Turismo espacial: viajes y hoteles orbitales asequibles en 20 años

El costo efectivo de la exploración del espacio es la base para el futuro del mercado espacial

En unos 20 años, habrá hoteles orbitales y viajes turísticos al espacio a precios asequibles o, por lo menos, más bajos que los actuales.



Así lo creen representantes de agencias y empresas espaciales reunidos estos días en el Congreso Internacional de Astronáutica que se celebra en Valencia, España, y que suman más de 2.500.



Una decena de empresarios, industriales, gestores y científicos, participantes en la sesión “Principales mercados espaciales en los próximos 20 años y enfoque corporativo para el éxito”, creen que el turismo espacial y los hoteles orbitales están “a la vuelta de la esquina”, mientras en el planeta tierra crecen la degradación ambiental, la superpoblación y los problemas para alimentar a tanta gente.



La construcción de una nueva generación de naves y estaciones permitirá organizar viajes turísticos espaciales e, incluso, establecer hoteles en órbita, lo que será una importante fuente de ingresos para misiones de más alcance, tal y como lo defienden los representantes rusos.



En un futuro a corto plazo, el turismo espacial estará al alcance de casi todos, y los viajes de ida y vuelta a hoteles orbitales se podrán hacer en “autobuses espaciales”, especialmente diseñados para la ocasión.



El vicepresidente de Programas de la Agencia Espacial Canadiense (CSA), el indio Virendra Jha, está muy contento por la creciente consolidación de la industria espacial, la emergencia de nuevos países que costean la investigación espacial, como la India y China, y la creciente competencia que ello supone, los retos de la industria de transporte espacial y el futuro del turismo más allá de la atmósfera terrestre.



A su juicio, el turismo será una parte del mercado espacial pero no el único, ya que se contemplan otras facetas como servicios globales de telecomunicaciones, televisión, observación de la Tierra, seguridad, tecnología espacial, telemedicina, tele-educación, meteorología e Internet.



La presidenta ejecutiva de Alcatel Espacio de Francia, Pascale Sourisse, anticipó que “en una veintena de años se podrá hablar de la posibilidad de un turismo espacial, esto es, que la gente tendrá la oportunidad de viajar al espacio utilizando una especie de ‘autobuses’ aeroespaciales y residir en hoteles orbitales con costes bastante asequibles”.



Más prudente fue Francois Auque, presidente ejecutivo de la Oficina Astrium de Francia, quien pese a que el avance que la industria aeroespacial ha experimentado en los últimos años ha sido mayúsculo, cree que aún es muy difícil poder hacer una predicción para los próximos veinte años.



Pero Auque no duda de que el sistema espacial evolucionará gracias al desarrollo de las telecomunicaciones y, concretamente, el “negocio del diseño” provocará cambios radicales en las próximas décadas.



Muy optimista ha sido el vicepresidente de la Oficina canadiense de Misiones Espaciales, Mag Iskander, quien indicó que la tecnología espacial puede ofrecer soluciones más efectivas a estos problemas, elevando el papel estratégico del espacio y la aportación económica por parte de los gobiernos y el surgimiento de nuevas compañías y de nuevos países con tecnología espacial.



Nicolai Sevastiyanov, de la Corporación Rocket & Space de Energía de Rusia, señaló que el “coste efectivo de la exploración del espacio es la base para el futuro del mercado espacial”.



Por último, el profesor Martin Sweeting, delegado ejecutivo de Surrey Space Centre (EEUU), vaticinó que en los próximos cinco años la observación de la Tierra por satélites se hará plenamente comercial y puso el ejemplo del servicio gratuito Google Earth que permite visualizar imágenes precisas de prácticamente cualquier lugar del planeta desde un ordenador personal.

Acerca del Autor