el colombiano

Toyota se debe sentir orgullosa del ‘más americano’ de sus autos

El hecho de que haya sido construido del techo hasta sus llantas totalmente en Estados Unidos, hizo que Toyota llamara a su rediseñado sedán Avalon 2005 su carro “más americano”. ¡Y vaya que lo es! Definitivamente “americanísimo”: más grande, más espacioso y más poderoso. El asiento trasero fue diseñado como para que ningún pasajero pueda sentirse incómodo, así pase de los seis pies de altura.

Lo primero que salta a la vista en la versión Limited que conduje es su línea: tiene estilo, personalidad y nada de detalles rebuscados. Podría decirse que es hasta sobría. Dentro, el confort es una suma de detalles que seguramente complacen el gusto de los conductores más exigentes. Yo soy uno de ellos. Normalmente no me conformo con esos autos aburridos en los que todo es sabido de antemano. Me gustan algunas sorpresas y los detalles particulares. Que tengan algunos “toys” extras. ‘Cositero’, me dice mi esposa.

En este japonés americanizado la diversión empieza desde antes de entrar. El control remoto -o ‘llave inteligente’- para abrir el vehículo no tiene que abandonar su bolsillo para que el seguro de la puerta a la que usted se acerque quede desactivado, permitiéndole el acceso al interior y hasta sorprender en esa primera vez a su pareja o a un invitado. Lo mismo ocurre con el maletero.

Las confortables sillas de cuero son realmente ergonómicas y le ofrecen un buen ajuste a su cuerpo para que el viaje sea lo más placentero posible, bien sea que circule por la ciudad o en la carretera. La del conductor puede ajustarse para que memorice sus preferencias en cuanto a posición y, como si eso fuera poco, tanto esa, como la del pasajero de adelante, disponen de un aditivo de ventilación o calefacción al gusto. Las sillas traseras pueden reclinarse hasta 10 grados.

Esta versión del Avalon viene equipada con sistema de navegación de fácil acceso y comprensión, además de un diseño de “camuflaje” que deja los controles cubiertos por unas puertecitas de lo más simpáticas, lo mismo que los controles del sistema de sonido JBL para 6 CD’s, de 12 speakers y 360 watts con que viene dotado el auto. Tablero, puertas, volante y la palanca de la caja de cambios de cinco velocidades vienen con detalles de ‘madera’, además de cuero, para hacer el interior aún más lujoso. Las luces de la consola central son de una tonalidad tenue que hacen un buen juego con la base cromada para evitar distracciones.

En esa primera impresión de exploración, encontré con agrado (¡cómo me hacían de falta!) que el volante cuenta además con controles para el sonido y el aire acondicionado. Por cierto, este volante del Avalon 2005 Limited tiene la particularidad de que se puede graduar de abajo hacia arriba y de afuera hacia adentro. Dos palanquitas diferentes sirven para realizar esas operaciones a conveniencia, con otra para el control de crucero. ¿Más detalles? Pues viene con moonroof automático y sombrilla deslizable.

¿Ya mencioné el sistema de encendido? Ummhh, creo que no. Y esa es una de las novedades que más me gustó en el más americano de los Toyota: continuando con el control remoto en el bolsillo, el auto se enciende hundiéndole un botón que se encuentra en el tablero -por supuesto- frente al conductor. Para realizar esa sencilla operación, es necesario tener hundido el pedal del freno. La forma de apagarlo es similar, sólo que no hay necesidad de presionar el freno. ¡Ojo!, si usted es de los que algunas veces olvida usar el cinturón de seguridad, el Avalon lo va a volver loco con la campanita que anuncia la ‘infracción’, ya que no deja de sonar ni un segundo hasta que usted hace lo indicado. No se moleste, recuerde que es por su propia seguridad.

Y hablando de seguridad, vale la pena mencionar que las bolsas de aire para los pasajeros del asiento delantero son estándares, al igual que las bolsas de aire laterales de cortina tanto de los pasajeros delanteros como de los del asiento posterior, lo mismo que la bolsa de aire de la rodilla del conductor. Todos los Avalons tienen frenos de disco antibloqueo en las cuatro ruedas.

He dejado de último el motor para variar. Este Avalon 2005 es recibe su potencia de un motor completamente nuevo y construido todo en aluminio de 3.5 litros y de 6 cilindros en V con sincronización variable de válvula. Con una salida de 280 caballos de fuerza, este sedán no tiene nada que envidiarle a los consagrados en su categoría de $33,000 a $36,000. Ahh, rinde 22 millas dentro de la ciudad y 31 en ruta. Por cierto, si dentro del casco urbano es una gratísima experiencia conducirlo, por su combinación de suavidad y potencia, me imagino que en la carretera debe ser todo un suceso. Me falta eso.