Un colombiano quiere ser concejal en Italia



En las elecciones municipales que se celebran este domingo y lunes, el joven César Beltrán, de tan sólo 22 años aspira a convertirse en concejal del Ayuntamiento de Lodi, una ciudad de la región de Lombardía cercana a Milán.


Beltrán forma parte de una lista cívica que apoya al actual alcalde de centro-izquierda y candidato a la reelección, Lorenzo Guerini.


El pasaporte colombiano supone un arma de doble filo, explicó el colombiano a Efe, ya que a la vez que su campaña puede servir como ejemplo para otros jóvenes extranjeros, el hecho de que la inmigración sea vista aún como un "peligro para el país" podría restarle votos.


Beltrán pretende convertir su campaña en un altavoz para la inmigración en unas elecciones municipales que movilizarán a 45 millones de italianos.


Independientemente del resultado electoral del próximo lunes, "la gente sabrá que se presentó un extranjero" y la comunidad inmigrante residente en Italia tendrá un espejo en el que mirarse, dice.


La aventura política de Beltrán comenzó hace seis años, cuando llegó a la localidad norteña de Lodi procedente de su Bogotá natal con el objetivo de formarse académicamente.


Mientras cursa la titulación en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en la Universidad Católica de Milán, ha realizado varias experiencias formativas en el extranjero, entre ellas un período formativo de seis meses en la Embajada colombiana ante la ONU en Ginebra.


Desde hace varios años, colabora con varias asociaciones de la región de Lombardía, además de participar activamente con el portal "unidosporcolombia.org", del que es responsable juvenil, y de haber creado varias iniciativas a través de redes sociales de internet para poner en contacto a la comunidad colombiana de Italia.


"Me siento con una doble responsabilidad", explicó, "siendo joven hay mucho trabajo por hacer pero, además, mis orígenes son colombianos y es importante resaltar el lado positivo de mi país a través de estas actividades".


En 2007, comenzó a colaborar también con Movimiento Cristiano Lavoratori, un grupo de trabajo a nivel europeo, con sedes en varias ciudades del viejo continente, para el análisis global de problemas sociales, económicos y de integración.


"Los extranjeros son una fuerza laboral muy importante en Italia" aunque, asegura, los organismos oficiales como Embajadas y Consulados no siempre hacen lo suficiente para facilitar la conversión de los títulos obtenidos en Colombia y que permitirían acceder a mejores puestos de trabajo.


El Estado italiano no siempre hace sentir totalmente a los jóvenes que llegan de fuera como que pertenecen a este país, dice Beltrán, incidiendo en un aspecto en el que, en su opinión, aún queda trabajo por hacer por ambas partes.


El respeto por el medioambiente, la seguridad urbana, la promoción de la solidaridad y la creación de un fondo económico para jóvenes empresarios centran su programa electoral de cara a los próximos comicios.


Varios periódicos locales se han hecho eco estos días de la campaña del político colombiano, que no olvida sus raíces y que se declara amante de la gastronomía, el fútbol, la música, la literatura y la cultura de su país.


"Colombia me ha dado todo", asegura César Beltrán, "es un país que tiene muchas potencialidades que tienen que ser todavía descubiertas y mostradas a los demás países".

Acerca del Autor