¿Un partido define presidencia…?


Por lo que vi en el partido jugado y empatado sin goles por Grecia ante Nigeria, el presidente y candidato a la reelección Juan Manuel Santos puede estar tranquilo de cara a las elecciones de segunda vuelta del próximo 15 de junio, porque los muchachos del famoso perfil —los griegos, obvio— no mostraron pólvora suficiente como para inquietar a la selección colombiana de fútbol en el partido que los enfrentará el sábado 14 en su debut en el Mundial de Brasil, justo un día antes que los colombianos vayamos a las urnas de votación para decidir si sigue JotaEme o si montamos en el coroto a Óscar ‘El Zorro’ Zuluaga, el nuevo pupilo del don Alvarito. Así de trivial anda el asunto. Y es preferible.

¿Por qué es preferible? Porque pienso que a la gran mayoría de paisanos les ocurre lo que a mí, que estoy mamado de esta campaña y de todas las ollas podridas que han destapado de lado y lado en aras de arañar una ventaja que no parece sentirse tranquila con ninguno de los dos. Yo no veo la hora que pase todo este sainete para entrar tranquilo en modo fútbol y hacerle fuerza a la selección que antes comandaba Radamel ‘El Tigre’ Falcao García y hoy queda en las piernas privilegiadas de James Rodríguez, ante la triste noticia que el líder goleador no se pudo recuperar a tiempo de la lesión sufrida en un partido ‘pecueco’ contra un conjunto de tercera en Francia.

Embarrada, pero no importa, hay equipo, así tengamos que parir cada vez que la regular línea defensiva ponga la torta —¡qué lento y horizontal es Mario Alberto Yepes, carajo!—, porque a diferencia de torneos anteriores, en los que jugábamos como nunca y perdíamos como siempre por no meter goles, hoy tenemos de media cancha para adelante varios gladiadores que en un 2 por 3 mandan al arquero más pintado a recoger la pelota al fondo de la red. Y eso da cinco pesos de tranquilidad.

¡Ojo!, que no estoy pecando de triunfalista. Este equipo dirigido por José Pékerman, a diferencia de la selección que llegó al Mundial USA’94 creyéndose la fábula campeona de Pelé, tiene los pies sobre el campo y su meta es jugar bien y superar las frustraciones del pasado. No como ‘El Zorro’, que debe estarle poniendo velas a todos los santos para que perdamos frente a Grecia y eso le ponga de papaya la presidencia... ¡para que vuelva a mandar Uribe!

Alfredo Mantilla
editor@elcolombiano.net

Acerca del Autor