la Casa de Nariño, sede de la Presidencia, acompañado de los ministros de Hacienda, Mauricio Cárdenas; de Transporte, Cecilia Álvarez, y del director de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, entre otros funcionarios.

"Se presentaron 172 candidatos para precalificar de 15 países de Europa, Asia y América. Después de evaluar la solidez financiera, se seleccionaron 10 precalificados para los 9 proyectos", dijo Andrade antes de dar inicio "a lo que será la verdadera transformación vial de Colombia".

Los nueve proyectos son: la vía entre Girardot, Honda y Puerto Salgar; la Perimetral del Oriente de Cundinamarca; el tramo entre Mulaló y Loboguerrero, en el suroeste; la vía de Cartagena a Barranquilla y Circunvalar de la Prosperidad; la autopista de Conexión Norte, en el noroeste; la Autopista al Río Magdalena 2 y la Autopista Conexión Pacífico que consta de los tramos 1, 2 y 3.

Santos destacó que el plan de transformación de carreteras generará entre 250.000 y 400.000 empleos en zonas rurales, mientras que Andrade señaló que el programa tendrá un impacto en el Producto Interno Bruto del 1,5 % durante la construcción y del 1 % en el mantenimiento.

"Lo que hoy se está protocolizando rompe uno de los cuellos de botella que más nos ha frenado el desarrollo, el hacer uso del gran potencial que tiene nuestro país", afirmó el presidente.

Santos también destacó que la construcción de estas autopistas va a permitir reducir los tiempos en carretera y los costos de los viajes, y puso como ejemplo que el trayecto entre las ciudades de Medellín y Cali se reducirá de 15 a 8 horas.

Acerca del Autor