Sprint entró al Guinness

La empresa de telecomunicaciones ingresó al libro de récords por su alta velocidad en la transmisión de datos

El libro Guinness de los récords mundiales acaba de incorporar en sus registros a la operadora de telecomunicaciones Sprint, certificándola como la portadora del récord vigente en transmisión de datos a alta velocidad.


Empleando redes comerciales y hardware informático disponible, el grupo de telecomunicaciones Sprint y la Red Nacional Sueca de Investigación y Educación establecieron un nuevo récord mundial para la transferencia de grandes volúmenes de datos en todo el mundo.



Este logro se consiguió en condiciones de transporte de datos reales y tiene importantes implicaciones para aplicaciones destinadas a la recuperación de desastres y el almacenamiento fuera del sitio.



Sin usar un hardware especial ni conexiones especiales, el equipo envió en abril casi 840 gigabytes de datos desde un ordenador en San José, California, hasta casi el otro lado del globo a un ordenador de sus colegas en la Universidad de Lulea al norte de Suecia en menos de 27 minutos.



El grueso de los datos viajó 10.157 millas desde la cálida California hasta cerca del Círculo Polar Artico a través del producto estrella de Sprint para Internet, SprintLink.



El registro fue verificado por un comité de récord de velocidad terrestre (LSR) del consorcio Internet2 de Indianápolis, que patrocina el actual concurso de transmisión de datos para las mayores redes de banda ancha.



"Para los usuarios de Internet, para los que la velocidad es una prioridad, este dispositivo será igual a la reproducción simultánea de 600 películas de larga duración", explicó Chase Cotton, director de sistemas de datos de ingeniería para la firma Sprint.



Entre todos



El récord se estableció a través de las líneas de SprintLink y GigaSunet IP compartidas al mismo tiempo por otros usuarios de redes. La ruta de transmisión incorporaba 40 enrutadores IP35 en la red SprintLink y 5 en la red de Sunet.



Los servidores finales eran servidores Dell 2650, cada uno con un solo procesador Intel Xeon 2.0 Ghz, 512 Mbytes de RAM y con la versión 2.0 del sistema operativo NetBSD.



Los ordenadores estaban conectados a un enrutador GigaSunet en la Universidad de Lulea en Suecia y a un enrutador de acceso de Sprint en San José, California, empleando adaptadores Ethernet Intel.



"Esto prueba que las redes diseñadas cuidadosamente para cualquier propósito pueden servir a muchos usuarios sin necesidad de tener que dedicar una red exclusiva para ello", comentó Cotton.



"A pesar de la gran distancia y velocidad de las pruebas Sprint/Sunet, se mantuvo la integridad de datos sin perder ni un solo paquete de la información que se tenga".



Sprint es una empresa de comunicaciones que presta servicios a 26 millones de clientes corporativos y residenciales en 100 países. Tiene 65.000 empleados y una facturación anual en 2003 de 26.000 millones de dólares. Es uno de los desarrolladores de la primera red digital de fibra óptica de Estados Unidos.







Acerca del Autor