Toyota Venza de 2009: El ADN de un crossover aerodinámico y funcional


Es la combinación perfecta entre lo que podría entenderse como un sedán moderno y una cómoda SUV.


Es la nueva Toyota Venza de 2009. Es más pequeña y baja que una SUV, pero mucho más utilitaria que un coche ordinario de pasajeros. Un modelo al que yo me imagino a los fabricantes diciéndole algo así como: “Vaya... vaya y venza a todos los rivales que se encuentre en el camino”. Y allí está. Cumpliendo esa misión con clase, estilo y prestancia.


La Toyota Venza es construida sobre la plataforma del Camry, pero no es sólo una interpretación de alto nivel y contemporánea de una vagoneta Camry. La Venza es más original y más funcional, con una mezcla de características sumamente evolucionadas e ideas frescas de diseño.


Lo primero que me impresionó cuando entré a su cabina sin necesidad de utilizar llave o control remoto fue comprobar lo espaciosa que es. Yo no es que sea muy alto, creo que apenas 6 pies y unos pelitos de más, pero la vida me dotó de unas piernas algo largas y esa siempre es una condición que me hace querer aquellos carros que vienen bien dotados en ese ‘departamento’. Allí donde nace de alguna manera la incomodidad de los viajes largos. La Venza 2009 complació todas mis necesidades a ese respecto. Y creo que algo más.


Por fuera


Unas líneas suaves y fluidas y un esculpido aerodinámico la caracterizan, siendo ligeramente más corta y baja que la mayoría de las crossover en el mercado.


Con este diseño Toyota busca que el Venza sea identificable desde la lejanía. Se supone que ése es un deseo de cualquier diseñador de autos, pero quizá en este caso sí lo hayan conseguido.


Vista de frente, una alta y ancha parrilla que fluye con los faros en forma de flama, acentúa la amplia postura general del vehículo. La combinación de los tipos de luces integrados con los faros y el uso de luces de niebla crea una sensación vigorosa y tecnológica.


De perfil, la Venza parece elegante y contemporánea, gracias a unos bajos paneles inferiores de protección y unos estribos estrechos, mucho más como un coche que como una SUV. Las ruedas están ubicadas en las esquinas de la carrocería, colocadas apretadamente en los huecos de los guardafangos.


En la parte trasera, unas calaveras en forma de S contribuyen a la sensación deportiva. El resultado final transmite la impresión de un vehículo inteligente, moderno y práctico. Sobre todo, transmite el conocido ADN Toyota, una manera de decir que ninguno de los elementos de diseño de la Venza son clichés que quizás se vuelvan rápidamente anticuados o pasen de moda durante la vida del vehículo.


Por dentro


La sensación adentro es de amplitud, especialmente en la primera fila. La distribución del tablero utiliza una consola arqueada ingeniosamente y una bóveda de información montada al centro, que hace parecer como si el 60 por ciento del espacio frontal estuviese dedicado a cada lado.


La consola central está diseñada para ser sencilla, limpia y ordenada. Contiene controles suaves al tacto en bajo relieve para el centro de información, el sistema de audio y el sistema HVAC (calefacción y aire acondicionado). La consola tiene una suave cubierta descansabrazos sobre un área de almacenamiento inusualmente profunda, la cual está sumamente organizada.


Hay un compartimiento integrado para reproductores MP3 diseñado para llevar con seguridad dispositivos como un iPod. La conexión auxiliar está escondida bajo una cubierta retráctil que alberga unos portavasos, y el cable puede extenderse oculto mientras está en uso. También hay una ranura cubierta que es un lugar perfecto para cierto tipo de celulares.


Las puertas tienen porta botellas y una ranura para mapas.

Acerca del Autor